La desconocida vida de los “piojos buceadores” de la Patagonia: Investigadores revelan detalles

Conozca la fabulosa vida de los insectos que debieron adaptarse a las condiciones de vida de sus parasitados.

Guía de: Patagonia

Captura de pantalla de 2021-12-29 21-22-00

Un grupo de investigadores argentinos y españoles logró dilucidar la ajetreada vida de los piojos marinos que parasitan a focas y lobos marinos. Los pequeños insectos acompañan sin quejas visibles a sus huéspedes en sus inmersiones y andanzas en las heladas aguas del sur. Soportan inmutables los cambios de temperatura y salinidad del mar, las elevadas presiones de las profundidades y el prolongado tiempo sin respirar. A todos los avatares marinos se adaptaron, menos a uno, el reproducirse en el mar. Conozca a estos pequeños y quizás molestos seres y su interacción con los animales marinos.

Una familia y varios géneros

Existen cerca de cinco mil especies de piojos, de las cuales la gran mayoría son masticadores y solo unas quinientas especies son chupadores -se afirma en el trabajo científico- y de estas, una sola familia (Echinophthiriidae) es la que se hospeda en pinnípedos y otros animales marinos. Debe señalarse que esta familia de parásitos consta de cuatro géneros diferentes, los cuales eligen a su vez especies diferentes para alojarse.

Mencionan los investigadores que los paleontólogos consideran que las especies actuales de mamíferos marinos evolucionaron de ancestros terrestres, y que estos ya convivían con piojos antes de desarrollarse en el mar. Este cambio de hábitat obligó a los parásitos también a adaptarse a las nuevas exigencias del ambiente. Aprendieron -si vale el término- a respirar bajo el agua y reducir su metabolismo en los períodos de inmersión.

Queda claro, entonces, que su presencia parasitando a las especies actuales es signo inequívoco que resultaron exitosos en su adaptación, aunque para reproducirse deben hacerlo fuera del mar.  Veamos ahora por qué.Captura de pantalla de 2021-12-29 20-48-01

Un acelerado y adaptado ciclo reproductivo

Los huevos de los piojos no sobreviven en el agua, siendo esta una restricción importante para su ciclo de vida en un animal de hábitos marinos. Por lo que se han adaptado a reproducirse durante la corta estancia en tierra de los cachorros de la especie parasitada. Tiempo que transcurre entre la parición y el ingreso al mar de los cachorros.

Los científicos describen ejemplificando los casos de adultos de elefante marino del Sur (Mirounga leonina) que permanecen en tierra alrededor de ocho semanas. Sus crías quedan en tierra unas tres semanas con sus madres y luego del destete unas cinco o seis semanas más, antes de introducirse en el mar. La especie de piojo que le parasita tiene así oportunidad de procrear entre tres o cuatro generaciones durante la estadía del cachorro en tierra.

Diferente y acelerado es el proceso del (Antarctophthirus microchir) que parasita al lobo marino común, o de un pelo. Entre la parición y el ingreso al mar del cachorro solo transcurre aproximadamente un mes, tiempo apenas suficiente para garantizar dos generaciones de nuevos piojos.

Captura de pantalla de 2021-12-29 21-18-29

Nota: Trabajo presentado por María Soledad Leonardi y Enrique A. Crespo, del Laboratorio de Mamíferos Marinos del Cenpat – Conicet, y Juan Antonio Raga con Francisco J. Aznar del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios