Gato Güiña: El temido felino chileno al que asocian con el chupacabras

Se le acusa de vampiro y de ser el chupacabras chileno. El pequeño Gato Güiña sufre la ignorancia humana que lo lleva a la extinción.

Guía de: Patagonia

550x309_B0E

Pinterest.

Dicen que es de mal presagio que el Gato Güiña se acerque a una vivienda y otros afirman que es un mortal depredador. Todos quieren matar a este temido felino, al que incluso asocian con el mítico “chupacabras” o “vampiro” chileno, según lo maligno que le asignan algunas creencias populares del sur de Chile.

La sombra del mal

En Chiloé, a los Gatos Güiña se les considera vampiros que matan a sus presas mordiendo sus cuello y chupando su sangre. En la Araucanía se le asocia a fuerzas oscuras y portador de malos presagios, incluso su presencia es interpretada como anuncio de próxima muerte de un integrante de la familia. El término “Güiña”, en el uso coloquial chileno, es sinónimo de “ladrón”. Por lo que el Gato Güiña o Huiña, autóctono del centro-sur de Chile y sectores cordilleranos de Argentina, tiene todo en su contra.

gato-ahuina-mapa-distribucion

Áreas de dispersión actual del Gato Güiña.

Tenemos, entonces, un extendido rechazo hacia el felino autóctono basado en dos aspectos: para una gran mayoría de personas representa una entidad simbólica y espiritual negativa, y para otro sector es un carnívoro depredador de animales domésticos. Una conjunción letal para el pequeño felino. El rechazo es tal que su población estimada es de apenas unos 10.000 ejemplares debido a la persecución y matanza de que es objeto por parte de los granjeros del centro-sur de Chile.

 Tenemos un lindo gatito

El Gato Huiña (Leopardus guigna) es el felino salvaje más pequeño de América y uno de los más pequeños del mundo. Mide entre 39 y 48 cm de largo, más 20 a 25 cm de cola, y 42 a 51 cm de alzada en la cruz. Su peso ronda los 2 a 3 kilogramos. De pelaje color bayo rojizo de fondo con manchas oscuras, chicas y numerosas que tienden a distribuirse de manera compacta. Cara pequeña, ojos pardos y nariz oscura.

Se alimenta principalmente de roedores, (control natural de los ratones colilargos portadores del virus Hanta) pequeños mamíferos y aves que suele cazar en los árboles, donde también construye su refugios a modo de nido. Además, se conoce que consume reptiles, invertebrados y hasta semillas y frutos.

37852101_297703037667872_8423862410120527872_n

Foto Instagub.

Su debilidad por las gallinas

El creciente avance de la agricultura y la actividad forestal condiciona y restringe su hábitat. Se suma la caza ilegal fomentada por los granjeros que se ven afectados por las incursiones del Gato Güiña en sus gallineros. Además, tal como se detallara anteriormente, un extendido desconocimiento y percepciones negativas de la población rural hacia un animal señalado como dañino y de mal agüero, al extremo de considerarlo un vampiro o chupacabras.

 Estudiando el problema

Un estudio de la British Ecological Society, de enero 2018, indica que “la pérdida de su hábitat, la fragmentación y la degradación de los bosques, son amenazas clave para la persistencia a largo plazo de los carnívoros, que también son susceptibles de persecución directa por parte de las personas”, representando estas circunstancias la principal causa del riesgo de extinción del felino.

En el interesante capítulo “Conflicto entre güiñas (Leopardus guigna) y poblaciones humanas en el Centro-Sur de Chile”, del libro “II. Conflictos entre felinos y humanos en América Latina”, publicado por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humbolt, de Colombia, se detalla el siguiente cuadro general de percepciones, actitudes y valoraciones humanas hacia la Güiña en Chile, donde puede visualizarse la percepción negativa hacia la especie. Sin embargo, a pesar de estos guarismos, tan solo un 10% de las personas consultadas en la región de la Araucanía reconocen haber abatido una güiña en los últimos diez años.

Captura de pantalla de 2019-02-05 22-22-37

Captura de pantalla.

El trabajo concluye que “para la resolución del conflicto y la sobrevivencia a largo plazo de las poblaciones de güiña en los paisajes crecientemente fragmentados del centro y sur de Chile (se) va a depender fuertemente de las actitudes que las comunidades locales tengan hacia ellas, de la aplicación de estrategias anti-depredación efectivas para evitar ataques a las aves de corral, y del trabajo multidisciplinario coordinado de investigadores, profesores, servicios públicos, y profesionales del área humanista-social”.

Rescatando al Gato Guiña

Existe un Plan Nacional de Conservación de la Güiña, una iniciativa gubernamental para resguardar a esta especie en Chile. La iniciativa cuenta con el apoyo de Conaf, del Ministerio del Medio Ambiente y del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), y tiene un elemento fundamental: implementar la construcción o reforzamiento de gallineros “a prueba de depredadores”.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X