Inicio » Publicidad » Equipo

Visitas en la web, ¿cielo o infierno para las marcas?

La cantidad de visitantes que acceden a los contenidos que se ofrecen no es sinónimo de calidad necesariamente. Para entenderlo, es necesario descifrar antes qué están prefiriendo los usuarios.

Uno recuerda hace cinco o seis años el síndrome Dvorak que significó el despido de profesionales de las comunicaciones ligados a las áreas digitales en EE.UU. por la baja o nula visitas de los sitios que mantenían.

Después de la caída de las .com quedaron algunas lecciones: no todas las marcas/servicios necesitan una estrategia digital, aunque sea una tendencia, no es útil para algunas marcas que no han desarrollado una confianza tal en sus consumidores que imposibilitan generar conversación con ellos y mantener una relación en el tiempo.

Muchas de las marcas no logran entender a sus consumidores en sus hábitos y creen que sólo levantando una página web están cercanos a ellos. No todos los sitios obtienen de los usuarios de la web la atención que preveen. En palabras sencillas: el utilizar un website no garantiza nada. Las personas podrán pasear por la página, incluso indagar en ella, pero es un hábito de navegación y de exploración que no necesariamente tiene relación con hacerse fan de una de ellas y así lograr que promuevan sus contenidos.

Visitas web

Foto: cervelo.com

Cervelo Cycles es un ejemplo de cómo aprovechar bien una página web.

Hoy el panorama es distinto con la aparición de la ya senil web 2.0, que fue y se proyectó como una plataforma evidentemente social. Sin embargo, algunas preocupaciones se mantienen en la industria de las comunicaciones como reclutamiento, participación, etc.

Parece clave entender la lógica entonces de la web: información. Hoy los participantes de la web generan sus propios contenidos que comparten con otros usuarios a través de sus canales digitales, contenidos que la mayoría de las veces poseen una factura precaria, han sido producidos en móviles, con cámaras web o con aplicaciones gráficas/ofimáticas que vienen por defecto en los sistemas operativos.

¿Por qué entonces los contenidos generados por las marcas que poseen una producción sobresaliente no enganchan a los usuarios?

¿Por qué el canal de una marca obtiene pocas visitas v/s las miles de un usuario anónimo?

Básicamente por dos razones: en primer lugar el sistema de recomendaciones en la web ya es un hecho, los usuarios confían en otros usuarios y por otro lado los usuarios están generando reviews, tutoriales que ilustran los atributos o carencias de determinada marca o servicio.

Es cosa de analizar nuestra experiencia como consumidor: cuando quiero comprar algo busco en la web algunas opiniones que considero relevantes, no precisamente de la marca. Es más, muchas marcas aún migran sus contenidos de los mass media a los canales digitales.

Por otra parte, se ha desconocido que cada participante de la web tiene una manera de acercarse y apropiarse de la información: hay algunos que prefieren la información en videos, fotografías o textos, y no sólo eso, habrá otros que les gusta disfrutarlos en su computadora, tablet o móvil. Por lo tanto, a la hora de generar contenidos deberíamos pensar en medios líquidos (que se adapten a cualquier medio/soporte), que se ajusten a las necesidades y preferencias de los participantes.

Es un error creer que los usuarios buscarán sólo videos. Entendiendo la publicidad como una interrupción la apuesta debería estar en generar contenidos relevantes, líquidos, transformando la publicidad en una entidad relevante en la conversación.

Cervelo Cycles es un ejemplo de lo anterior expuesto, produciendo contenidos relevantes para sus usuarios desde la participación de ellos en eventos deportivos, reparación de bicicletas, discusión acerca de nuevas tecnologías, etc., adaptándose a las necesidades e intereses de sus consumidores.

Más sobre Publicidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X