Los 10 tipos de mujeres más odiados por los hombres (II)

A continuación te mostramos la segunda parte de las 10 mujeres más odiadas por el género masculino.

Guía de: Rankings

Hace algunas semanas te presentamos a 10 de los tipos de mujeres más detestables para los hombres, como por ejemplo, la Asfixiante, la Mujer Espía o la Mujer Cacho.

A continuación te mostramos la segunda parte de las 10 mujeres más odiadas por el género masculino, las que pueden convertir la relación de pareja en una verdadera pesadilla.

mujeres odiadas

Foto: Internet

1. La “Hinchapelota”: es la típica mujer que le gusta acosar a sus parejas con todo tipo de peticiones, consejos y comentarios en los momentos menos oportunos, frecuentemente cuando el hombre lo está pasando bien o está en su momento de relajo. Si está en la casa con amigos, empieza a pedirle que limpie y ordene. Si está viendo fútbol, se cruza por la televisión y si el equipo está perdiendo, lanza comentarios del tipo “no sé para qué los ven, si siempre pierden”. Si el hombre está descansando o se presta a dormir una siesta el fin de semana, sale rauda con alguna petición del tipo “arregla la cañería” o “haz dormir a la guagua”. Suelen repetir las cosas más de cinco veces. Sus frases las suelen comenzar con un “Hay que…..”.

2. La “Petete” (la “sabelotodo”). Son ese tipo de mujeres que creen saberlo todo, como si fueran una verdadera enciclopedia. En muchas ocasiones hacen sentir disminuido a sus parejas. Es la típica mujer que opina de todo (política, ciencia, medicina, arte, etc) y busca siempre quedarse con la última palabra. Jamás va a reconocer un error. Entre sus malas prácticas en público, suele desacreditar o burlarse de la opinión de su pareja o interrumpir y corregir a su novio o marido cuando está narrando una anécdota. Obviamente, la historia la termina contando ella.

3. La “Melman” (mentalidad hipocondríaca): es de las que busca llamar la atención a través de enfermedades, pero lo hace exclusivamente con sus parejas, para manipularlas. De esta manera logra obtener todo tipo de regalías: que le compren chocolates a altas horas de la noche, que le hagan algún masaje o que no las dejen sola, impidiendo, por ejemplo, que el marido o pololo salga a su happy hours con amigos. Cualquier exabrupto o error que cometa este tipo de mujer, lo justifica con la supuesta enfermedad que padece. Su panorama favorito es sentarse en el computador con su pareja para googlear sus enfermedades, y demostrar que ella sufre todos los síntomas que se indican.

4. La Mujer “Bostezo”: es la que muestra su aburrimiento constante frente a cualquier panorama de su pareja. Frecuentemente deja que su novio o marido salga o viaje solo con los amigos, incluso cuando estos últimos llevan a sus parejas. En una cita nocturna se acuesta temprano porque le da sueño o frío. Jamás acompañaría a su pareja a hacer algún deporte, menos si es temprano. Durante el fin de semana, suele endosarle los niños al hombre, asumiendo que es responsabilidad masculina entretener a los hijos. Por supuesto, esto mientras ella duerme la siesta.

5. La Naturista: es la mujer obsesionada por comer sano y por el equilibrio interior y busca arrastrar a su pareja a este estilo de vida, lo que la convierte muchas veces una mujer muy crítica. En asuntos domésticos, es de las que llena el refrigerador de verduras e incluso bota sin consultarle a su pareja, algún alimento que no cumpla con sus estándares de calidad. Es de las que suele formular frases como “¿Vas a comer carne?” “¿Te vas a tomar otra cerveza?” “¿Con tus amigos no tienen otra forma de juntarse que no sea en un asado? Este tipo de mujer es pésima combinación con el piscolero y parrillero de ponchera.

6. La Pimpinela: es la manipuladora sentimental, que está constantemente chantajeando a su pareja con abandonarlo. De esta forma, logra subir su ego o conseguir la atención exclusiva del novio o marido. Frecuentemente lanza frases dramáticas del tipo “no sé si esto está funcionando”. “Me siento asfixiada por ti” “Yo creo que deberíamos separarnos o darnos un tiempo”. A diferencia de la que realmente quiere poner fin a una relación, este tipo de mujer nunca terminará con su novio, aunque muchas veces tira tanto el elástico, que se termina cortando. La Pimpinela sólo logra su cometido con hombres inseguros o que tengan autoestima baja.

7. La Courtney Love : es la mujer que con el alcohol o alguna otra sustancia pierde el control de sí misma, realizando todo tipo de escándalos públicos, como por ejemplo, bailar arriba de la barra del bar, hacer topless y cantar karaoke con o sin música. Cuando se encuentra en este estado, suele ponerse agresiva con su pareja o, por el contrario, excesivamente cariñosa, no importándole lugar o circunstancia. Incluso puede llegar a coquetearle descaradamente a los amigos del novio o marido. Si sale sola con amigas, no puede evitar enviar mensajes de textos a su pareja o realizar llamadas telefónicas a altas horas de la noche. Su clásica frase al despertar: “¿Qué pasó anoche?”

8. La “madre”: Es el tipo de mujer que asume el rol de madre con sus parejas, olvidándose de que un hombre lo que realmente busca es una compañera y no una progenitora. Está todo el tiempo diciendo qué hacer, a dónde ir, con quién hablar, con quién salir, qué amigos debe tener, qué amigos no y qué ropa usar, entre otras cosas. Tienden a abrigar al novio o marido cuando nadie se lo ha pedido, aplicarles bloqueador solar y ordenarles el clóset, entre otras actitudes sobreprotectoras.

9. La materialista: es la mujer que no tienen ningún pudor en demostrar que para ella el dinero y las cosas materiales son lo más importante. Cuando recién se la está conociendo, suele mostrarse muy interesada por el tipo de auto que tiene el hombre, el cargo y empresa donde trabaja y el sector o comuna donde vive. Cuando ya está en pareja, suele pedir regalos caros y exigir ir a lugares y restoranes que estén a su altura. Si su marido queda cesante, su primera reacción no es la de entregarle su apoyo, sino la de exclamar “Y ahora, de qué vamos a vivir”.

10. La Contradictoria: es la mujer que un día te ama y al otro te odia. O la que suele decir “Eso no me importa”, o “Haz lo que quieras”, pero que en la práctica demuestra todo lo contrario. Suelen malinterpretar los piropos de las parejas.: “Qué lindo te queda el pelo tomado”, es interpretado por “Entonces no te gusto con pelo suelto?”

Más sobre Rankings

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X