Inicio » Rock »

Sacrifice de Elton John: ¿Es esta la canción más triste y romántica de todos los tiempos?

Hora de ponerse melancólicos: ¿Has bailado junto a tu amor posible/imposible bajo la hipnótica cadencia de Elton John? Y... ¿cumpliste tu sueño o se te quebró el corazón?

Guía de: Rock

Sacrifice de Elton John

El tiempo se fue, quién sabe cuándo. Se fue. Es posible que Elton John no haya envejecido bien. El hombre es hoy un personaje jocoso, no muy agradable. Pero hubo un tiempo en que las cosas fueron distintas. Elton fue un genio temprano de la música, a la par de Clapton, Lennon. Su increíble don tenía que ver con la melodía, el hombre sacaba canciones de la nada. Un don.

Pero hubo más. Hubo una época cuando el hombre abrió su corazón e hizo, de los enigmas más profundos, baladas desgarradoras. Todos saben: el significado de una canción lo pone el oyente; se adueña de la obra y la significa con vivencias propias. Algunas vez le dijeron al músico argentino Charly García que John era “un blandito”. El bicolor se ofendió: “Decir que un drogadicto que hace canciones de amor es un blandito… no sé”.

“Sacrifice”  apareció en el disco “Sleeping with the past”, en 1989. Tenía letra de Bernie Taupin y Elton la compuso pensando en un tema de Aretha Franklin, Do Right Woman, Do Right Man“. Taupin pasaba por problemas de pareja, por eso la lírica es inusual: un matrimonio se descompone. La melodía dice aún más: la tristeza corroe al escuchar.

La canción fue un superéxito en Europa, con puestos en los charts y todo. Pero más importante, fue para los jóvenes de esa época una canción sobre inseguridades y frustraciones que halló eco en chicos que salían al mundo. En tiempo donde las baladas “lentas” se bailaban (y se bailaban bien pegados), la canción era la preferida para cuando las luces bajaban, en aquellas fiestas donde las chicas ponían la comida, y los varones, la bebida. ¿Cuántos habrán dado su primer beso con Elton John oficiando de DJ?

Cuántos habrán pasado horas y horas en aquellos bailes intentando animarse a sacar a la persona soñada. Tortura de no animarse. Tortura de ver que un tercero sí lo hizo. Otros sí, habrán bailado la noche entera sin que el tiempo corriera. Ocurre. Cuando dos personas “conectan”, el reloj se detiene. Muchas de esas parejas hoy serán padres juntos. Otras no habrán vuelto a verse (¿lo/a extrañas? ¿has vuelto a pensar en él/ella?). “Sacrifice” está allí, para escucharla cuando precises. En discos polvorientos. O en el youtube del movil, regresando a casa una tarde de lluvia.

Más sobre Rock

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X