¿Quién es Ignacia Antonia, la joven de 17 años con seis millones de seguidores en TikTok?

La chilena también tiene dos millones de fanáticos en Instagram.

Guía de: Medios Sociales

Ignacia Antonia

La joven de 17 años vive en Las Vizcachas, en Santiago.

Con solo 17 años, Ignacia Antonia Hernández puede presumir de una fama envidiable en las redes sociales, pues la joven chilena es furor tanto en TikTok como en Instagram.

De hecho, en TikTok, la plataforma más utilizada del mundo para subir videos musicales cortos, a los que se pueden aplicar miles de efectos y filtros, tiene casi seis millones de seguidores.

En la aplicación que pertenece a Facebook, en tanto, consiguió que dos millones de personas comenzaran a interesarse en su vida cotidiana gracias a que sube fotos prácticamente todos los días.

Ignacia se hizo conocida por un reto llamado #ControlaChallenge, en el que bailaba moviendo las caderas. Eso la llevo a realizar varios videos de “Belly Dance”, con los que arrasó en redes.

Tanta popularidad provocó que fuera invitada a programas tanto nacionales como internacionales, e incluso a recibir propuestas de trabajo luego de ser partícipe de un clip del cantante colombiano Kevin Roldán.

Ignacia Baile

El baile con el que se hizo conocida la joven de 17 años.

A tanto llegó el fanatismo de quiénes la conocen, que en un viaje a Perú provocó un caos absoluto: debió ser sacada con escolta policial del club Media Fest, pues estaba atiborrado de gente que quería compartir con ella.

La fama, eso sí, no la hace perder el foco de lo que realmente quiere. En marzo pasado, le confesó a Radio BioBio que pretende tomar clases de locución, baile y manejo audiovisual cuando termine el colegio. Y que aún no desea estar en televisión.

Pero el ser tan conocida le jugó una mala pasada en el verano, debido a que publicó por error la dirección de su casa en una de las tantas publicaciones que realizó en TikTok.

IA

Ignacia también es muy popular en México y Argentina.

Sobre el episodio, la mujer relató a LUN que “yo me comporto con la gente de la misma forma en que quiero que se comporten conmigo. Esa vez, una niña trajo a todo su curso y yo no estaba. Mi mamá les dijo eso y quisieron entrar a la casa a sacarse fotos. Eso fue un poco desubicado. Pero uno cuando es chico quiere conocer a sus ídolos, así que puedo entenderlas”.

Quien no escondió su molestia con el mismo diario fue Beatriz, su madre. “Venir a la casa fue mucho. Yo entiendo que la quieran, pero una vez me hicieron un cuestionario completo preguntando dónde estaba y a qué hora llegaba. Muchas veces las propias mamás de las niñas las llevaban al condominio donde vivimos”, sentenció.

Más sobre Redes Sociales

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X