Trastorno Esquizoide de la Personalidad: Timidez e introversión extremas

La falta de relaciones interpersonales, el nulo deseo de tenerlas y el aislamiento pueden llegar a constituir un trastorno de la personalidad.

Guía de: Psicología y Tendencias

95d1915b73c15819d7b4e46cc227f04b

Como ya se ha mencionado en ocasiones anteriores, la personalidad es definida por Allport (1975) como “la integración de todos los rasgos y características del individuo que determinan una forma de comportarse”. Cuando la personalidad se torna “anormal” es cuando se ausentan ciertas respuestas (como por ejemplo, la sociabilidad) y/o aparecen de manera repetitiva otras respuestas (como la inestabilidad emocional, por ejemplo).

La personalidad y sus trastornos ya ha sido objeto de varios artículos anteriores. Se han tratado el Trastorno Límite de la Personalidad, el Trastorno Histriónico, el Trastorno Dependiente y el Trastorno Narcisista. Hoy, es el momento de observar el Trastorno Esquizoide de la Personalidad; el cual, afectaría a alrededor del 1% de la población general. Esto último, lo hace un trastorno poco frecuente en el entorno clínico.

El Trastorno Esquizoide se caracteriza, en términos generales, por dos rasgos; principalmente: La falta de relaciones interpersonales y el deseo de no tenerlas. Como señalan los expertos, el esquizoide es una persona tímida e introvertida, que da la impresión de estar ensimismada y ausente. Solitarios, ansiosos, con escasa capacidad para aceptar y dar afecto, temen a la intimidad y el contacto personal y son -muchas veces- incapaces de sentir gozo o de expresar su ira.

Una buena descripción del mismo podría ser una cita de Franz Kafka en la que se refiere a sí mismo y señala: “Soy una persona retraída, callada, insociable y descontenta. De la vida que llevo en casa pueden sacarse al menos algunas conclusiones. Vivo en medio de la familia, entre las personas más buenas y cariñosas, más extraño que un extraño. Con mi madre no he hablado en los últimos años ni siquiera veinte palabras al día por término medio; con mi padre casi nunca he intercambiado más que los buenos días. Con mis hermanas casadas y mis cuñados no cruzo palabra y eso que no estamos enfadados”.

franz-kafka-en-1906-195x110

Franz Kafka.

Según el Manual Diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría, dentro de los tres grupos de Trastornos de la Personalidad, el Trastorno Esquizoide aparece en el grupo “A”, de los individuos “raros y excéntricos”, dónde comparte categoría con los Trastornos Paranoide y Esquizotípico. Esto último se ha modificado de acuerdo a la última actualización de dicho manual. De hecho, en su versión numero V, el Trastorno Esquizoide de la Personalidad simplemente no existe.

Sus causas se han analizado y logrado diferenciar en factores genéticos o biológicos y factores ambientales. En el primer grupo podemos encontrar ciertos déficits en los sistemas límbico y reticular o un desequilibrio adrenérgico-colinérgico. Por su parte, los factores ambientales que se vinculan a la aparición de este trastorno serían: Ambientes familiares demasiado formales o impasibles y patrones de comunicación familiares fragmentadas, escasas y frías.

Lamentablemente, es muy raro que una persona con este trastorno acuda a terapia por su propia voluntad. Y aún así, si lo hace, sus déficits afectivos e interpersonales harán que el tratamiento sea complicado. Sin embargo, el tratamiento es posible y debería enfocarse en: Las dificultades para experimentar sentimientos como la alegría, el dolor o la ira; y, la disminución del aislamiento social; entre otros.

esquizoide

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X