Inicio » RSE » Equipo

Empresas y cambio climático, cómo deben responder

Las firmas pueden realizar diversas gestiones y acciones para mitigar el impacto de sus operaciones en el medio ambiente. Conócelas.

Uno de los sucesos más recordados del año pasado, en cuanto a “errores empresariales”, fue el derrame de petróleo de British Petroleum en el Golfo de México.

Según el “Ranking Anual de Empresas Controvertidas” de RepRisk, el listado lo lideran British Petroleum y Transocean, las dos principales responsables de grandes desastres ambientales. Y si bien el derrame de petróleo no tiene relación directa con el calentamiento global, el repudio que la empresa recibió de parte de la sociedad civil, autoridades y entidades sin fines de lucro denota que el mundo no está dispuesto a convivir con compañías que no asuman su responsabilidad con el medio ambiente.

El mundo está cambiando

Cambio Climático

Foto: AP

La ola polar europea ha generado fuertes cuestionamientos sobre el cambio climático.

La ola polar en Europa o las inundaciones en Centroamérica no han dejado indiferente a nadie, las personas se preguntan si esto tiene o no que ver con el cambio climático.

Escuchamos de forma más frecuente sobre este concepto, pero aún no logramos entender de modo uniforme qué significa, y qué hay de mito y realidad detrás de esto.

La temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado más de 0,6°C en los últimos años, en gran parte por el desarrollo industrial y la combustión creciente de petróleo, carbón y gasolina, tala de bosques y explotación agrícola.

Todo esto ha incrementado sustancialmente la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, especialmente el dióxido de carbono, metano y óxido nitroso.

¿Y las empresas, qué?

Es evidente que las empresas pueden hacer mucho para mitigar el efecto del calentamiento global. La responsabilidad para reducir el calentamiento global lo tienen principalmente las compañías, que son el motor de la economía, pero también los Estados y las personas (cambiando su comportamiento de consumo individual).

Según la ISO 26.000 el asunto medio ambiental debería formar parte de la estrategia operativa de las empresas. Dice que deberían considerar proyecciones climáticas para identificar riesgos e integrar la adaptación al cambio climático en su toma de decisiones.

Además de cumplir con las leyes, deberían asumir responsabilidades por los impactos ambientales provocados; tener un enfoque precautorio; evaluar, reducir, mitigar los riesgos e impactos ambientales; y además asumir el costo de su contaminación (como fondos de contingencia para contrarrestar los costos de incidentes ambientales).

Qué pueden hacer las compañías

Cambio Climático

Foto: Vladimir Bigorra

Las empresas deben optar por tecnologías limpias, como la eólica.

Algunas líneas de acción que pueden seguir las empresas respecto del cambio climático pueden ser:

  1. Exigirle a los proveedores una política de mitigación ambiental
  2. Tener un sistema de transporte, de empaques y productos sostenible, rediseñarlo
  3. Usar tecnología limpia
  4. Compra de bonos de carbono y reducción de la huella de carbono (para medir la huella se puede utilizar el  Ecological Footprint Standards , Water Footprint Manual y Greenhouse Gas Initiative Protocole)
  5. Utilización responsable de los residuos y reciclaje (eso puede hacerlo cualquier pyme)

Existen oportunidades

La gestión medioambiental, es decir, acciones concretas para mitigar el impacto de las operaciones de una firma en el entorno, entrega diversas oportunidades para las compañías:

  • Reducción del consumo de materias primas y de costos
  • Mejorar la imagen frente a grupos de interés
  • Aumentar la competitividad porque la competencia se está sumando a las nuevas tendencias
  • Atracción de talento joven (interesado en trabajar en compañías sustentables)
  • Mitigar el riesgo de multas

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X