Obesidad adulta: El origen de un problema psicológico de peso

En este artículo nos centramos en el origen psicológico de esta enfermedad. Si quieres enterarte de más, lee a continuación.

Guía de: Psicología y Tendencias

Obesidad adulta

La obesidad y el sobrepeso son definidos por la OMS como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Según estudios sobre este tema, se ha determinado que la obesidad ha tenido una rápida alza estadística en la mayoría de los países del mundo; convirtiéndose prácticamente en una epidemia sanitaria mundial. Socialmente, la preocupación por el peso y la obesidad tiende a ser un hecho meramente estético; sin embargo, esta amenaza de salud tiene implicancias mucho mayores que afectan nuestro cuerpo y, también, nuestra mente.

Obesidad adulta

El análisis de los aspectos psicológicos de la obesidad permiten comprender su origen y mantenimiento. Más aún, existen sólidas asociaciones entre la obesidad y distintos trastornos mentales como: el trastorno por atracón, los trastornos depresivos y bipolares, la esquizofrenia y el consumo de psicotrópicos.

En el presente artículo, nos centraremos en los factores psicológicos que se encuentran en el origen de este trastorno. Según variados estudios, en el origen de la obesidad se encuentran importantes factores de personalidad. Se indica que las personas con personalidades altamente neuróticas y con bajo nivel de consciencia, tienen más posibilidades de atravesar ciclos de alza y pérdida de peso.

En este mismo marco, la impulsividad es considerada el factor predictor de sobrepeso por excelencia. Los niveles de estrés mantenidos o crónicos también incidirían en el origen de la obesidad; lo anterior, debido al incremento del apetito hacia alimentos altos en grasas y azúcares que producen las hormonas liberadas en este estado.

Otros estudios señalan la importancia de la llamada “ingesta emocional” como un factor que origina la obesidad. La ingesta emocional dice relación con las personas que comen a modo de suplir o atenuar emociones “negativas” (ej. ira, miedo, aburrimiento, tristeza, soledad, etc.).

Finalmente, la depresión en sí misma, también puede encontrarse relacionada al origen de la obesidad. Lo anterior, debido a la baja actividad física y el aumento de la ingesta de calorías que puede darse en estados depresivos. Cabe recordar que el desarrollo de la obesidad es multifactorial; es decir, en su origen se encuentran causas biológicas, comportamentales, ambientales, psicológicas y sociales.

Por lo mismo, las abordadas en este artículo sólo constituyen una parte del origen de este desbalance. Por lo mismo, el tratamiento debe ser multidisciplinario y abarcar todas estas aristas. Obesidad adulta

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X