¿Cómo liberarse de los pensamientos negativos que no nos dejan avanzar?

El problema de estos pensamientos es que son adictivos para la mente.

Guía de: Psicología y Tendencias

Algunas veces tenemos un pensamiento repetitivo que no nos hace bien, pero no podemos dejar sacarlo de nuestra mente.

No importa si nos vamos a un viaje, estamos en una salida con amigos o hemos tenido una buena jornada, esa idea logra mantenerse presente en nuestra cabeza y en los peores días, agotarnos mentalmente.

Incluso, a veces, podemos tomarlo como un presentimiento, un vaticinio de que algo malo va a suceder y esto desencadena una serie de síntomas físicos que reafirman nuestra sensación de peligro.

Los pensamientos negativos y repetitivos tienen muchos nombres: rumiantes, catastróficos, obsesivos, etc. El punto es que sean reales o no, generan mucha ansiedad, angustia e incluso depresión.

Sentimos que ellos no nos dejan avanzar, ya que casi siempre se traducen en que a futuro las cosas no saldrán bien, y que no hay nada que podamos hacer para cambiarlo porque esas situaciones están fuera de nuestro control.

mujer-con-pensamientos-negativos

El tema que aborde este pensamiento negativo puede ser diverso: que le ocurra algo a tu familia, que tu ex ya esté con otra pareja y feliz, perder el trabajo, que te de una enfermedad terminal, etc.

Albert Ellis, psicólogo y padre de la Terapia Racional Emotiva, llamó a estos pensamientos distorsiones cognitivas, ya que para él se basarían en una interpretación errónea de la realidad.

Una de estas distorsiones es la adivinación de las intenciones negativas de los demás o interpretación de los pensamientos del otro. Por ejemplo, que alguien te mire extraño y pensar “sé que piensan mal de mí” o que alguien llegué tarde a una cita y asumir no le intereso, me está engañando, etc.

Otra distorsión cognitiva muy común es la sobre generalización, creer que si no hemos conseguido trabajo “nunca” conseguiremos o que por sentirnos tristes durante una época de nuestras vidas “siempre nos sentiremos así”. Palabras típicas de pensamientos sobre generalizados: siempre, nunca, todos, ninguno, nadie.

También lo es clasificarnos y etiquetarnos por factores intrínsecos y negativos, al tener un error o fallar en algo pensar “soy un fracaso” en vez de me equivoqué, ¿cómo podría mejorar para que la próxima vez las cosas resulten mejor?

Y así, se detallan muchas más que tienen en común el hecho de que tu cabeza está jugándote una mala pasada, que no basta solo con intentar no pensar en ello y que por cierto es muy desgastante.

pensamientos_negativos_demencia

Existen múltiples tips o consejos de qué cosas podemos hacer para acabar con estos pensamientos, pero son rígidos y generalmente están ya incorporados, automáticamente como si fuesen las gafas a través de las cuales miramos un paisaje.

Por esto, es importante tomar en cuenta que los pensamientos racionales no son ilógicos, como estas distorsiones, sino que son precisos y flexibles.

La invitación es a tratar de mirarlos desde afuera y si un amigo te dijera esto ¿qué le dirías o pensarías?, ¿cuáles otras opciones de interpretación podrían darse a esta situación si fuera otra persona la que lo está viviendo?

Por otra parte, como aconseja Patricia Ramírez, Doctorada de la Universidad de Granada, el problema de estos pensamientos es que son adictivos para la mente. Si hasta ahora no ha aparecido una respuesta que te deje tranquilo, seguir haciéndolo no llevará a nada.

Trata de vivir el presente. No es una utopía o un cliché, es un ejercicio de atención consciente. Cuanto más pendiente estés de lo que esta ocurriendo en el ahora, lo que estás comiendo, mientras te duchas, cuando hablas con alguien por mensajes de teléfono, cuando te centras en eso que estás haciendo, tu mente gastará menos energía y tiempo en esos pensamientos dañinos.

Esto es porque no podemos prestar atención conscientemente a dos actividades a la vez. Si te enfocas en lo que estás haciendo contrarrestas el ímpetu de ese pensamiento negativo.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios