Inicio » Rock » Equipo

Los 20 mejores bajistas de la historia del rock (III)

Seguimos con la tercera parte (del 10° al 5° lugar) de los 20 mejores exponentes de este instrumento en la historia del género.

10) Lemmy Kilmister (Motorhead)

Duro y frontal. Este británico adoptó su manera de tocar en el interminable ‘nomadismo’ que vivió con su familia en su niñez. En muchos de esos viajes presenció en vivo a The Beatles. Se enamoró del sarcasmo de su puesta en escena, sobre todo la de Lennon… Ahí comenzó todo.

Lemmy no es un virtuoso de escalas ni un avezado ejecutor técnico, pero posee una tremenda cualidad: construir una de las bandas ícono del heavy metal británico de principios de los 80’s a través de su instrumento.

Un sonido Rickenbacker lleno de potencia y filoso, forjando una columna vertebral para cada canción como si fuera forjada en acero sólido.

Si uno quita la línea de bajo de Ace of Spades o de Born to raise hell, son sólo ruidos. La agregamos y nos resulta un metal explosivo y sin tapujos.

Todo eso lo sumamos a una potente presencia escénica y una voz única (acorde con su bajo), y nos da un ejecutor fuera de serie.

9) Les Claypool (Primus)

Una técnica única, amalgamada entre los sonidos de Stanley Clarke y pedazos de metal, funky y flamenco.

Este californiano debe ser sin lugar a dudas el más virtuoso de los veinte que están en esta lista. Claypool es además un eximio contrabajista, clarinetista y violinista. Está claro que tiene muchos lugares de donde sacar ideas.

Tras la muerte de Cliff Burton, Metallica comenzó a audicionar bajistas… Claypool fue a estas audiciones (siendo muy amigo de Kirk Hammett desde su etapa escolar) y no quedó. La razón esgrimida por la banda: Era demasiado bueno… y lo sigue siendo.

Si sonido es absolutamente único, tomando en cuenta que puede combinar el ‘slap’ de la escuela funk con el metal de manera grandiosa, combinando efectos y escalas que pueden verse plasmadas de manera única en Primus, su ópera prima en la fusión de estilos y que siempre brinda los mejores espectáculos en vivo.

8. Geezer Butler (Black Sabbath)

Un oriundo de Birmingham que junto a la banda liderada por Ozzy se transformó en un ícono del rock clásico. No sólo por lo dicho anteriormente, sino que también por su manera de tocar, influencia directa a gigantes como Steve Harris o Cliff Burton.

Geezer destaca por su violenta manera de sacar sonidos al bajo. Rompió el molde del bajista estático en escena, sintiendo el rock y golpeando las cuerdas para provocar un sonido artesanalmente duro, dejando ver mucho más una intencionalidad cruda de ser protagonista. Una leyenda viviente del bajo.

7) John Paul Jones (Led Zeppelin)

El caso de Jones es una simple suma de factores. A principios de los 60’s ya era un conocidísimo bajista de sesión y arreglista en Inglaterra, trabajando con gente como Jeff Beck, The Outlaws, Donovan, Cat Stevens e incluso The Rolling Stones.

Su tremendo trabajo como bajista, compositor, instrumentista y arreglista lo llevó a Led Zeppelin. La suma de su talento a Page y Plant no se hizo esperar, y Jones se transformó en la columna vertebral del sonido de los británicos.

Un bajista que, no queriendo ser muy protagonista, fue pieza clave en los arreglos de Zeppelin. No sólo en bajo… Su experticia en piano y mandolina destaca en canciones como No Quarter y The Battle of Evermore, haciéndolo un músico de excepción.

En resumen, un ejecutor que es clave en el éxito de una de las bandas más importantes del rock, sin lugar a dudas es un bajista de los grandes.

6) Geddy Lee (Rush)

Si Geezer fue influencia, este canadiense puede ser catalogado como el Frank Zappa del bajo.

Steve Harris, Nicki Sixx, John Myung, Les Claypool, Cliff Burton. Son sólo algunos que han reconocido a Lee como principal influencia.

Un músico todo terreno. Arreglista, compositor y cantante de una de las bandas más potentes del rock progresivo: Rush.

Fiel al sonido Fender Jazz Bass, Lee es un ejemplo de cómo un bajista se vuelve parte de un todo siendo protagonista. Su técnica es de las más limpias y pulcras del planeta, destacando su precisión y rítmica casi de reloj suizo.

Según la revista Rolling Stone, es un capricho de la naturaleza. Creo que no existe otra explicación para definir a este monstruo del bajo.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X