Inicio » RSE » Equipo

¿En qué consiste la nueva normativa de RSE?

El estándar ISO 26.000 busca orientar a empresas de todo rubro y tamaño -en el sector privado, público y sin fines de lucro-, en cuanto a la gestión social.

La comunidad y los stakeholders son cada vez más exigentes en la evaluación que hacen del actuar de las compañías. Por eso es más imperiosa la necesidad de contar con una directriz que guíe a las empresas y organizaciones en su esfuerzo por ligar el crecimiento productivo con los intereses de la sociedad y del medio ambiente.

ISO-RSE

Foto: iso.org

100 páginas tiene la norma ISO de RSE

Desde el 2005 que la International Standars Organization (ISO) —organización que desarrolla estándares internacionales de certificación — empezó a trabajar en la elaboración de la ISO 26.000, una guía que busca dar orientación a las empresas en la aplicación de la responsabilidad social, pero a diferencia de otras normativas, no está destinada a ser un estándar para certificación para fines regulatorios o contractuales, sino que tiene carácter voluntario.

El 13 de septiembre, y tras más de cinco años de trabajo, la guía fue aprobada para su publicación como Norma Internacional ISO. Según informaron en la organización, el objetivo es que sea publicada el 1 de noviembre.

¿Qué regula?

La ISO 26.000 entregará orientación para todo tipo de organizaciones, en el sector privado, público y sin fines de lucro, sin importar su tamaño o ubicación, sobre integración, implementación y promoción de prácticas socialmente responsables.  Pero no sólo será una pauta de orientación: ofrecerá guías, recomendaciones, consejos y propuestas.

A juicio de Rob Steele, secretario general de ISO, la norma ayudará a las empresas a ver la RSE no sólo como una “linda idea”, sino que les entregará las directrices para aplicar este concepto en la práctica de una forma pragmática.

La norma es el resultado de un consenso internacional entre expertos de diferentes ámbitos. El grupo que trabajó en la ISO 26.000 está  conformado por 435 acreditados, que representan a 92 países, y 191 observadores especializados.

Siete recomendaciones

Además de entregar definiciones sobre la Responsabilidad Social Empresarial, la guía contiene recomendaciones en siete materias: gobierno de la compañía; derechos humanos; medio ambiente; prácticas laborales; prácticas operacionales; consumidores y participación activa y desarrollo de la comunidad.

Algunas propuestas de la norma:

Consumo: Las empresas debiesen entregar información a los consumidores sobre la sostenibilidad de los productos y servicios, incluido el rendimiento, país de origen, eficiencia energética, contenido o ingredientes (incluido el uso de organismos genéticamente modificados), los impactos para la salud, bienestar de los animales, uso, manutención, almacenamiento y eliminación seguros de los productos y sus envases.

Servicios básicos: De acuerdo a la norma, las compañías que proveen servicios básicos debiesen no desconectar los servicios esenciales por no pago sin darle al consumidor la oportunidad de buscar plazos razonables para realizar el pago.

Igualdad de género: La pauta también propone condiciones de igualdad para mujeres y hombres, para evitar prácticas discriminatorias, como por ejemplo,  pedir pruebas de embarazo, ascender sólo a hombres en puestos de alta gerencia o pagar menos a las mujeres por las mismas responsabilidades que sus pares.

A pesar de todo lo anterior, este proyecto no ha estado exento de críticas, principalmente por el hecho que la ISO 26.000 no tiene la intención de convertirse en una norma certificable. Además, muchos dicen que será prácticamente inaplicable por parte de las pymes (que son más del 80% de las empresas), debido a la alta complejidad de sus redes.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X