Las técnicas de la asertividad: 8 formas concretas de ser asertivos

Muchas veces se nos recomienda “ser asertivos” al momento de expresarnos. Pero, ¿cuáles son las técnicas para aplicar este concepto?

Guía de: Psicología y Tendencias

falta-de-asertividad

Mucho se habla de la asertividad y de lo útil que es al momento de expresar nuestros intereses, emociones, ideas, desacuerdos y hasta, exigir nuestros derechos. Pero, cuando nos enfrentamos a la posibilidad de ser asertivos, resulta que no encontramos la forma correcta de hacerlo y no nos basta la sola intención. La asertividad, como muchas otras, es una cualidad que necesita ser entrenada y requiere de cierta práctica. Sin embargo, no es difícil de cultivar.

¿Cómo lo hacemos? Aquí te presentamos 8 técnicas concretas para comunicarte de manera asertiva.

  1. Auto revelación: Esta es una técnica básica de asertividad. Consiste en la expresión simple de los sentimientos y pensamientos.
    Ejemplo: “Me siento incómodo con este cuestionamiento”, “Yo pienso que esa es una apreciación justa de lo que me sucedió hoy”, etc.
  2. Auto aserción: Consiste en decir de manera clara y concreta lo que desea o lo que va a hacer.
    Ejemplo: “Deseo salir esta noche”.
  3. Aserción empática: Esta destreza refleja el conocimiento de la posición de la otra persona (actitud o sentimiento); pero al mismo tiempo, mantiene la posición personal.
    Ejemplo: “Entiendo que te resulta lejos ese lugar, pero no puedo llevarte en este momento”.
  4.  Aclaración: Esta destreza incluye preguntar a la otra persona respecto de su conducta.
    Ejemplo: “Cuando estábamos hablando esta mañana, te fuiste abruptamente. ¿Tengo algo que ver con eso?”; “Yo sé que el último fin de semana yo estuve un poco preocupada. ¿Te hice las cosas muy difíciles?”; etc.
  5. Interrogando al otro: Se trata de buscar información que clarifique la conducta del otro, sus pensamientos o sentimientos.
    Ejemplo: “Cuando tú hablaste conmigo al desayuno, esta mañana, pasaba algo raro. ¿Estabas enojado conmigo?”.
  6. Posible compromiso: Cuando dos personas no han logrado ponerse de acuerdo, muchas veces es necesario y práctico sugerir un compromiso. En esos compromisos es bueno si ambas personas pueden satisfacer sus necesidades. El compromiso debiera apuntar a conseguir este objetivo.
    Ejemplo: “Si tu llevas a los niños a la plaza, yo limpio los platos. Así, ambos tendremos después algún tiempo libre juntos”.
  7. El disco rayado: En algunas situaciones, la repetición de la misma frase es necesaria para mantener la interacción al punto de permitir a la otra persona comprender nuestra posición claramente.
    Ejemplo: “No quiero ir ahora a arreglar el escritorio (…). Te repito, no voy a hacerlo ahora”.
  8. Frase neutral: Es una declaración neutral que no describe sino el proceso de lo que está ocurriendo.
    Ejemplo: “Este es un tema difícil, realmente duro de resolver”; “Parece que siempre nos cuesta esto, ¿verdad?”; etc. 

Esperamos que estas técnicas y sus ejemplos, te ayuden a dejar más claro cómo ser asertivos en el día a día. Pueden parecer simples o hasta absurdas; pero al ponerlas en práctica, verás enormes resultados.

Mejorar la comunicación entre las personas es tarea de todos y muchas veces basta con que uno de nosotros cambie su manera de comunicarse para enseñar a los demás cómo es posible hacerlo de la manera adecuada. Por estas fechas, en que seguramente hay tanto que decir, vale la pena hacer el intento, ¿o no?

Si tienes dudas sobre cómo ser asertivo en alguna situación particular o simplemnte, no sabes cómo decir algo específico, no dudes en compartirlo con nosotros.

Sin título

 

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X