¿Estás emparejado con un perverso narcisista? Aquí 30 claves para reconocerlos

Lamentablemente no se puede aplicar terapia en un narcisista, porque él nunca reconocerá su condición.

Guía de: Rankings

Si sufres por parte de tu pareja de indiferencia, manipulación y ataques de celos, ten cuidado. Puedes estar enamorada de un narcisista, uno de los tipos de pareja más tóxico que existe y que son considerados verdaderos depredadores, provocando un enorme sufrimiento en sus víctimas.

perverso-narcisista

Si bien la proporción de narcisistas hombres es más alta que de mujeres, se puede dar en ambos casos. Lamentablemente no se puede aplicar terapia en un narcisista, porque él nunca reconocerá su condición. Sin embargo, a continuación exponemos los 30 rasgos más comunes del llamado perverso narcisista, como una forma de ayuda a quienes necesiten saber si están emparejados con uno de ellos.

  1. Necesitan constantemente ser admirados y adulados. Buscan el reconocimiento de los demás en forma excesiva.
  2. Son seductores innatos y en el principio de la relación (etapa conquista) la víctima se siente amada como nunca antes la ha hecho sentir otra persona.
  3. Son personas encantadoras y fascinantes. Pero sólo en público o al principio de la relación. En la intimidad de la pareja son déspotas, agrios e incluso tiranos.
  4. Al pasar el tiempo de relación, hacen creer a su pareja que es ella quien solicita el “vínculo”, que es ella quien necesita al narcisista a su lado y no al revés.  Les gusta generar un estado de dependencia afectiva en sus víctimas.
  5. Eluden las preguntas directas y responden evasivas o bien se quedan callados. Sus mensajes son vagos, ambiguos.
  6. Niegan el reproche de sus parejas y reaccionan con furia si reciben alguna crítica. No soportan que el otro les haga ver que actuaron mal.  Tampoco se les puede contradecir y se enfurecen si ello ocurre.
  7. El narcisista sabe siempre hacer mejor las cosas que su pareja y predica sobre el modo adecuado de actuar, desde algo doméstico (por ejemplo, cómo lavar los platos) hasta algo más complejo e importante (por ejemplo, cómo educar a los hijos).
  8. Usan mucho los silencios como una forma de indiferencia con sus parejas, incluso a modo de castigo, haciéndolas pensar que son ellas quienes provocaron una desagradable situación. En estos casos la pareja reacciona y muchas veces termina pidiendo perdón por algo que desconoce, con tal de poner fin a ese silencio.
  9. Utilizan una voz muy fría, insulsa, monocorde.
  10. Nunca se hacen responsables de nada.
  11. Son arrogantes y soberbios. Se creen el centro del universo. Son egocéntricos y alardean de sus logros.
  12. Son infieles por naturaleza. Si son descubiertos, ellos NUNCA asumirán la culpa, responsabilizando a su pareja oficial o a la/el amante.
  13. Sienten un amor superficial por su pareja y por tanto no logran mantener relaciones estables, ya que desconocen lo que es el verdadero y profundo amor, la entrega y el llevar una sana convivencia.
  14. Lo que más exigen de su pareja es la lealtad incondicional hacia ellos.
  15. Por la razón anterior, además son extremadamente celosos y muy posesivos. Incluso paranoicos.
  16. Siempre estiman que se debe ceder a sus deseos, por ínfimos que éstos sean.
  17. Buscan a parejas que sean intelectual, social o económicamente superiores a ellos, o a parejas más jóvenes o más atractivas físicamente.  De esta manera, pueden nutrirse de ellas, ya que son verdaderos parásitos o vampiros de energía.
  18. En eventos sociales y en público tienen gran locuacidad y mucha verborrea. En la intimidad de la pareja, son callados.
  19. Son mentirosos patológicos y mienten con absoluto descaro, sin siquiera sonrojarse por ello.
  20. Poseen un enorme poder de manipulación con sus parejas.
  21. Son incapaces de sentir remordimiento.
  22. No sienten empatía por el otro y no se conmueven frente al sufrimiento de su pareja.
  23. En general no tienen grandes amigos, sólo conocidos o allegados.
  24. Se aburren rápidamente de todo y esto también ocurre con sus parejas. Una vez conquistadas, el desafío se termina y buscan una nueva víctima.
  25. Tienen mala memoria. Y sólo recuerdan situaciones que les convienen.
  26. Son impulsivos para todo, incluso pueden pedir matrimonio al poco tiempo. Esta impulsividad es característica en todo orden de cosas.
  27. Disfrutan hacer añicos la autoestima de la pareja
  28. Son incapaces de pedir perdón.
  29. No se les puede aplicar ninguna terapia porque nunca reconocerán su condición y dicen no necesitar a un psicólogo o psiquiatra.
  30. Finalmente su destino es quedarse solos.

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X