Inicio » Rock »

Agosto de 1991: Fecha clave para la cultura mundial ¿Sabes por qué?

En poco más de treinta días, ocurrieron tres sucesos que se transformaron en hito: Viaje al último gran ciclo del viejo y querido rock & roll.

Guía de: Rock

Rayos-X-2

Tiempo atrás llegué a un punto en una novela. El personaje, un cuarentón resignado amante del todo tiempo pasado fue mejor, aseguraba que “todo había concluido en Use your ilusión”. Leí con una mueca de disgusto. Use your Ilusion. No decía más.

Yo tenía info extra a, digamos, mi tía o la vecina de al lado. “Use your ilusion” era el nombre de un disco. Recuerdo como si fueran ayer aquellos días. Debutaba en una escuela de arte, temblaba por el comportamiento errático de los otros chicos, y un par me sorprendían con su transformación: en meses pasaban del jogginsl a un vestuario oscuro, aros y tatuajes como se popularizarían décadas después. Aquel personaje de la novela hacía una simple sinécdoque: “todo” no concluyó en aquel disco. Pero la música sí tuvo un momento cumbre en esos días. Para quienes la música abarcaba lo más importante en la vida, “música” ocupaba el lugar del “todo”. Lo dicho: una sinécdoque.

El 12 de agosto de 1991 Metallica editó su obra cumbre, el mal llamado Black Album. La placa era la frutilla de una banda que provenía de los lejanísimos 70s y había llegado al estudio en 1983. Este disco sin título vendió medio millón de copias en una semana y llegaría a los 16 a lo largo del tiempo.

agosto-1991-1

“Metallica” es el trabajo más exitoso de una banda que, como tantas otras en la historia, tuvo su etapa dorada, una perfecta parábola de popularidad que alcanzó su máximo en este disco. Luego, todo descenso. ¿Los hits? “Nothing Else matters”, “Enter Sandman”, “The Unforgiven”, casi nada, ¿no?

Pero entre “Metallica” y “Use your Ilusion” habría más. El 27 de agosto Eddie Vedder lanzaría con Pearl Jam el álbum debut del grupo. Explotaba el rock alternativo con “Ten”, un disco destinado a dejar huella y cambiar las reglas del juego en la cultura. La movida grunge contaminaría el mundo entero con su música, su visión poco optimista de la existencia y dejaría una nueva ciudad en los anales del rock, como antes habían sido Liverpool, Londres o Nueva York: Seattle.

agosto-1991-2

Millones de jóvenes que oían con desconfianza las melodías clásicas a lo Lennon/McCartney o Jagger/Richards encontraban su nuevo altar en sonidos que marchaban por una vía paralela al rock: Pearl Jam tuvo su momento junto a otros nombres que no sonaban amables a los padres, pero sí a los fans: Alice in Chains, Soundgarden. Y una más, claro, una tal Nirvana y su torturado genio Kurt Cobain.

¿Tenía razón el personaje de la novela? Metallica editó su disco mayor un 12 de agosto, Pearl Jam irrumpía en la escena el 27 y apenas un puñado de días después, el 17 de septiembre, Guns N´Roses publicaría “Use Your Ilusion”. Parece increíble: una semana después llegaría “Nevermind”, de Nirvana. A finales de noviembre moriría Freddie Mercury y así cerraría el año que había iniciado con “Losing my Religion”, de R.E.M.

Revuelvo en busca de aquella novela. No recuerdo su autor para buscarla. Quizá exagerara el hombre pero no estaba del todo errado. Después de 1991 nada sería lo mismo. Habría que quedarse con agosto de ese año entonces, el último mes de creatividad mayúscula en el rock. Pero ¿era el rock “todo”? Y en ese caso, ¿qué significaba “todo”? Busco en la biblioteca y nada. Al final la encuentro en un cajón: no es una novela, es un manuscrito. Mio. “Todo había concluido con Use Your Ilusion”. Mientras espero la llegada de mi primera nena, no quiero reconocerme en esa frase; no puede ser así, no te puedes volver un cínico a los 38 años. El rock, que te puede haber educado en ética y estética (incluso más que una escuela de arte) debe ser  una mayúscula, jamás un punto final. Porque el arte está al servicio de la vida. Nunca al revés.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X