Aysén: Autoridades regionales votarán entrega de 621 mil hectáreas a pueblos originarios

El próximo jueves 29 se llevará a cabo la votación para decidir si entregar más de 600.000 hectáreas marinas a menos de 40 personas.

Guía de: Patagonia

IMG_0714-1-1-1024x634

Foto SalmónChile.

 El próximo 29 de febrero a las 15:00 se llevará a cabo una votación en la Comisión Regional de Uso de Borde Costero (Región de Aysén) para aceptar, o no, una solicitud de Espacios Costeros Marinos de Pueblos Originarios (ECMPO), realizados por dos comunidades.

Dichas solicitudes se amparan en la ley 20.249, denominada Lafquenche, normativa jurídica que reconoce la condición de “pueblos originarios” a determinados grupos étnicos. En este caso, en particular, se busca reconocer derechos territoriales sobre el borde costero a dos comunidades, para preservar los usos y costumbres indígenas, según se afirma.

La zona afectada representa más de 621 mil hectáreas, que de aprobarse la solicitud ECMPO, significaría otorgar autoridad a un grupo de menos de 40 personas. Es decir, un país dentro de otro país.

GHSzfCPXQAAH9q0

Qué dicen los sectores involucrados

En esta controversia se distinguen dos sectores de posiciones encontradas; las agrupaciones de pescadores artesanales que se autodefinen originarios, de un lado, y la industria del salmón, por el otro. Detrás de estos dos contendientes también intervienen organizaciones ambientalistas, indigenistas y partidos políticos.

Juan Carlos Torres, presidente de una de las federaciones de la flota norte de pescadores artesanales de Aysén, expresó hace unos días a El Divisadero, que ha sido la gran presión sobre los recursos hidrobiológicos de la región la que ha llevado a esta consulta. Por lo que la finalidad de la propuesta de ECMPO, es resguardar el sustento de los pescadores artesanales a futuro, un 80 % de los cuales pertenece a los pueblos originarios.

Por su parte, Loreto Seguel, directora ejecutiva del Consejo del Salmón, expresó en el portal Natales: “Esta normativa, (ley Lafquenche) cuyo espíritu original es bueno, tiene vacíos legales, ha generado malas prácticas y, con ello, ha permitido un uso abusivo por parte de algunos que la han invocado”.

Agregó el siguiente planteo: “… ¿Es justo otorgar 600 mil hectáreas de mar a un reducido grupo de 38 personas? ¿Es responsable entregar un espacio chileno soberano sin conocer en detalle el destino de uso ni la gobernanza que tendrá? ¿Cuál es la evidencia empírica que avala el uso consuetudinario?”

Qué se dice en las calles

El conflicto de intereses es más amplio y tiene larga data. Tal como se precisara anteriormente, aparecen involucradas organizaciones ambientalistas internacionales, la industria del salmón, comunidades autodenominadas originarias, ciudadanos comunes que dependen sus ingresos y calidad de vida a partir del salmón y autoridades regionales que no atinan a resolver el problema.

Es que la industria representa un 6,62%, 8,99% y 4,99%, respectivamente, del empleo formal en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes. Con un dato demoledor: La salmonicultura significó el surgimiento de una nueva clase media a lo largo de todo el sur del país, sostiene Joaquín Sierpe Subiabre, economista de la Universidad de Chile, en un trabajo de su autoría.

El pasado año, la ministra de Ambiente, Maisa Rojas, fue duramente cuestionada en una visita a la región por la implementación de sus políticas antisalmoneras, al decir de sus detractores. Renato Flores, dirigente de Aysén Mar Sustentable, lamentó ese día: “¡Ellos quieren que seamos todos guardaparques!, yo sería guardaparque, pero tengo otra actividad, otra vida, no sé si toda la población querrá convertirse en guardaparques”.

Todo esto genera una sorda presión social que suele expresarse, todavía, en pequeñas discusiones.

Qué está en juego

La realidad indica que la superficie total dedicada a los cultivos de salmón en Chile suma aproximadamente 4.681 hectáreas. Representa exportaciones por casi 6.500 millones de dólares (2,15% del PIB) en 2023, siendo la primera exportación no minera nacional. Magallanes produce anualmente cerca de 300 millones de porciones de salmón para países como Japón y Estados Unidos, entre otros.

Según Tomás Monge, director territorial de SalmonChile, lo que está en juego es el área donde se ubican más de 300 concesiones (acuícolas), que representan el 45% de las existentes en Aysén y, aproximadamente, el 25% de la capacidad nacional de producción de salmones.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios