Inicio » RSE » Equipo

Etiquetas verdes, una tendencia mundial

La huella de carbono de los productos podría convertirse en un factor más de decisión de compra, como lo es hoy el precio.

La huella de carbono ha dejado de ser un concepto meramente abstracto y ya no es una bandera de batalla exclusiva de los ambientalistas. Hoy, el propio mercado está demandando por productos que informen sobre su huella. Los productores que no se sumen a esta tendencia podrían perder competitividad.

Etiquetas verdes

Foto: Bloomberg

La cadena de supermercados Tesco ha etiquetado sus marcas con información del CO2 que se ha generado en su producto.

A futuro, la huella de carbono de los productos podría convertirse en un factor más de decisión de compra, como hoy es el precio. Algo así como una nueva moneda.

Desde hace unos años que Tesco, la más grande cadena de supermercados del Reino Unido, tiene 500 productos de sus marcas propias con etiquetas que dan a conocer la cantidad de CO2 y otros gases, que se ha generado desde la producción hasta la colocación en las estanterías. Según una encuesta de esta misma cadena, 2/3 de los consumidores de Inglaterra considera la huella de carbono a la hora de comprar.

Este es uno de los ejemplos más evidentes de que la industria está cambiando.  Por lo mismo, las empresas exportadoras, transportistas, y todas las que pretendan mantener una relación económica con el mundo desarrollado, por el momento Europa, deben estar alertas y ser proactivas en entregar este tipo de información.

Tesco se impuso como meta reducir en un 50% de aquí al 2020 las emisiones de CO2 producidas en sus  centros de operaciones y distribución, y además, reducir los gases emitidos por la distribución de sus productos.  Para esto, lo primero que hizo fue imprimir en los envases de cartón de leche, datos sobre las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con su producción  y distribución.

Pero el supermercado inglés no es único que se ha preocupado por la huella. Asda, propiedad de Wal-Mart, quiere reducir sus emisiones de CO2 en 80 mil toneladas, y la multitienda británica Marks&Spencer pretende reducir al mínimo el uso de energía y compensar las emisiones de CO2. Otro ejemplo: la cadena de comida inglesa Waitrose reducirá en un 10% sus emisiones de CO2, y hoy recicla el 40% de sus residuos.

El problema para los mercados en desarrollo

Según ProChile, el 48% de las exportaciones chilenas en 2009 tuvo como destino países que están desarrollando este tipo de proyectos. Esto plantea un dilema social, pues esta tendencia podría perjudicar el crecimiento de los países en vías de desarrollo, ya que las naciones del primer mundo podrían dejar de comprar sus productos.

Etiquetas verdes

Foto: El Mercurio

Los británicos tuvieron en la mira las cerezas chilenas por los elevados índices de CO2 que producía su traslado hasta su país.

A fines del 2007, la BBC de Londres hizo un reportaje donde se cuestionó la compra de cerezas chilenas, ya que incorporaban un alto recorrido en kilómetros para llegar a Europa y, por ende, muchas emisiones de CO2, dejando en evidencia la importancia del tema. ¿Qué podría significar una tendencia de este tipo para los productores y exportadores nacionales? Una disminución en sus ingresos, ya que los volúmenes de envíos podrían reducirse drásticamente.

Pero no todo es desesperanzador. En Colombia se demostró que la huella de carbono de las flores colombianas introducidas en Europa, era menor que las europeas, ya que en el país sudaméricano hay más días soleados, por lo que no se necesitaban invernaderos (que requieren calefactores).

Nuevas normativas

El cálculo de la huella se está impulsando mediante nuevas normativas. Así por ejemplo, en Francia existe una ley que entraría en vigencia a principios de 2011 (“Ley Grenelle 2”) que exigirá que los productos informen en su etiquetado sobre la cantidad de diódido de carbono que generó su producción y transporte.

En tanto, en el Reino Unido, unas 5 mil empresas deberán registrarse en el Código de Buenas Prácticas para la Emisión y Reducción de GEI en el corto plazo.

Estados Unidos no se ha quedado atrás. Aprobó la Ley Energía Limpia y Seguridad Estadounidense, que le permitirá poner aranceles compensatorios sobre bienes intensivos en carbono.

Links:

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X