Inicio » RSE » Equipo

Las ventajas de reducir la huella de carbono

Además de beneficiar al medio ambiente, el disminuir las emisiones puede convertirse en un buen “negocio” para las empresas. Aquí, cómo llevarlo a la práctica.

Como ya lo hemos visto, la huella de carbono es la totalidad de las emisiones de gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera por individuos o por empresas. Pero si ésta no se mide, difícilmente podremos saber el impacto que tiene lo que realizamos hacia el medioambiente y contrarrestarlo, por lo que lo primero es saber qué de lo que realizamos contamina.

Huella Carbono

Foto: El Mercurio

Para obtener el certificado de la huella de carbono primero se debe medir el impacto que tiene en el medio la actividad que una empresa realiza.

“Si no tenemos una base, es imposible conocer nuestra cuota de responsabilidad al respecto y diseñar planes de reducción de estas emisiones“, dice Pablo Cortés de GEQ Chile.

Pero la reducción de las emisiones para las empresas no sólo es una alternativa para retribuir al medio, sino que también ofrece la posibilidad de reducir costos y se transforma en un elemento diferenciador de la competencia.

“Este tema pasa más por una decisión estratégica de negocios, que por un cuidado del medio ambiente. Lamentablemente Chile no está en una ubicación geográfica que nos favorezca, dado que tenemos que recorrer bastantes kilómetros para entregar nuestra fruta a mercados externos, por lo que actualmente nuestra fruta ya no es sólo comparada por precio y calidad, sino también por la Huella“, comenta Jorge Martínez de la consultora Green Volt.

Las ventajas:

  1. Reducción de costos operacionales.
  2. Amplía las redes de negocios.
  3. Poseer una ventaja competitiva y acceso a nuevos mercados.
  4. Mayor compromiso ambiental de la empresa y liderazgo proactivo en la industria.
  5. Ser pionero.
  6. Anticiparse a regulaciones internacionales.
  7. Transparentar las acciones relacionadas a la gestión medioambiental.
  8. Construir mejores vínculos entre la empresa, la sociedad y el medio ambiente.
  9. Contar con un elemento diferenciador, que la comunidad está considerando al tomar sus decisiones de consumo.
  10. Compromiso de sustentabilidad de su empresa.
  11. Proyecta una mejor imagen de la empresa para los stakeholders.

La certificación paso a paso

Huella de carbono

Foto: El Mercurio

Preocuparse de controlar la huella de carbono es reflejo de un mayor compromiso ambiental por parte de las organizaciones y empresas.

Para medir y luego certificar la huella es necesario hacer lo siguiente:

1. Levantar. Lo primero, es medir el impacto que tiene en el medio la actividad que una empresa realiza. Este proceso lo realizan empresas consultoras, que hacen que la medición sea más rápida y certera. Este levantamiento puede demorar entre 4 y 8 meses, dependiendo de la disposición y tamaño de la compañía.

2. Verificar. Tras la medición es importante que ésta sea verificada por parte de un tercero que valida que el levantamiento se hizo de acuerdo a estándares reconocidos internacionalmente. Esto lo debe hacer una empresa externa, que audite y verifica los datos levantados por la consultora.

3. Certificar. Una vez que la auditora aprobó la medición, ésta entrega la certificación por un periodo de tres años (generalmente). Es necesario recalcar que la certificación debe y tiene que ser a través de una empresa externa e independiente a la que desarrolla el cálculo.

Jorge Martínez agrega que el certificado entregado debe estar acreditado tanto en el país de la empresa beneficiaria como el país de destino del producto.

4. Disminuir. Una vez que la Huella está certificada, la consultora le  entregará un programa de reducción de emisiones donde propondrán medidas y acciones concretas para disminuir el impacto.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X