Inicio » Publicidad » Equipo

Bienvenidos a Dividilandia, la tierra de dividir sin sentido

¿Te imaginas un lugar donde deberías visitar cinco supermercados, tres colegios y cuatro farmacias para cubrir tus necesidades? Es un mundo que la publicidad no quiere.

-Hija, ¿vamos?

-Ya mamá, estoy casi lista.

-¡Ya pues, apúrate! ¡Mira que tenemos que ir a varios supermercados hoy antes que nos cierren!

Cristina y Andrea son madre e hija y viven en Dividilandia, una ciudad donde todo está divido y se hace por parte como, por ejemplo, ir al supermercado.

Dividilandia

Foto: Agencias

Cada vez que Cristina realiza las compras del mes debe ir al supermercado de la carne, luego al de la leche, para luego ir al de los cereales y así pasar de supermercado en supermercado para abastecer su hogar con todas las cosas que necesita. Debe salir muy temprano en la mañana, a eso de las 5 AM y siempre llega muy tarde y extenuada, no antes de las 22 horas.

Lo mismo pasa con el colegio. Andrea estudia desde las ocho de la mañana y hasta las once de la noche, pues debe pasar del colegio de matemáticas, después al colegio de lenguaje, luego al colegio de arte, para poder adquirir sus conocimientos escolares.

Cuando algunos de los integrantes de la familia va al doctor y este les receta cinco medicamentos deben correr para ir a la farmacia de remedios gástricos, luego a la farmacia de remedios analgésicos, luego a la de remedios oftalmológicos y así sucesivamente.

Arturo, el esposo de Cristina y padre de Andrea, es un gerente de marketing de una gran empresa transnacional y como toda su vida ha transcurrido en Dividilandia le parece muy normal tener cinco agencias diferentes. Una le escribe los guiones de televisión, la otra le hace los avisos de prensa, una tercera le desarrolla un sitio web, la cuarta le maneja las redes sociales y la quinta le crea los eventos.

Siempre sale muy temprano en la mañana y llega muy  tarde en la noche, cuando Cristina y Andrea ya están durmiendo.

Todo en una

Una noche, mientras manejaba muy cansado de vuelta a su hogar, se preguntó: “Si pudiera ver todo mi plan con una sola agencia sería increíble”. Llegaría a cenar con mi familia, ayudaría a la Andreíta con las tareas, ¡pagaría menos por la mantención de las agencias! Pero, ¿sabrá una sola agencia hacer todo? Mejor no me arriesgo. Prefiero seguir viviendo como estoy.

Esta historia no es tan absurda como parece. Claramente el retail ha sabido integrar venta, crédito y delivery. Las farmacias venden snack y perfumes; la banca, seguros y así podría seguir con industrias que han sabido integrar servicios para mejorar la experiencia y satisfacción de compra.

Sin embargo, en nuestra industria, la publicitaria, tememos a la integración, tanto así que las grandes agencias, que no saben de digital, mkt directo o experiencias de marca, tienen áreas o divisiones de esas especializaciones, o sea, pensamiento dividido, interpretaciones cruzadas y, algo lamentable, lucha de egos por imponer razones y verdades.

Esos gerentes, claramente vienen de Dividilandia y seguramente los gerentes de mkt de sus clientes también vienen de ahí. Pero existen grandes publicistas como David Ogilvy que ya en 1985 (hace casi 30 años), proponía que no tenía ningún sentido que las agencias de publicidad trabajaran separadas de las agencias de mkt directo.

Ogilvy proponía que debían estar juntas y retroalimentarse, sobre todo del poder de la información que los expertos en MKT Directo poseen y, recordando viejos tiempos, de lo absurdo que era la época en que existían agencias que solo se preocupaban de los comerciales de televisión. Si eso lo llevamos al día de hoy, bien vale para la industria publicitaria actual y la inverosímil y absurda batalla con la industria publicitaria digital.

Señores, seamos sensatos, no nos durmamos en los laureles, no sigamos construyendo más Dividilandias en el MKT, hagamos un buen trabajo, sepamos de contenidos, radio, ofertas, mkt directo, digital y ofrezcamos a nuestros clientes una solución estratégica, clara y unificada. Cliente y consumidor siempre lo agradecerán.

No hay nada peor que un consumidor de hoy que ve tele, postea en Facebook, juega en línea y escucha radio se percate que su marca, la de siempre, hoy le habla de cinco formas diferentes.

Más sobre Publicidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X