Inicio » Rock »

Esta fue la razón por la que Lennon siempre odió “Sgt Pepper’s”: ¿Qué disco le gustaba más?

El genio musical nunca tuvo una buena opinión del que muchos consideran el mejor álbum de todos los tiempos.

Guía de: Rock

john_lennon_aliens.imgo_-1280x720

Lennon y los Beatles… ah… qué maridaje toxico. El genio artístico del Siglo XX se llevó de patadas con el material de la banda que lo empujó al estrellato mundial y eterno. Es sabido: Que sus primeros temas eran “menores”, que las canciones de Paul eran “música para abuelitas”… La cuestión no mejoró una vez disueltos los Fab Four: El primer disco de Macca fue “basura”, el segundo de Ringo “no le dio tanta verguenza como el primero”, sobre el superhit triple de Harrison “no se sentaría a escuchar esa música”. Al menos, John no se anduvo jamás con vueltas, “es que tampoco me gustan los discos de Los Beatles”. Un analista ahí, por favor.

Sin bromas, Lennon sí recurrió a una terapia –aquella del grito primal del Dr .Janov– y allí comenzó a hacer música que sí lo conformaba. Música «real», como la llamaba él. El hombre odiaba las canciones que hablan sobre oficinistas que bla bla bla… Tal vez por eso despreció como pocos al que muchos consideran el mejor álbum de todos los tiempos: Sgt.Pepper´s Lonely Hearts Club Band. El trabajo es una de las cumbres de la psicodelia, un tema menor para un hombre bien, pero bien urbano.

Lee también: La historia de Los Beatles, resumida en diez pasos

De movida hasta el concepto parecía no coincidir la propia mirada que John tenía sobre la música: si Lennon amaba los temas “reales”, que hablaban de él, ¿por qué le gustaría un álbum donde su banda se disfrazaba de otra?

Todo eso quedó de manifiesto y más claro cuando, tras su retiro de cinco años entre 1975 y 1980, John volvió al ruedo y se sentó a hablar más reflexivo sobre su obra, sin la rispidez que guardaba para ella apenas disuelto el cuarteto. En conversación con David Sheff para Playboy, el artista dejó claro su mirada sobre Sgt Pepper´s, al que ubicaba muy por debajo del Álbum Blanco, del cual dijo en clara referencia despectiva al disco amado por todos: “Siempre lo preferí a todos los demás álbumes, incluido Pepper’s, porque pensé que la música era mejor. El mito de Pepper es más grande, pero creo que la música del White Album es muy superior”.

De Pepper´s no se salvarían ni sus canciones: “‘Good Morning” es un desperdicio, un pedazo de basura. Siempre lo pensé. El ‘Buenos días, buenos días’ era de un comercial de los cereales de Kellogg’s. Siempre tenía la TV muy baja en segundo plano cuando estaba escribiendo, así que apareció eso y luego escribí la canción”.

Es claro, el álbum, pergeñado por Paul, alentaba a la nostalgia al evocar diversos lugares y momentos y personajes de la infancia de los cuatro músicos. Pero Paul era el nostálgico, John tenía lazos mínimos con su pasado. Esta diferencia sería crucial al momento del final de la banda y marcaría el resto de la vida de McCartney y Lennon, mientras viviera. Uno evocando con cariño su gran banda, otro soñando con nuevos proyectos y un eterno renacer. John reservó, al menos, palabras suaves para “A Day in the life”, a la que admitió, sin nada de entusiasmo, como una cima de la banda: “Yo tenía la mayoría de la canción y de la letra, pero él (por Paul) contribuyó con esta pequeña parte que tenía alrededor en su cabeza y que no podía usar para nada”. Qué entusiasmo, ¿cierto?

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios