COP27 en Egipto: ¿Qué podemos esperar?

En la instancia se discutirá quienes ponen el dinero, cuánto y quienes lo gastarán. El Cambio Climático será la excusa perfecta.

Guía de: Patagonia

Captura desde 2022-11-07 21-53-28

La conferencia internacional sobre el cambio climático (COP27) de las Naciones Unidas, se está realizando en Egipto con la participación de 125 países. El tema climático será secundario. Lo importante, para los países intervinientes, será quién pone el dinero y quién lo gastará.

El delicado aroma del dinero

En la puerta y alrededores de la sede del COP27 se realizarán insistentes llamamientos a luchar contra el calentamiento del planeta y el desabastecimiento energético. Paradójicamente, en los salones interiores no será la cuestión climática la mayor preocupación de los asistentes.

Su mayor énfasis estará en la concreción de un fondo multimillonario para paliar los daños y pérdidas ocasionados por el clima. Un fondo cuantioso del cual abastecerse para, enfatizan, adaptarse al impacto medioambiental del calentamiento global. Además, se solicita condonar las cuantiosas deudas externas de los países empobrecidos con el argumento de que el alivio financiero permitirá mitigar los efectos climáticos. El mayor, y quizás único empeño de los presentes, estará en esos detalles y no en mitigar efectos climáticos negativos.

Los que ponen el dinero

Los países centrales; entre los cuales se cuentan China, Estados Unidos, Japón, India y los del bloque europeo, accedieron a conversar sobre el tema del dinero, pero no decidirán nada hasta el año que viene. Nada asegura que así sea.

Es que tanto Estados Unidos como los países europeos son reacios a propiciar un andamiaje jurídico donde cualquier país pueda demandarlos y exigirles indemnizaciones. Es que se les están pidiendo cifras astronómicas para compensar supuestas pérdidas que estiman entre 290 mil y 580 mil millones de dólares hasta 2030 (datos de Springer Open Analysis Center).

A modo de ejemplo de lo que puede ocurrir, debe señalarse que el anterior compromiso de facilitar nada más que 100 mil millones de dólares a los países empobrecidos para mitigar eventualidades climáticas (infraestructura, riego, energía renovable, etc.) nunca se conformó totalmente. En esta cumbre surgirá el lamento de que el escaso dinero entregado se hizo a través de préstamos reintegrables. En resumen, nadie quiere pagar la fiesta, pero todos quieren participar.

Captura desde 2022-11-07 21-55-54

Fotografía: Luxonomics. Fiesta fastuosa.

¿Por qué los “pobres” piden compensación?

No casualmente los llamados “países ricos”resultaron ser los mayores beneficiados con el desarrollo económico en los últimos 200 años. Son observados con cierta avidez por el resto, olvidando que ese gran desarrollo económico de los países occidentales fue resultado del empeño, inventiva y valentía de sus ciudadanos y empresas privadas que salieron al mundo para apropiarse de las materias primas que garantizaran su hegemonía.

Claro que fue en otros tiempos. Cuando no era impedimento destruir para obtener. Los recursos estaban ahí y parecían infinitos. Solo había que extraerlos y generar con ellos riqueza. Ninguno de dichos países es culpable de ello. Es parte de la evolución humana el destruir para transformar. Porque paralelamente a esa apropiación de las materias primas (hierro, petróleo, cobre, alimentos, etc.) la humanidad creció en salud, alimentación y calidad de vida cómo nunca lo había hecho en su existencia.

Los adelantos tecnológicos y científicos posibilitaron pasar de 978 millones de personas generalmente mal alimentadas y con una corta vida útil por delante en 1800, a las actuales 7.986 millones de personas, en su mayoría con acceso a salud, alimentación y confortabilidad. (World-o-Meter).

Captura desde 2022-11-07 21-47-39

Estimación Blinklearning.

Para ejemplificar el hecho de la dualidad, destrucción – transformación, cabe solo recordar que la bandera del Líbano tiene en su centro la imagen de un cedro. No hay grandes bosques de cedros en Líbano, apenas relictos bajo estricta custodia en algunas zonas montañosas. Es que los enormes bosques que cubrían las laderas del Monte Líbano y parte del territorio fueron talados por los pueblos mediterráneos por su alta calidad constructiva y de navegación, desde mucho antes de Troya.

Nadie le reclama hoy a griegos, fenicios, egipcios y mesopotámicos que compensen al Líbano. Lo dicho, la destrucción para transformar es parte de la evolución humana.

Emisiones de gases de efecto invernadero

Se insiste con que próximamente vamos a perecer todos agobiados de calor. El fundamento es que el ritmo actual de emisiones de CO₂ a la atmósfera ocasionaría un aumento de la temperatura media de 2,4 °C, incluso de 2,8 °C, para fin de este siglo, según la modelación matemática elegida.

Los especialistas del Panel Gubernamental para el Cambio Climático (IPCC) señalan enfáticamente que tales emisiones deberían descender a casi la mitad de aquí a 2030 para mantener una mínima esperanza de que el calentamiento del planeta se limite a +1,5 °C, nada más.

Lo cierto es que esos mismos especialistas nos dicen que no sería posible disminuir drásticamente las emisiones en tan corto tiempo. En caso de que se hiciera tampoco se lograría en 18 años y los resultados serían tan catastróficos como los que se pretenden evitar.

Imaginemos suspender ya mismo toda extracción de petróleo, toda generación de energía no limpia y eliminar los rodeos de ganados. Los transportes se detendrían, faltaría alimento y riego artificial, careceríamos de calefacción o refrigeración, entre otros inconvenientes. La consecuencia sería una hambruna generalizada con guerras, pillajes y apropiación violenta de los escasos recursos. Una involución a la Edad de Hierro, o aún a Edades previas.

Captura desde 2022-11-07 21-58-38

Usinas a carbón. El Confidencial.

¿Entonces?

El mundo actual exige que los individuos tengan ingresos económicos suficientes para solventar una calidad de vida aceptable. Nada es gratis en esta vida y todos lo sabemos. Es entonces que no solamente los países autodenominados pobres están detrás de la creación del multimillonario fondo del que poder meter mano. También las ONGs, fundaciones, institutos, científicos, investigadores y personajes que enarbolan las angustiantes urgencias del Cambio Climático. Todos necesitamos dinero para subsistir, trabajar, investigar, desarrollarse y ser mejores personas.

No participarán del COP27 los presidentes de Rusia y China, el primero por razones obvias, el segundo, presidente del país más contaminante de las últimas décadas, manifestó la intención de mantener sus fuentes de energía fósiles y en cuanto al aporte al fondo de reparación, ya se verá. Lo notable es que en dichos países no hay activistas ni organizaciones que protesten contra el Cambio Climático.

Captura desde 2022-11-07 22-00-49

Tank man. “Plaza de Tiananmén”, China.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios