El plan británico para ocupar Valdivia: Una tormentosa historia en los mares del Sur

La región fue también ocasional escenario bélico para los conflictos entre las potencias marítimas europeas.

Guía de: Patagonia

9LlGCzRV

Illustrations de A Voyage round the world in the years MDCCXL, I, II, II, IV. By George Anson.

Promediando el siglo XVIII las islas y canales del extremo sur de Chile era un territorio con escasa o nula presencia humana. Solo pequeños grupos de aborígenes canoeros nómades recorrían la región. Ocurrían, también, apariciones muy esporádicas de navíos europeos en plan de exploración, piratería o conquista, que utilizaban el novedoso paso del Estrecho de Magallanes o rodeaban el Cabo de Hornos para ascender por el Pacífico y merodear los ricos puertos del virreinato.

La región fue también ocasional escenario bélico para los conflictos entre las potencias marítimas europeas. El caso que nos ocupa ocurrió durante el conflicto entre España e Inglaterra denominado “Guerra del Asiento”, declarada en 1739. Una de las acciones de los británicos fue incursionar en las posesiones españolas en el sur del continente con la finalidad de debilitar el poderío español y eventualmente apoderarse de sus riquezas y el redituable comercio con las colonias.

vrX3qQiR

La flota del capitán Anson en la boca del Estrecho. Illustrations de A Voyage round the world in the years MDCCXL, I, II, II, IV. By George Anson.

La guerra en los mares del sud

En ese contexto zarpó de Inglaterra en septiembre de 1741 una flota de 6 naves portando 232 cañones y 1.400 hombres bajo el mando del capitán George Anson. Las instrucciones de la flota eran saquear, incendiar o hundir las naves españolas que pudieran encontrar. Además, si esto fuera factible, intentar apoderarse de los puertos bajo dominio español. El plan inicial era alcanzar y rodear el Cabo de Hornos para dirigirse a Valdivia y tomar la ciudad.

La flota estaba compuesta por el buque insignia Centurión (60 cañones, 400 hombres), las fragatas Gloucester (50 cañones y 300 hombres), Severn (50 cañones y 300 hombres), Pearl (40 cañones y 250 hombres), Wager (24 cañones y 120 hombres) y Tryal (8 cañones y 70 hombres). Sumaba dos buques mercantes de abastecimiento; el Anne e Industry.

Los espías españoles habían descubierto el plan británico. Fue así que un mes después zarpó de España una flota de cinco buques portando 280 cañones y tres mil hombres comandada por el capitán José Pizarro. Su objetivo era adelantarse a los ingleses y proteger Valdivia.

Tormentas y desastres

Ambas flotas arribaron a la boca oriental del actual Estrecho de Magallanes a la vista una de otras. Sin embargo no estaban en condiciones de encarar una batalla. Las tormentas del Atlántico habían afectado tanto a las embarcaciones que estaban maltrechas al igual que sus tripulaciones.

Fue entonces que el capitán de la flota británica fijo como punto de reunión la isla de Juan Fernández en el Pacífico y envió a sus naves a rodear el Cabo de Hornos. Intuyendo que sería una travesía muy difícil para sus dañadas naves, agregó un segundo punto de reunión en la isla de Nuestra Señora del Socorro, la actual isla Guamblín.

Los españoles hicieron lo propio, pero las fuertes tormentas en el Mar de Drake dejaron tan maltrecha a la escuadra que debió retornar a España. En tanto, solo las naves británicas Centurión, Gloucester y Tryal arribaron al punto de reunión en Juan Fernández. Pasado un tiempo prudencial sin noticias del resto de la flota esta se consideró perdida. Ante tal situación, el capitán Anson decide reforzar la fragata Centurión con el armamento y hombres de la Gloucester y Tryal, para continuar con el plan original de ocupar Valdivia.

En tanto, la fragata Wager bajo el mando del capitán David Cheap, fue vista por última vez el 24 de abril de 1741. Para entonces se describe que: “el estado del buque era paupérrimo y el de su tripulación peor, solo una docena de hombres se encontraba en condiciones normales para cumplir con su trabajo, dado que era la nave con mayor cantidad de enfermos y un alto número de infantes de marina sin ninguna pericia náutica”.

Hasta aquí la descripción de la flota y del entorno donde se desarrollaron los hechos. Debido a las terribles pérdidas en armamento y hombres, Anson no llegó a atacar, ni acercarse, a Valdivia. Luego de sufrir pérdidas significativas por las enfermedades y penurias a bordo tomó rumbo al norte atacando Paita, en el actual Perú.

En próxima entrega detallaremos lo ocurrido con los hombres de la fragata Wager, una historia de penurias, asesinatos y canibalismo.

Mayores detalles en: “El naufragio de la fragata Wager“.

El relato en el siguiente video:

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios