Inicio » Postres »

Crema Moka o crema de mantequilla al café, gran idea, gran idea

Esta receta está hecha principalmente en base a mantequilla, café y azúcar granulada.

Guía de: Postres

También conocida como la crema Moka, la crema de mantequilla al café, gran idea está hecha principalmente en base a mantequilla, café y azúcar granulada.

Es deliciosa, cremosa y muy suave. Ideal para todos los adictos al café.

Ingredientes

Es útil para esta receta tener un termómetro digital que llegue por lo menos a los 150º C y una batidora manual.

250 gramos de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

250 gramos de azúcar granulada

8 yemas de huevos

40 ml de coñac

5 gramos de café granulado

Agua (solo lo suficiente para cubrir el azúcar en la olla)

Crema Moka

Foto: mis-recetas.org

Tiempos

Elaboración: 15 minutos

Enfriado: depende de su posterior utilización

Preparación

Verter el coñac dentro de un recipiente pequeño y agregar el café granulado. Tapar y reservar.

Batir las yemas hasta que comiencen a quedar amarillo pálido y se vean pequeñas burbujas. Reservar hasta tener listo el almíbar.

Agregar en una cacerola  toda el azúcar granulada y cubrir apenas por agua. Llevar a fuego medio y hacer un almíbar que llegue a los 121ºC, medir la temperatura con la ayuda del termómetro digital. Sacar del fuego y esperar a que las burbujas casi dejen de producirse.

Una vez listo el almíbar volver a prender la batidora y mientras batimos las yemas incorporar el almíbar en forma de hilo.

Cuando se haya agregado todo el almíbar, verificar que la mezcla sea homogénea y comenzar a agregar la mantequilla en cubos.

Finalmente agregar la mezcla de coñac y café y batir hasta obtener una crema homogénea y lisa.

Se puede utilizar fría o a temperatura ambiente dependiendo del uso.

Consejos

No olvidar tapar el recipiente que contiene el coñac puesto que el licor tiene alcohol y destapado se evaporará.

La mantequilla es recomendable tenerla a temperatura ambiente ya que de lo contrario al agregarla al almíbar este se enfriaría muy rápido provocando aglutinación del mismo.

Es muy importante que el almíbar llegue a los 121ºC y no menos, debido a que es necesario que se elimine agua de esta preparación. De no ser así resultará una crema mucho más liquida.

Si la crema llegara a ser muy liquida y se necesita espesa solo necesario agregar más mantequilla a temperatura ambiente y dejar refrigerar.

Es recomendable hacer una prueba del punto en que quedó la crema antes de utilizarla, ya que al estar batida puede verse más liquida de lo que realmente estará una vez fría. Para hacer esta prueba lo único necesario es un poco de la crema lista en un pocillo y llevar a congelador por unos minutos hasta que esté helada.

Más sobre Postres

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X