Inicio » RSE » Equipo

La evolución hacia consumidores 2.0, un paso necesario

¿Somos capaces los chilenos de cambiar nuestra conducta? La idea es tender a convertirnos en consumidores informados, responsables y que hacen un aporte al desarrollo sostenible.

La ley 20.580, más conocida como “nueva Ley de alcoholes” ha generado gran revuelo en una sociedad donde estamos orgullosos de nuestro “producto nacional” y donde las marcas de cervezas artesanales se hacen cada vez más populares. ¿Somos capaces los chilenos de cambiar nuestra conducta? Y ya que estamos en un proceso de cambio ¿por qué no agregar otro cambio para ser tomadores 100% responsables?

Hoy, al momento de ir al supermercado a comprar una cerveza, nos encontramos con múltiples opciones, artesanales, internacionales, con o sin alcohol, negras, rubias, filtradas o no. A principios del siglo XX, las alternativas se acotaban a una lista menor y no fue hasta 1930 cuando pudimos empezar a elegir las latas en desmedro de las botellas o barriles. ¿Cuál elección será más responsable o sustentable?

Consumidores 2.0

Foto: El Mercurio

En gustos no hay nada escrito, pero hay algunos puntos que nos podemos cuestionar antes de echar un “six pack” al carro de compras. En primer lugar, elegir lo local, no sólo será una cerveza más fresca, sino que favorecemos el desarrollo del país y podemos disminuir la emisión de gases asociada a los vuelos aéreos necesarios para su importación desde otros países.

Por otro lado podemos elegir si comprar lata o botella. Analicemos la mejor opción. Si bien el aluminio requiere de casi el doble de energía para su producción, procesamiento y transporte, éste es más sustentable que las botellas de vidrio. El por qué está dado por tres razones:

-         Las latas utilizan menos material y pesan una décima parte que las botellas, por lo que se ahorra en transporte, lo que también disminuye la cantidad de gases emitidos.

-         Al ser reciclado, el aluminio permite reutilizar el 40% del material.

-         El reciclaje del aluminio evita el proceso de minería, que es la etapa de mayor impacto ambiental.

-         El vidrio requiere de la misma energía para ser generado que para ser fundido.

La ley de tránsito sólo fiscaliza el consumo de alcohol al momento de manejar, pero podemos aprovechar este cambio de hábitos para modificar nuestra conducta de manera más profunda y no tan circunstancial, al convertirnos en consumidores informados, responsables y que hacen un aporte al desarrollo sostenible en cada decisión de compra, sin dejar de disfrutar de nuestra bebida favorita.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X