Inicio » Redes Sociales » Equipo

¿Cómo reacciona un tuitero de corazón ante un #temblor?

Desde "está temblando" cuando recién parte el sismo hasta echarle la culpa a Arjona cuando termina forman parte de las reacciones más conocidas en este medio.

Diez para la una de la madrugada. Miles de chilenos están frente al computador mientras otros varios millones duermen. De pronto se te mueve la pantalla, la silla el teclado y te das cuenta que está temblando. Y cada vez más fuerte.

El paso lógico para una persona que no tiene idea de Twitter es pararse de su asiento o de su cama, resguardarse y esperar que pase luego el movimiento sísmico. Pero para un tuitero de corazón eso es casi un pecado mortal.

Twitter temblores

Foto: Twitter

Al sentir el remezón, el usuario de la red social suele escribir “está temblando”. La frasecita puede estar rodeada de signos de interrogación con el afán de confirmar la sensación de que se le mueve el piso por obra y gracia de las placas tectónicas y no de otra cosa.

Si el sismo pasa pronto, el tuitero sonríe y escribe la magnitud aproximada que percibió. “Para mí que fue 4 o 5 Richter”, suele ser un clásico posteo.

Si la cosa pasa a mayores, seguido del tuiteo “está temblando”, podrán venir otros en mayúsculas semejando un grito y, si la magnitud es muy grande, entre los 140 caracteres se escapará más de algún garabato o alguna interpelación divina. “Dios mío, ¡ES TERREMOTO, WN!”, puede ser un tuiteo tipo.

Al finalizar el sismo, se suspira, se chequean los daños y, si no se cortó la luz, se puede escribir algo interpelador y solidario “¿están todos bien? ¿Dónde se sintió?”. Si tiene un smartphone se puede hasta dar el lujo de salir a recorrer el barrio, grabar video, sacar fotos y convertirse en un cazanoticias.

En Chile, una vez que terminan los temblores, existe una verdadera tradición y esa es hacer un chiste sobre el cantante Ricardo Arjona y su condición de “yeta” y precipitador de temblores. Esta chapa se la colgaron los usuarios de la red social el 27 de febrero de 2010, día del terremoto 8,8, el que ocurrió a sólo horas de que terminara la presentación del guatemalteco en el Festival de Viña del Mar.

A más de dos años, esta fama le sigue acompañando pese al enojo de sus fans y, ahora que vuelve a Chile, habrá que estar atento para saber si el juego de los tuiteros nacionales por molestar al cantante, tiene algo de asidero. Si tiembla, ya sabe con quien se desquitarán en la red social.

Más sobre Redes Sociales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X