Inicio » Publicidad » Equipo

Día del Padre: ¿Cuáles han sido los mejores comerciales?

Para el día del padre las marcas comenzaron a enfocar sus productos para convertirse en el mejor regalo que un papá pueda recibir.

Para el día del padre las marcas comenzaron a enfocar sus productos para convertirse en el mejor regalo que un papá pueda recibir. Las ofertas  fueron miles y la presión por llegar con ese regalo especial ese día es una bomba de tiempo para la familia.

Los padres que aparecieron esos días en los comerciales poseen distintos atributos. Se ven cariñosos, se pasean por los recuerdos en el álbum familiar, se vuelven superhéroes o se muestran con ciertas complicaciones actuales como todavía no poder conectarse con la tecnología. Sin embargo, en su día siempre esperan el reconocimiento de sus hijos y que los sorprendan, sino no tiene gracia toda esta puesta en escena.

Hay muy buenos comerciales que cuentan esas historias y que seguramente guardamos en la memoria cuando hablamos del papá de la casa. Es la mirada del padre y cómo se les honra, cuáles son sus expectativas. La pregunta es si los comerciales que empiezan a aparecer en la televisión son sólo de su gusto o también les gusta a sus hijos, porque en general, el día del padre lo hacen los hijos.

Hice una prueba cambiando el eje. Seleccioné 20 comerciales, algunos que han ganado premios y otros que duraron sólo ese día y se guardaron en el baúl de la agencia. Se los mostré a un grupo de niños con cierta introducción. Es cierto, la audiencia estaba en un cumpleaños de un compañero de mi hijo de 10 años. El experimento resultó, ellos hicieron el ranking, capturé información relevante y los niños hicieron algo distinto es un cumpleaños que siempre tiene el mismo protocolo para un día de invierno. Después hicimos el ejercicio de contar un comercial que inventaríamos entre el grupo y logró ser un momento genial cuando los papás iban a buscar a sus hijos.

Uno de los comerciales que más gustó fue el del padre en la sala de parto. En realidad es una locación bien común en comerciales de padre, porque lo que se intenta hacer es generar una reacción en los padres con el nacimiento del hijo. Para introducir el tema les conté un comercial de una marca de cámaras fotográficas que hacia la historia de que cuando el hijo salía del vientre de la madre, inmediatamente la guagua le sacaba una foto al padre. Muy bueno, pero prefirieron éste.

Después llegamos a uno chileno, reciente, una prueba de fuego para ellos, pero necesitaba saber su opinión. Es la escena ideal de un niño que se levanta para hacer el desayuno temprano y llevárselo al padre en su día, pero tiene un final distinto. Resultado, quisieron seguir viendo otros. Aquí se los dejo.

Vimos más comerciales del día del padre y el ambiente no iba mejorando, los comerciales eran como de esos niños que le hacen la pata al papá en su día. Es como si los niños ese día se ponen buenos y cariñosos, cuando lo que define a los niños es que son traviesos y les gusta el juego. El eje comenzó a cambiar lentamente, buscaban ser protagonistas de los comerciales y que la reacción del padre fuera inesperada. Los comerciales pasaban y las ganas de comer torta y romper la piñata eran más intensas. La estrategia cambió.

Los comerciales que empezaron a generar recordación eran del tipo de Passat 2012, el del niño y el lado oscuro de la luna. Una muy buena aplicación de la Guerra de las Galaxias, porque valoraron la fuerza de papá. Volvimos a poner atención.

Aplausos para el papá ventrílocuo que pide un plan personal a su hijo en una compañía de teléfonos.

Otro que llamó la atención y hubo una pequeña reflexión porque se dio paso a que contaran historias anexas, fue la de un comercial que muestra a un papá manejando y a la hija y madre que lo protegen de un posible accidente. El comercial es emotivo y a la audiencia le hizo sentido. Cuando el papá está en riesgo, se pone atención.

Así, las conclusiones generales van por entender que los comerciales del día del  padre están llenos de niños y que finalmente son los niños los que hacen la pega en el comercial.

Un padre está feliz cuando ese comercial dedicado a él, lo puede compartir con su hijo y si el niño no tiene onda con el comercial, no es completamente bueno.

Los comerciales más celebrados son los de padres juguetones y dispuestos a salirse de su rol de figura estructurada, sentirse jóvenes y estar de igual a igual con sus niños.

Los padres pueden ser reflexivos, irse hacia el pasado como en un viaje hacia la dulzura o el cariño cuando los hijos son más grandes, pero cuando son niños es imposible.

Antes de empezar este tema yo tenía dos fijos, pero también fui cambiando con el ejercicio.

Más sobre Publicidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X