Cuarentenials: Los bebés que embarazadas debieron dar a luz en plena pandemia

Lamentablemente el miedo, la incertidumbre y la ansiedad de no saber cómo será su parto ni en qué circunstancias ha cambiado un tanto el panorama.

Guía de: Psicología y Tendencias

El embarazo es, generalmente, un proceso que las madres viven con mucha ilusión y emoción.

Durante los nueve meses que dura, ellas y sus familias y vínculos cercanos realizan los preparativos previos al nacimiento con anticipación, y ayuda de consejos de otras mujeres que han sido madres previamente.

Sin embargo, para aquellas que han debido dar a luz a sus bebés en plena cuarentena, quienes debido al contexto del nacimiento sus hijos han sido llamados cuarentenials o pandemials, todo ha sido novedoso.

Lamentablemente el miedo, la incertidumbre y la ansiedad de no saber cómo será su parto ni en qué circunstancias ha cambiado un tanto el panorama.

Con esto concuerda la presidenta de la Asociación Española de Psicología Perinatal, Jesica Rodríguez, quien señala que la situación que vivieron las familias, y más aún las embarazadas, de marzo a junio (en algunos casos hasta el día de hoy) es antinatural y anormal, por lo que se vive con una sensación de peligro e incertidumbre.

Asimismo, de acuerdo con la Unicef, las nuevas madres y recién nacidos se enfrentan a una cruda realidad, ya que deben aguantar el necesario aislamiento, toques de queda, desbordamiento de los centros de salud, etc.

Qué-Hago-Si-Mi-Bebé-Nace-En-Cuarentena

Sin embargo, y pese a todas estas nuevas características, el llamado de la UNICEF es a seguir sosteniendo en brazos a su recién nacido y mantener el contacto piel con piel, ya que esto es fundamental para el apego madre e hijo.

Además, debe recordarse que el apoyo en el momento del parto para la madre es fundamental, por lo que se deben establecer las mayores posibilidades de contención que las circunstancias permitan.

Por ejemplo, consultar a tu médico de cabecera cuál es el lugar más seguro para llevar a cabo el parto, o solicitar la posibilidad de contar con que la pareja o un familiar pueda asistir, ya que es la persona de seguridad para la embarazada y quien le entregara contención en ese momento.

Y tomar en cuenta que, luego del nacimiento, vivir el post parto en cuarentena (los cuarenta días que le siguen al parto) significará el volver a casa junto al bebé en circunstancias anormales, por lo que puede que las nuevas madres cuenten con menos apoyo y sin duda menos cercanía (al menos física) con sus vínculos debido a la pandemia.

En ese sentido, el llamado es a mantener el contacto a distancia con la madre y poder contenerla y apoyarla en lo que requiera. Entendamos que cuidar a un recién nacido agota mental y físicamente ya en circunstancias normales.

Bebé

A una mujer que ha parido a su bebé durante la pandemia, se le agrega la incertidumbre de cómo será el futuro de su bebé y cuándo podrá contar con la visita de sus familiares y seres queridos, lo que puede ser angustioso.

Quienes residan en el hogar con la nueva madre pueden colaborar a su salud mental permitiéndole tener momentos para, por ejemplo, darse una ducha mientras ellos cuidan al bebé, o simplemente escucharla.

Es importante mantener la distancia social, pero no emocional. Si conoces a una embarazada o reciente madre entrégale tu apoyo y compañía. Ofrécele ayuda, porque nunca sabes lo que puede necesitar y pequeños gestos pueden significar para ella un gran respiro.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios