Fatiga emocional post cuarentena: Una sensación normal, entendamos sus síntomas

El fin de la cuarentena también trae lo suyo.

Guía de: Psicología y Tendencias

Durante el inicio de la cuarentena, y a medida que fueron pasando las semanas, mucho se habló de la sintomatología psicológica que podíamos ir sintiendo, y de cómo los largos periodos de encierro podían mermar la salud mental de niños y adultos.

Irritabilidad, insomnio, desánimo y ansiedad eran algunos de los signos que muchas personas notaban y que diversos especialistas de la salud mental explicaban.

Por esta razón, podía suponerse que con el fin de la cuarentena los problemas se acabarán o al menos comenzarán a disminuir. Si el lugar en donde vives salió del encierro, y tienes amigos y familiares que también han podido volver a salir a la calle, sabrás que no es tan así.

Y es que tal como el estar encerrados durante meses afectó a nuestra salud mental, y nos tomó un tiempo acostumbrarnos a esa “nueva normalidad”, el fin de la cuarentena también trae lo suyo.

Esto fue estudiado por psicólogos en países de Europa, donde comenzaron mucho antes el desconfinamiento. Un ejemplo de esto es el centro de IEPP en Madrid, observando que las personas están sufriendo ansiedad y sintomatología depresiva.

Pero ¿cuál sería la razón?

distanciamiento-social

Esto tiene que ver con que nuestro cuerpo y mente se han mantenido en alerta y enfrentando una situación de estrés durante muchos meses, lo cual ha significado un desgaste de nuestra energía mental.

Un buen ejemplo de eso es que sostengamos un objeto pesado con ambos brazos. Podemos aguantar, pero con el pasar de los minutos y horas nuestro cuerpo se empieza a cansar, nuestras manos temblarán, etc.

Del mismo modo tiene que ver con características biológicas. Nuestro cuerpo se adapta a la rutina y así como debimos acostumbrarnos al encierro, al teletrabajo, al uso de las mascarillas, ahora nuestro cuerpo y mente deben salir a la calle manteniendo las distancias, en algunos casos volver al trabajo presencial, etc.

Algunos síntomas de fatiga emocional son: bajo estado de ánimo, falta de energía, baja o nula motivación y poco autocontrol, lo que puede ser visto como irritabilidad, sobre reaccionando a pequeñas situaciones y dificultades en la concentración.

encierro-coronavirus-1

El miedo a los contagios, a la incertidumbre de la economía o que durante el confinamiento hayas perdido el trabajo o a algún conocido o familiar, hacen entendible que estés sufriendo estrés, insomnio, migrañas o angustia.

Por está razón, el primer llamado es a no sobre exigirte demasiado, potenciando las relaciones sociales con las medidas de cuidado y mediante las posibilidades de verse cara a cara lo permitan.

Teniendo además dentro de lo posible un horario o rutina ordenado, pero entendiendo que incluso haciendo estás cosas el malestar anímico puede durar un buen tiempo y que debes estar alerta a si tu o tus cercanos requieren de ayuda psicológica y de ser así, pedir auxilio.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios