Inicio » Rock »

50 años de “Rubber Soul”: el disco de Los Beatles que lo cambió todo

El 3 de diciembre de 1965 Los Beatles publicaron su mejor LP (hasta entonces) y sentaron las bases de lo que sería la historia del "disco" como hecho artístico

Guía de: Rock

Las cosas no fueron siempre así. No fueron siempre como las conocemos. Todo empezó en 1965. Hace exactamente cincuenta años, medio siglo. Con “Rubber Soul”.

50 años de Rubber Soul

Viaje veloz en el tiempo, para comprender en toda la dimensión cómo era la situación. Elvis y otros tantos locos habían sacudido la telaraña de la música años antes. Los barrios negros de EEUU y los marinos del norte de Inglaterra la habían rescatado de las iglesias y las óperas. Ahora, los chicos escuchaban en su casa… y en los pubs. Los Beatles, la mejor banda de bares y singles del planeta, se convirtieron en la cabeza de esa moda que todo lo traspasaba. Las chicas usaban minifalda, los chicos lucían flequillos y los LPs (los discos que publicabas sólo si tenías éxito con los singles) parecían portada de revistas de adolescentes. Se grababan de un tiro: instrumentos, un micrófono, unas estrofas rimadas sobre muchachas lindas, afinar un poco y a grabar. La pregunta es: ¿cuánto habría durado el rock así?

Pero Lennon, McCartney, Harrison y Starr tenían otra idea.

50 años de Rubber Soul

Portada original Rubber Soul, edición británica

Los Beatles habían dado muestras de cambio a lo largo del ajetreado 1964: la fama histérica parecía efímera, las películas cuánto durarían. Durante ese alocado año sucedió un hecho clave. Durante la presentación del libro de Lennon “In his own write”, el periodista Kenneth Allsop le comentó a John que en esas páginas se “lo veía a él”, mientras en los discos eso no ocurría. Dylan ya cantaba sobre sus inquietudes; Los Stones, sobre historias de los barrios bajos. Mucha gente comenzaba a sospechar que el rock podía ser algo más que una moda pasajera, podía hacer más que entretener algunos veranos.

Y tenían que ser ellos quien dieran el puntapie inicial, ¿quien si no?

Los Beatles pensaron junto al dedicado George Martin “un disco”. Uno de alma “de goma” (juego de palabras de Paul, desafiando al Plastic Soul). No más canciones sueltas, basta de distinción entre hits vendibles y temas de segunda línea. Un disco entero en el que todo estuviera pensado como tal.

Detuvieron las giras interminables y se agendaron, en un hecho inaudito, diecisiete días en estudio (para darse una idea, el primer LP “Please please me” fue grabado en uno). Tenían la idea madre: un comienzo agitado y temas complejos bien grabados. Ya desde la segunda canción, “Norwegian Wood”, Harrison marcó las pautas de autoexigencia: un sitar rompía los sonidos tradicionales.

Otra decisión rectora fue no incluir covers de bandas ajenas. Lennon y McCartney eran compositores y lo eran de los buenos, con necesidades que esperaban por salir. “You wont see me”, de Paul, era dedicada a Jane Asher, una mujer difícil, no una de las gritonas habituales de los shows. John escribía “Nowhere man”, donde expresaba su alienamiento con un planeta que comenzaba a hastiarlo. “The Word” apuntaba contra los fanáticos religiosos, ¿qué tenía que ver esto con los rockabillies de antaño? “In my life” se convertía en la primera autobiografía musical de Lennon, una especialidad que alcanzaría la cima cinco años después, ya separados los Beatles, en el disco de la Plastic Ono Band.

50 años de Rubber Soul

Las influencias de “Rubber Soul” pueden detectarse en muchos artistas de la época, desde Los Rolling Stones a Bob Dylan. Acaso el que lo dijo abiertamente fue Brian Wilson, de los Beach Boys: “Mientras lo escuchaba me prometí: Ahora voy a hacer un disco tan bueno como “Rubber Soul””. El resultado fue una de las grandes gemas del rock: “Pet Sound” (1966)

El cambio llegó hasta la portada. Los Beatles se decidían por una tapa sin el nombre de la banda, algo infrecuente. Los responsables fueron Charles Front, tipógrafo, y el fotógrafo Robert Freeman, que a pedido del grupo distorsionó la toma. En la portada, hasta los datos de la editora quedaron relegados. Nada podía romper el efecto que el disco causaba en el oyente.

Como nada podía permanecer quieto mucho tiempo por aquellos tiempos, los Fab Four mutarían otra vez apenas editado el disco. El futuro era la psicodelia, un tal “Revolver”, cuando Los Beatles volverían a transformarlo todo… otra vez.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X