Inicio » Pesca con Mosca » Equipo

Características esenciales de las líneas mosqueras

¿Por qué en la pesca con mosca no se usa el nylon de otras modalidades de pesca? ¿Cuál es la real utilidad de ese grueso y visible “cable” que se usa para lanzar la mosca? Conozca los aspectos técnicos básicos de las líneas mosqueras.

Es posible que el elemento del equipo de pesca con mosca que más llama la atención al novato sea la línea mosquera, también conocida en España como “cola de rata”.

Mucha gente se asombra de pensar en que algo tan grueso y visible se utilice para pescar, cuando es normalmente el nylon, casi invisible, lo que más claramente distingue a otras modalidades de pesca. Pero la función de esta gruesa y colorida línea no es conectar a la mosca, sino que lanzarla. Al final de esta línea, un trozo de nylon que tiene cerca de tres metros, es lo que permite presentar la mosca en una forma más sutil.

¿Se podría pescar con mosca sin esta línea? Absolutamente no. La mosca se construye a partir de un pequeño anzuelo y algunos materiales, como pelos, plumas y similares, que son muy livianos, un patrón de mosca es tan ligero que requiere de otro elemento que lo arrastre para ser lanzado a distancia. Justamente, en la pesca con mosca lo que se lanza es la línea y por estar atada a su punta, la mosca termina siendo proyectada como una extensión de la línea.

Por esta razón, la selección de una línea adecuada a las condiciones de pesca se vuelve uno de los aspectos relevantes de las decisiones de pesca en una jornada.

¿De qué está hecha una línea mosquera?

Antiguamente las líneas fueron construidas de diferentes materiales, incluyendo seda y cordel, pero hoy en día están armadas de materiales sintéticos, manteniendo un largo universal de cerca de 30 metros. En su centro, una larga fibra de dacrón u otro material sintético, cubierta por un material plástico. En su construcción se toman en cuenta pesos y densidades, los cuales determinan el tipo de equipo al cual la línea estará mejor calibrado, y a la vez el tipo de pesca que se realizará. Junto con estos aspectos, el diseño de la línea influye en cómo se podrá lanzar ésta con la caña.

Peso de la línea

Según el tipo de mosca que se pretende presentar, así como la distancia que se espera lograr, se determina el peso de la línea requerida. Mientras más pesada la línea, más pesada es la mosca que se puede lanzar y potencialmente mayor la distancia que se puede lograr. A la vez, mientras más liviana sea la línea, más precisión y delicadeza se puede lograr en la presentación.

Para lograr comparar los distintos pesos de la línea, se estableció un estándar definido por la asociación de fabricantes de equipo para la pesca con mosca de los EE.UU., que por sus siglas en inglés, AFTMA (American Fly Tackle Manufacturers Association), utiliza una escala de pesos con numeración. Esta escala incluye una numeración desde el 1 hasta el 15, que se asocia con el peso del primer tercio (aprox 10 metros) de la línea.

El número 1 define la línea más liviana, que normalmente se usa para lanzamientos cortos y moscas muy pequeñas y livianas, mientras que el 15 se asocia a equipo adecuado para lanzar grandes imitaciones de sardinas, utilizadas en la pesca de peces vela en el mar. Entre estos dos extremos se encuentran las líneas más frecuentemente utilizadas por los pescadores con mosca.

Forma de la línea

Tipos de línea mosquera o cola de rata, para la pesca con mosca

Imagen: RiosySenderos.com

Las líneas mosqueras están diseñadas en tres diferentes tipos: Double Taper, Weight Forward, y Shooting Taper. Las primeras facilitan de mejor manera la delicadeza en la presentación, las últimas se focalizan en la capacidad de lanzamiento y las weight forward ofrecen un punto intermedio entre ambas.

La forma en que está construida la línea determina las propiedades de lanzamiento de ésta. Por definición todas las líneas modernas tienen un grosor graduado, el cual se estrecha hacia las puntas. En esencia, se distinguen tres tipos de línea según forma.

Primero, las de “doble graduación”, muy conocidas por su definición en inglés: Double Taper. Son líneas relativamente homogéneas, que se comportan muy bien en lanzamientos delicados y de presentación precisa. Una ventaja adicional que poseen es que dada su simetría, una vez que uno de los extremos se gasta demasiado, se puede invertir, atando ese extremo hacia el carrete y dejar el extremo menos gastado hacia el líder. Personalmente considero que este tipo de líneas son ideales en números #3 y #4, utilizadas para pescar pequeños cursos de agua de la zona central y afluentes de ríos mayores en el Sur de Chile.

En segundo lugar están las de peso hacia adelante, o Weight Forward, en inglés. Estas tienen uno de sus dos extremos más grueso que el otro, concentrando así el peso en dicho extremo. Dada esta forma, el lanzamiento resulta más fácil, permitiendo enfrentar situaciones en que se requiere lograr distancia y/o en que se tenga que lanzar con algo de viento en contra.

En tercer y último lugar, las Shooting Taper son líneas cuya forma esta especialmente diseñada en lograr distancias en situaciones complejas. Tienen una forma similar a las Weight Forward, pero siendo algo más livianas en total, concentrando el peso en forma dramática hacia la punta. Dicha punta es lo que se conoce como el Shooting y el resto de la línea, muy delgada, se le conoce como running.

Densidad de la línea

En palabras simples, la densidad de la línea determina si ésta se mantendrá flotando o se hundirá, con diferentes velocidades de hundimiento dependiendo de esta densidad. En resumen, la densidad se traduce en dos grandes tipos de línea: las flotantes y las de hundimiento. Las primeras son utilizadas tanto en ríos como lagos, para presentar moscas que se mantengan flotando (moscas secas) y también moscas que se hunden, pero que se presentarán relativamente cerca de la superficie.

Las de hundimiento están pensadas en situaciones en que se requiere llegar a mayores profundidades, pero también en aquellas ocasiones en que se pretende lograr profundidad muy rápidamente.

Seleccionando y armando una línea

Nomenclatura de definición de las líneas mosqueras en la etiqueta adherida a la bobina del carrete

Foto: Rodrigo Sandoval

Los fabricantes de líneas utilizan una nomenclatura simple que define la forma, el peso de la línea, y la densidad. El envase de la línea incluye etiquetas autoadhesivas con esta codificación que se recomienda adherir a la bobina en que se montará la línea, para tenerlo como referencia permanente.

La selección de la línea depende de las características anteriores y existe una nomenclatura totalmente masificada por los fabricantes que facilita su identificación y que se encuentra en la etiqueta del envasado de las líneas. Esta nomenclatura indica, en orden, la forma, el número o peso, y la densidad.

Por ejemplo: DT 6 F, indica Double Taper, #6, Floating. Es decir, corresponde a una línea Flotante de graduación de peso simétrica a los extremos de la línea, calificada como Nº 6 en la tabulación AFTMA, lo que indica que es una línea de peso medio, posiblemente adecuada para la pesca en los ríos y lagos del sur de Chile y Argentina.

Otro ejemplo: WF 5 S, define una línea de peso en la sección delantera (Weight Forward), calificada como Nº AFTMA 5 y de hundimiento (Sinking).

El armado de la línea se complementa con una línea de respaldo llamada “backing”, que une los 30 metros de línea mosquera con el carrete. El propósito de esta línea de respaldo es permitir al pescador peleas largas, en las cuales un pez seguramente grande y fuerte, se lleve varios metros de línea. En el otro extremo, un líder de nylon de unos tres metros, también graduado en su grosor, permite finalmente anudar la mosca que se presentará.

Puede parecer algo complejo, pero una vez que se entienden estas precisas características, el resto de las decisiones de pesca se concentran en la selección de la mosca y la presentación, teniendo la certeza de que el equipo mosquero apoyará esta presentación con facilidad.

Más sobre Pesca con Mosca

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X