Inicio » RSE » Equipo

Los inicios de la Responsabilidad Social Empresarial, ¿cómo ha evolucionado?

Para aportar a la solución de estos problemas, pero desde la perspectiva empresarial, hace varios años se crearon dos corrientes que son la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y Sistema B.

A pesar de todo lo que hemos evolucionado como seres humanos, del desarrollo que han alcanzado algunos países y de las nuevas tecnologías e investigaciones, seguimos encontrando en el mundo problemas, antiguos y otros nuevos, que no hemos sido capaces de resolver como humanidad.

inicios rse

Foto: Internet

Si observamos con atención y vemos más allá de lo “superficial” que hay a nuestro alrededor, nos encontraremos con:

a) Pobreza y analfabetismo

b) Crisis poblacional

c) Conflicto global

d) Problemas medioambientales.

En palabras más simples y para que podamos verlo de mejor forma, esto se ve reflejado en desigualdad social, pobreza extrema, personas que no han podido terminar su educación, personas excluidas y vulnerables, población que envejece con mala calidad de vida, corrupción, manifestaciones en las calles, descontento social en diferentes países,  calentamiento global, mala calidad del aire y del agua, entre otros.

Para aportar a la solución de estos problemas, pero desde la perspectiva empresarial, hace varios años se crearon dos corrientes que son la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)  y Sistema B.

Si revisamos la historia, la RSE, nace en el primer cuarto del siglo XX y se fortalece en los 50′s y 60′s. Se inicia con la idea de que si las empresas usan recursos que posee una sociedad, ésta debe devolverle a la sociedad los beneficios que genera por ese uso.

Por su parte Sistema B nació en los 2000 y son empresas que redefinen el éxito en los negocios  y buscan aprovechar el poder de la empresa para resolver problemas sociales y medioambientales presentes en las sociedades que operan.

La evolución

Han pasado los años y estas corrientes van evolucionando. Así como en un comienzo sólo se hablaba de que eran las empresas responsables de esto, ahora se han sumado incluso organizaciones de la sociedad civil, del estado y de las ONG, entre otras. En sus inicios se hacían acciones de filantropía (regalos a fundaciones u hogares, entrega de materiales a colegios, aportes en dinero u otro) y ahora se asocia más a la gestión. Es decir, las organizaciones deben hacerse cargo de su cadena de valor, de los impactos negativos y positivos de su quehacer como organización, de los productos y servicios que ofrecen, de la calidad de vida de los trabajadores, por mencionar algunas. Por otro lado, para certificarse empresa B, éstas deben cambiar sus estatutos para asegurar la razón social o medioambiental que van a buscar solucionar desde la perspectiva de la empresa.

Esta evolución incluso ha hecho que de RSE, hoy algunos lo llaman Responsabilidad Social (sin apellido), otros lo llaman sostenibilidad, otros sustentabilidad, pero la definición y lo que esto implica, lo abordaremos en el próximo artículo.

Todo lo anterior nos demuestra que para lograr superar los problemas actuales, debemos pensar en el bien común por sobre el individual y asumir que cada una de las organizaciones debe cumplir un rol en la sociedad en la que está participando. No podemos seguir esperando que sean otros (las empresas,  el gobierno, las autoridades,  las ONG o quién prefieran ustedes) los que se hagan cargo de  los impactos negativos que cada uno genera, porque de lo contrario no podremos entregarle a las generaciones que vienen un mundo mejor del que recibimos y seguiremos haciéndole daño al planeta que es uno sólo.

Más allá entonces de que esto se llame RSE, Responsabilidad Social, Empresas B o lo que se invente en el futuro, el llamado y la invitación es que nos demos cuenta que debemos preocuparnos de ver cuál es el aporte que la organización donde participo está haciendo y debe hacer para tener una mejor sociedad hoy, que eso nos lleve a entregar un mundo mejor que el que recibimos y que el planeta pueda “aguantarnos” como humanidad.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X