“Descongelarnos”: El poder de abordar una conversación que tenemos pendiente

Restaurar nuestras relaciones deterioradas a través de conversaciones inspiradoras es labor del día a día.

Guía de: Psicología y Tendencias

Álvaro González-Alorda, escritor del libro The Talking Manager, nos cuenta el poder que tiene una conversación usando la historia de un avión que se estrelló hace cuarenta años en la Cordillera de los Andes. Hubo 16 supervivientes, que soportaron 72 días a 32 grados bajo cero.

A través de la lectura del libro sobre la historia de los sobrevivientes, describe cómo uno de ellos manifestó que el momento más difícil de su vida fue el día donde, debido a un nevazón, se produjo el congelamiento de la aeronave en la que se encontraba junto a sus compañeros. Vio entonces el interior del fuselaje y a sus amigos intentado sacar unos a otros sintiendo su cuerpo muerto. En ese momento, se preguntó si salir al frío extremo o quedarse en el estado en el que estaba pensando que hizo lo que pudo.

Álvaro González describe en relación con esto que en nuestra vida hay situaciones en que vivimos momentos similares de “congelación”, que estamos abatidos por el fracaso, por dificultados personales, económicas, familiares, dolores, por problemas que nos dejan congelados y que en ese momento hay un amigo que a través de una conversación profunda nos saca del hielo.

Cambia así el curso de nuestra vida. Por esto, el autor señala que nos jugamos la vida en las conversaciones que tenemos y que, aún más, muchas veces dependemos de conversaciones que no tenemos.

Además, comenta que tenemos la conectividad con los demás debido a las redes sociales al alcance de la mano. A modo de ejemplo, si enviamos 10 mensajes diarios durante los últimos 10 años, hemos enviados aproximadamente 36.500 mensajes.

conversaciones-pendientes

De este modo, hemos utilizado en algunas ocasiones esta herramienta de mensajes instantáneos para ahorrarnos conversaciones que deberíamos haber tenido cara a cara, para evitar una situación que nos resulta difícil o dolorosa.

Señala también que hemos preferido esto, a enfrentar una conversación que nos resulta complicada, y al huir del cara a cara en muchas ocasiones solo hemos empeorado las dificultades.

Frente a esto propone enviar menos mensajes de whatsapp o mails y más juntas en persona. Asemejándonos a los ancianos, al observarlos por ejemplo conversando en las plazas, lo que nos revela que son amistades que han durado toda una vida a pesar de que probablemente pasaron por serias dificultades en algunos momentos.

González-Alorda agrega que hoy en día hay tantas amistades rotas, equipos rotos y que para él “el mundo está roto”.

whatsapp

Pero ¿qué podemos hacer al respecto? Si cada uno se encarga de las relaciones deterioradas que tenemos a nuestro alrededor con amigos, familiares, compañeros de trabajo, ¿estaremos cambiando al mundo?

Restaurar nuestras relaciones deterioradas a través de conversaciones inspiradoras es labor del día a día. Entonces veremos que nuestras empresas, familias y grupos tendrán otra cara si cada uno de nosotros aborda sus conversaciones pendientes.

A muchos problemas que tenemos les falta una conversación, una verdadera dejando espacio al otro para que converse sin atacar o dejar de lado su punto de vista, y sin que haya un ganador o un perdedor.

Todos tenemos una conversación pendiente. Si tienes una de esas, son difíciles porque requieren esfuerzo emocional e intelectual y tenemos miedo de que salga mal. Pero entonces piensa en esto: es como los pescados, si se quedan debajo de la mesa se pudren y huelen peor mientras más tiempo pase, haciéndose cada vez más necesario actuar.

comunicacion madre hija

Frente a esto, sintoniza con el estado de ánimo de la persona que está del otro lado, trabaja la conversación antes de tenerla: ¿qué es lo que quiero transmitir?, ¿cómo le expreso lo que pienso y que le venga bien? Esas son las preguntas que debemos hacernos.

Para terminar, una propuesta de descongelamiento: escoge una de tus conversaciones pendientes, con un compañero de trabajo que está desmotivado, con un jefe a quien internamente desprecias, un amigo que sabes que está metido en problemas, con un hermano del que estás distanciado o con una persona a la que amaste y de la que ahora no esperas más que una soportable convivencia.

Escoge una de tus conversaciones pendientes y transfórmala en una conversación inspiradora.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios