Disfrutar: ¿Cómo el goce se relaciona con vivir el presente? Consejos muy útiles

Muchas veces hemos escuchado que tras la superación de un evento desafortunado, las personas se arrojan a “disfrutar la vida”.

Guía de: Psicología y Tendencias

disfrutar-781x445

“Disfrutar” es un verbo que se define como “percibir o gozar de los productos y utilidades de algo” o “tener alguna condición buena, física o moral o gozar de comodidad, regalo o conveniencia”. En fin, gozar en el amplio sentido.

Parece sencillo, pero lo que muchos no saben es que no a todo el mundo se le da fácil esto de gozar. Y cuando se tiene verdaderamente la posibilidad de hacerlo -porque nos lo hemos ganado tras un largo esfuerzo o porque superamos un enorme contratiempo- surgen preguntas como: ¿Y cómo se disfruta? ¿Pero si nunca lo he hecho, cómo lo hago ahora? ¿Qué se hace para empezar a disfrutar?

Entonces todo un mundo de posibilidades se hacen latentes: Tomarse un mes de vacaciones, viajar por el mundo, dormir sin freno, comer todo lo que nos gusta, dedicarse a cada uno de los pasatiempos que te fascinan, etc. Pero, ¡sorpresa! Aparentemente, ninguna de estas actividades nos garantizan el disfrute. La verdad es que ninguna actividad nos garantiza el disfrute. La cuestión de disfrutar dice más bien relación con la actitud con la que realizamos lo que sea que realicemos.

felicidad-0

Expertos coinciden en que una de las cosas más importantes a la hora de embarcarnos en el disfrute es disfrutar el presente. Puede parecer obvio o sencillo, pero muchos se siguen preguntando: ¿Y cómo se vive y disfruta el presente? Aquí algunos consejos:

  1. Disfruta en presente y sin condiciones: Es decir, no condiciones tu disfrute. No te repitas “disfrutaré cuando sea verano” o “disfrutaré cuando tenga tiempo”. ¡Disfruta ya! ¡Aquí y ahora! ¡Con lo que tengas a mano hoy!
  2. Disfruta los pequeños detalles: Sí, aprende a poner atención a todo lo que hagas en cada momento y disfrútalo profundamente. ¡El día a día nos ofrece miles de momentos de disfrute! No serán todos, pero son muchos. No te imaginas el goce que puede provocar tu taza de café en la mañana.
  3. Disfruta las “maravillas del mundo”: Usualmente, pasamos por alto el color del cielo al atardecer o lo mágico de la lluvia. Las maravillas están afuera de tu ventana; no únicamente en el extranjero.
  4. Disfruta incluso lo que no te gusta: Lo conoces, se trata de “mirar le vaso medio lleno”, “buscar el lado positivo”. Si te concentras en lo que haces en el presente, no hay espacio para pensamientos negativos. Y si esto resulta muy difícil, invierte tiempo en pensar en la recompensa que te vas a dar al terminar o en para qué te servirá lo que haces.
  5. Disfruta lo que sí te gusta ¡y mucho!: Date el espacio y el tiempo para hacer con frecuencia lo que sí sabes que te gusta y ¡gózalo a consciencia! Un pasatiempo, una salida con amigos, lo que sea que te encanta. ¡Hazlo! Y cuando lo hagas, reconoce lo bien que te hace sentir.

cof2

 

A ver si nos resulta poner en práctica algo de esto y lanzarnos al verdadero disfrute. ¡Aquí y ahora!

aqui-ahora-alla-entonces

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X