Inicio » Running » Equipo

¿Por qué correr se hace adictivo?

Si eres de esos amantes del running y aún te haces esta pregunta, aquí te damos algunos datos a considerar.

Para comenzar quisiera compartir algo personal con ustedes: soy Tecnólogo Médico y terminando el año 2008 me encontraba muy cansada y, por qué no decirlo, desmotivada. Atendiendo pacientes todo el día, realizándoles exámenes para sus diversas patologías, el estrés de navidad,  año nuevo y cumpleaños varios, me dejaron mal.

Decidí que enfrentaría un nuevo año con otro ánimo. Sabía que esto no sería fácil y que debía partir con un cambio mental que me llevara a un “estilo de vida diferente”.

Maratón de Santiago

Foto: El Mercurio

Las "hormonas de la felicidad" son las que estimulan a los deportistas.

Andando por las calles vi un enorme cartel en metro Moneda de la Maratón de Santiago 2009 y pensé que esto era lo que necesitaba. Me inscribí en los 10K sin saber mucho de correr y sus preparaciones. Comencé a prepararme de a poco. Al principio 10 minutos, después 15 y así fui aumentando mis tiempos, y cada día quería correr “un poco más”.

Para finales de marzo y comienzos de abril ya se acercaba la Maratón de Santiago y me había convertido en una adicta al running. Entrenaba  4 a 5 veces a la semana. Mi cuerpo y mi mente me lo exigían, pero: ¿Qué es lo que ocurre en nuestro organismo cuando hacemos un deporte? ¿Qué es lo que nos lleva a perseverar?

Cuando realizamos una actividad física permanente, como el correr, nuestro organismo produce de manera natural unas sustancias llamadas “Endorfinas” también conocidas como “Hormonas de la felicidad”, y ellas se producen en respuesta a múltiples sensaciones de placer.

Nos generan un estado de satisfacción, bienestar y alegría; actúan como analgésicos, inhibiendo el dolor, el estrés, influyen en la regulación del apetito, la liberación de las hormonas sexuales y el fortalecimiento de las defensas.

Las endorfinas presentes en la sangre, producidas por el ejercicio físico, hacen que se retrase la fatiga, provocando una sensación de vitalidad. Su efecto es muy similar a los opioides (opio, morfina, heroína), pero sin sus consecuencias negativas.

Running

Foto: El Mercurio

Recuerda sonreír cuando corras, cuando cruces la meta, esto también es un estímulo positivo.

Lamentablemente su efecto es corto, pueden durar desde 3 a 30 minutos, pero mientras más actividad se realice, mayor es su producción.

Es por esto que correr se hace adictivo, nos genera buen humor, nos da energía para comenzar un nuevo día, nos  hace estar positivos, nos apasiona, nos hace “ir por más”.

Recuerda sonreír cuando corras, cuando cruces la meta. Esto también genera endorfinas y así transmites tu buena onda. Así que, como decía la clásica película de Tom Hanks, en que su protagonista recorría el país trotando lleno de felicidad, les dejo este mensaje: “Corre Forrest, corre…”.

Más sobre Running

Comentarios Deja tu comentario ↓