Madurez emocional: ¿Qué es y cómo fortalecerla?

Madurar en el mundo de las emociones es mucho más que adquirir años y experiencia.

Guía de: Psicología y Tendencias

e1

Comúnmente, hablar de madurez significa hablar de un período de la vida en que se ha alcanzado la plenitud vital, sin haber llegado aún a la vejez. También se puede hacer referencia a alguien maduro como a una persona de buen juicio o prudencia, alguien sensato.

Sin embargo, la edad cronológica y los años de experiencia en la vida no son lo único que torna “madura” a una persona. De hecho, cuando se trata de madurez emocional, la edad puede o no tener que ver.

thumb_bundle-77-madurez.650x250_q95_box-0,0,647,249

Expertos señalan que, en términos simples, tener madurez emocional significa aceptar lo que viene y fluir ante la vida.Para lo cual, es imprescindible aprender a convivir con nuestro mundo emocional.

Lo anterior, da cuenta que la madurez emocional implica cierto aprendizaje, requiere de trabajo, esfuerzo, voluntad y ganas de mirar en nuestro interior.

A continuación, te presentamos una breve guía de pasos que te ayudarán a favorecer una mayor madurez emocional. Si te animas a ponerlos en prácticas no debes olvidar que la madurez emocional es posible a cualquier edad.

Bien, ¡disponte a empezar el camino!

Imagina una situación en que se despiertan varias emociones (por ejemplo, una discusión). Cualquier sea el caso, permítete realizar el siguiente ejercicio suponiendo que estás analizando dicha situación:

  1. Identifica la emoción presente en ti y lo que te dispara.
  1. Define la intensidad de dicha emoción.
  1. Descubre cuánto te afecta y cuánto afecta a quienes te rodean.
  1. Haz lo mismo con las demás personas: Intenta identificar las emociones presentes en los demás y lo que les dispara, define la intensidad de sus emociones, descubre cuánto de afectan a ti y a ellos mismos.

Habiendo llegado a este punto, habrás logrado conocer tus propios sentimientos y experimentar empatía.

EMPATIA-ESQUEMA

Si te sientes capaz de continuar experimentando, sigue los siguientes pasos:

  1. Aprende cuándo expresar tu emoción y cuándo no.

Por ejemplo: “No es bueno expresar una emoción cuando el otro o los otros están rabiosos”.

  1. Aprende cuándo y cómo la expresión de las emociones o su ocultamiento afecta a los demás.

Por ejemplo: “Las emociones pueden ser dañinas si no se expresan”.

  1. Reconoce lo que haz hecho a otro e intenta repararlo. Lo anterior, Implica hacerse responsable, pedir perdón e intentar cambiar.

Pues bien, habiendo llegado a este último punto, habrás logrado manejar tus emociones, reparar el daño emocional (si este existe) y combinar todo lo anterior.

¡Tomar consciencia de los contenidos emocionales propios y de otros ayuda a favorecer la interacción entre las personas!

ninaempatia-p

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X