La prostitución genera entre 25 y 30 millones de dólares al año en la Patagonia

El comercio sexual florece en el sur, lleno de turistas y grandes obras en desarrollo.

Guía de: Patagonia

Prostitución en la Patagonia

Foto: www.infofueguina.com

Desde Río Turbio, Argentina, el periodista Claudio Andrade publicó el domingo 13 de marzo 2016 en el diario Clarín, un inquietante informe basado en testimonios aportados por “Doña Vilma”, dueña de cuatro prostíbulos en Puerto Natales, Chile. “Las tarifas en Patagonia promedian los 500 pesos (argentinos, unos 35 dólares), la media hora, y entre los 700 y 1000 (entre 50 y 70 dólares), la hora. Pero las chicas VIP cobran 2000 pesos y más (unos 135 dólares)”, afirma la señora en un momento de la entrevista. “Hay muchos hombres solos, dedicados a trabajos duros en los que se paga bien. Apenas uno de los elementos que contribuye a que la prostitución florezca”. La frase sirve de anticipo descarnado del contenido del informe.

El sexo como negocio

En la Patagonia argentina, incluyendo las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego e Islas, según el Censo 2010, habitan 2.1 millones de personas. Una cifra similar en Chile, 2,2 millones, de acuerdo al Censo 2012, sumando los habitantes de la VI a la XII Región, más la XVI. En total, una población de 4,3 millones de personas. De acuerdo al informe antes mencionado, y según estimaciones no oficiales, en ese territorio se moverían entre 25 y 30 millones de dólares al año en sexo. Además, una cifra mucho más difícil de estimar en alcohol y tráfico ilegal de drogas.

Zona “caliente”

El informe se centra en una zona “caliente” para los servicios sexuales; “Puerto Natales queda a dos horas del Parque Nacional Torres del Paine. Río Turbio está a 30 minutos en auto. El Calafate a 4 horas. Río Gallegos a 3 y media. Punta Arenas, la capital de la XII Región chilena, a 2 horas. Se trata de un anillo de ciudades por donde la prostitución circula con sorprendente intensidad. No es casual. A la región llegan 400 mil turistas por año. Hay empresas petroleras y mineras operando en medio de la nada. En Río Turbio se encuentra la mega usina eléctrica que emplea a unos 1000 operarios. Obreros, choferes y soldadores de sueldos de entre 50 y 100 mil pesos mensuales, acuden a los servicios que ofrecen las prostitutas de uno y otro lado de la frontera. “Son los mismos gremios los que se encargan de que haya prostitutas en la zona para que los hombres anden tranquilos”, explica un ex soldador de Río Turbio que ahora maneja un remís”. En el centro de esa “zona caliente”, Doña Vilma, con sus cuatro locales en Puerto Natales (Chile), donde trabajarían 35 mujeres de distintas nacionalidades en cada uno, podría estar facturando un millón de dólares/año.

El Far West del sur

“Una mujer joven y atractiva puede “levantar” 40 a 50 mil (entre 2.700 y y 3.400 dólares) pesos por mes en Añelo (capital de Vaca Muerta, Neuquén, Argentina). Pero vivirá en una constante situación de riesgo personal y gastará su propio dinero en altos alquileres y probablemente alcohol y drogas para sostener este duro tren de vida”. Sin embargo, el riesgo no amilana algunas voluntades: “Esto da dinero, ¿dónde voy a ganar dinero como acá?”, dice con lógica brutal una morocha argentina”.

“Mujeres de todo el continente comenzaron a “bajar” a la Patagonia. El circuito habitual arranca en Colombia, República Dominicana, Brasil o Paraguay para luego hacer pie en Santiago de Chile y Buenos Aires. A partir de allí, las mujeres se van distribuyendo por el sur. A las argentinas se sumaron las caribeñas de cuerpos esculturales que pusieron las tarifas un escalón por encima de lo acostumbrado. “Las negritas cambiaron este negocio. Los hombres acá nunca habían visto una mujer con esa piel y esas curvas. La primera que trabajó conmigo fue sensación. Había una cola de hombres esperando su turno”, recuerda Vilma. De eso hace unos 20 años”.

Más sobre Patagonia

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X