Inicio » Rock »

El mayor escándalo sexual de Axl Rose: ¿Sabes quién fue la “corista” Adriana Smith?

Guns N´Roses tuvo una existencia salvaje: Entre las anécdotas sexuales más intensas, resalta la insólita grabación de "Rocket Queen".

Guía de: Rock

adr

En el invierno de 1987 EE.UU era un polvorín a punto de volar por los aires. El sueño americano de post-guerra era historia; el sueño hippie, un recuerdo, y los veteranos de Vietnam regresaban, ehh, mal. Pandillas se trenzaban a tiros por las pocas monedas que había, la policía era insuficiente, la cocaína corría como agua y las strippers contrabandeaban el HIV. Hermoso ¿no? El sueño americano. Bienvenidos a la jungla.

Algo había salido mal. El medio oeste era un infierno del que una banda de adolescentes de Indiana escapó rumbo a un futuro incierto. Mejor mal acompañados que abusados. Un joven delincuente combinaba con extraña habilidad sus mejores cualidades: robaba como los dioses, pegaba fuerte en las riñas… y sabía de música. Encima era increíblemente terco. Tenía un proyecto. Una banda de rock.

Te interesará: ¿Cuáles son las mejores canciones de Guns N´Roses?

GN´R comenzó a girar en pubs de Los Angeles y semejante violencia atrajo, como la flauta a los niños de Hamelin, a miles de jóvenes enfurecidos por su perra vida; debajo del escenario, todos los shows culminaban en refriegas gigantescas. Tras el glam setentoso y la música-show de los 80, ese nuevo rock sonaba auténtico, de realismo extremo: tenía el enojo de los Sex Pistols y la lascivia de los Stones. Pero lo que faltaba era el dinero: los Guns ocupaban casas abandonadas, o seducían a chicas y les caían en banda a sus dormitorios; necesitaban un sitio para vivir. De paso, disfrutaban del sexo grupal.

Cuando el alumno esté listo, aparecerá el maestro, dice el dicho. Rose, Slash, Stradlin y McKagan finalmente encontraron un productor que los grabara. Mike Clink trabajó en las canciones y conoció pronto el carácter de Axl: el muchacho sabía qué quería para el grupo, para su carrera (“No. November Rain es para el segundo disco”) y para cada canción. Su extremo detallismo haría fama años después. Pero ya estaba allí aún cuando nadie lo conocía.

Lee también: La terrible historia de Axl Rose; el aberrante suceso de su infancia que separaría a los GN´R

Al momento de grabar el último tema del álbum, Clink sugirió traer una corista. La canción estaba inspirada en una stripper que había engualichado a Axl: Barbie Von Grief deseaba armar un grupo y llamarlo “Rocket Queen”. GN´R no le encontraba la vuelta al tema hasta que a alguien se le ocurrió: necesitaban unos gemidos. Había tres o cuatro cantantes que se hallaban en el estudio: silencio, micrófono y linda, intenta aullar como si tuvieras sexo. Axl negaba con la cabeza del otro lado del vidrio: esto está mal. Detrás suyo se hallaba otra stripper a la que solía recurrir el baterista Steven Adler; la repetición le había otorgado el dudoso cargo de “novia”. Así y todo, Steven se había acostado con otras. Axl la miró.

Guns-N-Roses-groupie-Adriana-Smith-with-Axl-Rose

Le preguntó a Adriana Smith si se atrevía a grabar. Conociendo el despecho que la chica cargaba, se atrevió a más: No impostarás, tendremos sexo y te grabaremos. Miró de reojo a ver la reacción de Adler; el pobre estaba tan drogado que ni se enteraba del asunto.

Guns-N-Roses-groupie-Adriana-SmithEl ingeniero de grabación Michael Barbiero no quiso ser parte, le daba pudor grabar a una pareja mientras mantenía relaciones. Su lugar lo tomó un tal Victor; puso los micrófonos y regresó a las perillas en el cuarto de control. Dentro de la cabina, Axl y Adriana comenzaron a tener sexo.

Axl la retó un par de veces: “Vamos Adriana, hazlo de verdad ¡No finjas!” La chica estaba encantada. Probaron varias veces y el tema quedó terminado. Había quedado grandioso.

“Appetite for Destruction” fue un éxito rutilante. El pandillero Axl y sus secuaces habían hecho una obra maestra, fruto de esa obsesión insólita y esa búsqueda por encontrar cada detalle que destacara los temas. “Dark side of the moon”, “Sticky Fingers”, “Led Zeppelin IV”: nosotros hicimos uno de esos discos. Me pone la piel de gallina, es algo que nadie me quitará”, dijo años después Slash, orgulloso. ¿Y EE.UU.? Todavía era amigo de Bin Laden, Trump era empresario, se acercaba al Siglo XXI, en fin…

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X