Inicio » Pesca con Mosca » Equipo

Pesca con Mosca usando ninfas de libélula

Para una trucha existen pocos bocados más ricos en nutrientes que una gran ninfa. En particular, en lagos y lagunas de prácticamente todo Chile hay abundantes ninfas de libélulas, uno de los insectos más grandes.

Una alternativa muy recurrida por los pescadores con mosca al visitar cuerpos de agua quieta es presentar grandes imitaciones de ninfas de libélula. Las razones son simples y claras: son fáciles de presentar, son tremendamente efectivas, y las imitaciones son tanto fáciles de atar, como muy diversas.

Su efectividad se basa en que, por un lado, su gran tamaño resulta en una tentación inevitable para los peces, y por otro lado, las ninfas de libélula se encuentran todo el año en estas aguas, por lo que estos peces se han acostumbrado a contarlas entre sus bocados preferidos.

Identificando ninfas de libélula

Ninfas de Libélula y una imitación tipo realista

Foto: Carlos Correa F.

Las ninfas de libélula se distinguen por su cuerpo robusto y largo, destacándose los grandes ojos en la cabeza y el abdomen ovalado. Una buena imitación se concentra precisamente en los mismos elementos.

Todos conocen las libélulas adultas, grandes insectos alados llamados “matapiojos” en Chile, “alguaciles” en Argentina, y “Caballitos del Diablo” en otras latitudes. Dragonflies en inglés. El mismo hecho de que todos las conozcan habla de su omnipresencia. Prácticamente en todas las latitudes se encuentran diferentes especies de estos insectos.

Pero no todo el mundo conoce la más larga etapa de su vida, como un insecto inmaduro, también llamado ninfa. En este estado de inmadurez viven totalmente en el agua y en particular este grupo de insectos, del orden Odonata, se caracteriza por ser voraces cazadores del mundo miniatura.

En particular las ninfas del grupo de las Anisopteras, las más grandes dentro del gran grupo de los Odonatos, son las que más llaman la atención a los peces durante todo el año, y por lo mismo, resultan más relevantes de identificar e imitar para los mosqueros.

Estas ninfas se caracterizan por un cuerpo alargado, normalmente de colores opacos, como el negro, café y verde oscuro. Su tamaño va entre 3 y hasta 5 centímetros. Una de sus características más evidentes son los ojos y la cabeza, que muchas veces resulta más ancha que gran parte del cuerpo. Aparte, el abdomen de las ninfas, variando en forma y tamaño según la especie, en general es alargado y grueso.

En el agua, las más grandes y alargadas, que pertenecen a la abundante familia Aeshnidae, son excelentes nadadoras, moviéndose por medio de chorros de agua que expulsan de su abdomen.

Tanto sus características físicas como su peculiar forma de nadar, así como sus técnicas de cacería, se pueden ver en el siguiente video de resumen:

 

 

Imitación de ninfa de libélula conocida como San Dragon

Foto: Carlos Correa F.

Imitando ninfas de libélula

La imitación de estos insectos se centra en sus características físicas, así como su comportamiento en el agua, como cazadores. Por esta razón, diferentes patrones muy creativos han aparecido en los últimos años, cada uno buscando emular de la mejor manera estas características, así como aprovechar diferentes materiales para lograr el efecto impresionista de estos insectos.

Personalmente prefiero utilizar patrones menos realistas y más impresionistas, que incluyan materiales que en el agua agreguen un toque de sensación de organismo vivo, en particular al hacer nada la imitación. Por esta razón, mi imitación preferida es un diseño que originé a fines de la década del ’90, llamado “San Dragon” y que en todo este tiempo ha demostrado su éxito prácticamente en todas las aguas quietas del cono Sur de América.

Detalles de este patrón y su confección se explican en el siguiente video.

Presentación de ninfas de libélula

Considerando el nado de estas ninfas, en especial en sectores con vegetación y/o estructura, la presentación se centra en lograr una profundidad adecuada, cerca de esta estructura, y hacerla nadar en forma controlada. Primero se lanza en la dirección del área buscada. Se la deja hundirse, aún más si se está utilizando líneas flotantes, aunque lo recomendable es utilizar líneas de hundimiento. Luego, se recoge con la técnica conocida como “mano sobre mano” o “figura ocho”. El efecto de esta recogida es un nado errático, muy similar al que realizan las ninfas en la realidad y por lo mismo, logra el fuerte efecto de atracción en los peces.

Por estas varias razones y en general la gran efectividad de las imitaciones de ninfas de libélulas en aguas quietas, es que resultan una adición fundamental en la caja de los mosqueros.

Trucha arcoiris capturada con imitación de libélula

Foto: Rodrigo Sandoval U. / Franco Lama

Esta destacable trucha arcoiris cayó engañada por una imitación de libélula, en particular con una San Dragon, la cual inclusive quedó maltratada

Más sobre Pesca con Mosca

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X