Inicio » Rock »

Las peores tragedias en la historia del rock: Imágenes que sacudieron al mundo

La masacre en Le Bataclan obligó a revisar este artículo que se hallaba pronto a ser publicado. Muerte, tragedias, avalanchas y locura extrema enlutaron al rock desde casi desde sus inicios.

Guía de: Rock

Nefasta coincidencia: este artículo estaba listo para ser publicado durante la mañana del viernes. La muerte le ganó de mano. El repaso por el horror calzado de guitarra eléctrica se había hecho con tristeza pero, también, con la imperdonable lejanía que proporciona el paso del tiempo. El texto original comenzaba así: “El rock comenzó duro en los 50s, se puso pacifista luego y el sueño terminó durante un recital de los Rolling Stones, en 1969. La tragedia siempre merodeó los shows, casi como una consecuencia natural de ser el hecho contracultural por excelencia: música de pasiones, drogas y cuestionamientos al sistema social.” La triste realidad nos obligó a reescribirlo.

Aún con la sangre de la tragedia de Bataclan fresca, es imposible atribuir a este nuevo horror las causas. En apariencia, provienen desde otro sitio, otra clase de locura, la terrorista. Pero retomemos el andar del artículo original, el racconto. Sin olvidar advertir que las imágenes de los videos contienen material que puede resultar perturbador.

Tragedia de Altamont (1969)

 

 

Es difícil saber si hubo eventos trágicos antes. Es posible. Pero para la opinión pública, la lista de tragedias en el rock comenzó el 6 de diciembre de 1969. Con la idea de repetir el suceso del cercano Woodstock, Rolling Stones convocó a otras bandas y casi 300.000 personas en un autódromo abandonado, el Altamont Raceway, al norte de California. El “Woodstock del oeste” convocó a alguien más: los Hells Angels, una pandilla que haría la seguridad del show. Después, lo inaudito hasta entonces: entre diversas avalanchas y durante la ejecución de “Under my Thumb”, un muchacho del público quiso trepar al escenario portando un arma y uno de los “Ángeles del infierno” lo acuchilló. El documental Gimme Shelter de Albert y David Maysles retrata el show, finalmente suspendido después de varias interrupciones, con un joven Mick Jagger perplejo ante lo que sucede a pocos metros del escenario. Esa noche ocurrieron tres muertes más, accidentales. Al año siguiente morirían Janis Joplin y Jimi Hendrix y se separaban los Beatles; la generación del amor llegaba a su fin.

 

Cincinnati´s Riverfront Coliseum (1979)

 

 

Entre la trágica noche de Altamont y la de Cincinnati ocurrieron varios sucesos de desenlace fatal. Pero fue durante el shows de The Who cuando la muerte se hizo presente de manera masiva otra vez. Poco menos de 20.000 personas acudieron al Coliseo de la ciudad para ver un show el 3 de diciembre de 1979. Pero el recinto tenía butacas sin numerar. Al abrir las puertas, la multitud se abalanzó en busca de las mejores ubicaciones. Resultado: 11 personas murieron aplastadas.

 

Dimebag Darrell, asesinado en escena (2004)

 

 

El virtuoso guitarrista de la legendaria banda Pantera, reconocido como uno de los mejores 100 de la historia, según la revista Rolling Stone, fue asesinado mientras tocaba, durante un show de su grupo Damageplan. El 8 de diciembre de 2004, Nathan Gale subió al escenario del Alrosa Villa Club, en Columbus, Ohio. Disparó a Dimebag y a cuanto humano quiso detenerlo. Mató a cuatro personas hasta que fue abatido. Pantera se quedaba sin guitarrista y el thrash metal, azorado.

 

Roskilde Festival, tragedia en Dinamarca, durante el show de Pearl Jam (2000)

 

arkivsolo

La era moderna también tuvo su noche negra en la historia grande del rock and roll. El 30 de junio del 2000 era la ocasión del festival danés Roskilde, uno de los más importantes de Europa. Tocarían Oasis, Iron Maiden, Lou Reed, The Cure, pero el número central era Pearl Jam. Y con ellos ocurrió. El diablo metió la cola en forma de estampida: una brutal avalancha se llevó la vida de 9 personas. La banda quedó en estado de shock absoluto, al punto que Eddie Vedder estuvo a punto de desintegrarla tras aquella presentación.

 

La muerte en el rock, también en Chile (1992)

Guns N´Roses se hallaba en la cima en 1992. La noticia que provenía desde Argentina parecía, además de trágica, bizarra: una adolescente se había quitado la vida en su casa de Temperley porque sus padres le prohibieron ir al show. Pero en el Estadio Nacional las cosas fueron aún peores: una valla cedió y debajo quedó Myriam Henríquez. La joven permaneció con muerte cerebral unos pocos días hasta que sus padres autorizaron quitar el respirador que la mantenía con vida.

 

West Warwick, la antesala trágica de la tragedia mayor (2003)

El 20 de febrero el rock batía todas sus marcas. Un pequeño local llamado Station, ubicado en West Warwick, en Rhode Island, EEUU, ardió tras un mal uso de un show pirotécnico. La banda Great White actuaba la noche cuando llegó el momento: el techo inflamable se encendió y cayó en forma de “lluvia de fuego” sobre todos los presentes. El guitarrista Ty Longley y 95 personas más fallecieron aquella noche sombría. Las imágenes son terribles. Parecía el máximo de horror. Jamás podría ser superado…

 

República Cromagñon (2004)

Las causas de la tragedia de Once son varias y comienzan más de diez años antes. Con la asunción del presidente Menem y la ejecución de políticas conservadoras, Argentina se hundió en la peor crisis de su historia. El rock, como lo había sido durante las dictaduras militares, se convirtió en barricada social. La refinada música de los 70s y 80s argentinos mutó al denominado rock barrial. En éste, el público (la hinchada, término futbolero) festejaba con pirotecnia el rito de encontrarse en un país arrasado por la macroeconomía y la corrupción.

La noche del 30 de diciembre de 2004, un nuevo y desbordado recinto para recitales se convirtió en una trampa mortal para casi doscientas almas durante el show de Callejeros. Una bengala lanzada por un espectador alcanzó material que, para no quemarse, despidió un gas tóxico. Las puertas de emergencias se hallaban cerradas.

Más de diez años después, algunos músicos, gerentes y funcionarios cumplen condenas por el desastre mayor en la historia de la música. Sucedió aquí cerca, del otro lado de la cordillera, en un país alejado del centro del mundo pero insólitamente rico en arte… y también en desgracias.

 

Le Bataclan (2015)

Las noticias continúan llegando mientras estas líneas cobran forma. Las palabras se suceden confusas, perplejas, inexactas. La banda estadounidense de Hard Rock “Eagles of Death Metal” tocaba el viernes 13 de noviembre en la sala de conciertos Le Bataclan, un ex cine teatro recuperado para conciertos, cuando personas armadas entraron al recinto y comenzaron a disparar a mansalva. Sucedió cerca de las 21.30. Las víctimas se presumen alrededor de 80. Pueden ser más. En apariencia, los músicos consiguieron escapar con vida. Éste fue sólo uno de más atentados en una noche teñida de muerte. París entera se vio envuelta en ésta. Las crónicas que llegan minuto a minuto dicen que la madrugada es silenciosa: el sonido posterior al horror.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X