Inicio » Rock »

La noche que Freddie Mercury posó con la camiseta argentina y Maradona, con la británica

Sucedió con ambos países en la antesala de la Guerra de Malvinas y es recordada como un símbolo de la hermandad entre naciones supuestamente enfrentadas

Guía de: Rock

tumblr_mi75kfv9II1qearaqo1_1280

La historia reserva para Argentina e Inglaterra un sitial de enfrentamiento. Para los amantes de las fronteras, la telenovela entre ambos países es una de esas relaciones tóxicas que solo llevan infelicidad a cada integrante de la pareja. Pero no pueden dejarse. Deben amarse o pelearse. Ignorarse, jamás.

En la antesala de la guerra más desigual, Queen se presentó en Argentina. Sucedió en el estadio de Velez Sarfield, el 8 de marzo de 1981. Dos astros de reunieron: Freddie Mercury y Diego Maradona. Se juntaron en el vestuario e intercambiaron casacas en símbolo de hermandad. Freddie, el artista, le dio más glamour a la situación y enseñó su trasero a cámara. Luego se reencontraron en el escenario.

Queen-Live-In_Argentina-Diego-Maradona-Freddie-Mercury-Bending-Over-Butt

El rock siempre tuvo poco cariño por las banderías, aunque Queen representó como pocas bandas la fidelidad de los ingleses. Diego, en cambio, juró amor eterno al país que lo vio nacer, aún cuando le destinó una infancia de extrema pobreza. Al año siguiente, un militar alcohólico condujo a Argentina a una guerra contra la potencia mundial.

El nariz colorada usurpaba el cargo presidencial sostenido por siniestros cómplices, los medios de comunicación. Aquella junta militar andaba con ganas de iniciar una guerra. Probó con Chile por el Beagle y no tuvo fortuna. Pero aparecieron las Islas Malvinas. Miles de adolescentes fueron lanzados a un campo de combate gélido, sin abrigo… y sin armas (en defensa del enloquecido militar, los chicos sí tenían armas, aunque no funcionaban). Por esa vez, la ministro británica Margaret Thatcher se apiadó de ellos y aceptó detener tempranamente la matanza. Raro en ella: gustaba de mostrar su rudeza con los humildes; los mimos los dejaba para los poderosos.

Maradona se tomó revancha años después. Lo hizo como lo hacen los grandes, sin matar a nadie, y menos que menos a niños indefensos. Durante el mundial de futbol de México 86, convirtió el mejor gol de todos los tiempos y mandó a los ingleses a su casa.

Freddie y Diego ya no volvieron a encontrarse. Pero su arte los reúne a menudo. Cada vez que un amante de la belleza los evoca, su recuerdo renace y levanta vuelo. Donde sea. No reconoce fronteras ni banderas; es música arrullando infinitos compilados de goles de Maradona. Diego envejece en paz con su leyenda. Freddie es uno de los genios indiscutidos del Siglo XX. Thatcher y el borracho por ahí andan. Una fallecida, el otro quién sabe. A nadie le importan.

Maradona y Freddie Mercury, juntos:

 

La vida de Maradona, de fondo, Freddie Mercury 

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X