Aquellos astros que nunca jugaron por la Roja

En nuestro balompié muchos jugadores destacaron, lo que pudo haber supuesto una oportunidad en la Selección absoluta. Por diversas razones, esas aspiraciones no se concretaron. He aquí algunas de esas historias.

Guía de: Selección Chilena

Se dice que la máxima aspiración de la mayoría de quienes sueñan ser futbolista es llegar a la Selección Nacional. Alcanzar una nominación es sinónimo de estar integrado al grupo de los mejores.

Sin embargo, en la historia de nuestro balompié han habido muchos que destacaron en la escena local. Ya sea porque fueron ágiles porteros, eficientes zagueros, talentosos volantes o delanteros goleadores. Eso les permitió alguna opción en alguna Selección Juvenil o Equipo B.

Mas, a pesar de esos avales, su oportunidad de alinear en la Selección Absoluta se vio paralizada porque hubo otros que destacaron más en el puesto o, literalmente, fueon dueños de aquella nominación por su extenso y destacado tránsito en la Roja. O también, porque sacrificaron una opción de ser nominado por solventar su carrera en el extranjero.

A continuación, presentamos algunas de aquellas historias de destacados que, a pesar de sus talentos con el balón, no alcanzaron a disfrutar de una oportunidad en la Selección Nacional Absoluta.

Iván Mayo es considerado uno de los símbolos históricos de Vélez Sarsfield.

Iván Mayo es considerado uno de los símbolos históricos de Vélez Sarsfield.

* IVÁN CHINCOLITO MAYO: Este delantero, símbolo histórico del club San Luis de Quillota, fue uno de los primeros futbolistas chilenos que adquirió notoriedad internacional al alinear en el club argentino Vélez Sarsfield, entre 1933 y 1938.

Quillotano de nacimiento, destacó en el cuadro canariopor su capacidad de filtrador, escurridizo y dominador del balón. Eso le permitió reforzar al club Santiago FC en su gira por Lima en 1928, y hacer lo propio el año siguiente en el Combinado Universitario que disputó algunos lances en Buenos Aires.

Con esos avales, fichó en Colo Colo en 1932 donde confirmó su currículum, además de su pique explosivo y oficio de goleador. Una temporada más tarde, cuando el profesionalismo se confirmaba en nuestro país, emigró a Argentina.

En principio iba a Racing de Avellaneda, pero no pasó la prueba debido a que –según lo que él mismo contó-no tuvo cooperación de sus ocasionales compañeros para lucir sus atributos. Fue así que recaló en Vélez Sarsfield, donde pasó de centrofoward a entreala izquierdo, ubicación en la que demostró que también era un perfecto organizador, que creaba avances gracias a su habilidad para desmarcarse sin perder la posesión de la pelota.

Su estadía al otro lado de la cordillera lo alejó de la posibilidad de integrar el seleccionado que intervino en el Torneo Sudamericano de 1935. Esto, porque en aquella época no existía una política dirigencial para repatriar a jugadores que alineaban en el extranjero.

En 1938, y cuando mantenía un destacable rendimiento, una severa lesión en la rodilla producida en un partido con River Plate truncó su carrera. Tras ese luctuoso hecho retornó a nuestro país para formar, en una breve estancia, en Santiago Morning.

Víctor Alonso fue goleador de Primera División en 1940.

Víctor Alonso fue goleador de Primera División en 1940.

* VÍCTOR CAÑÓN ALONSO: Delantero puntarenense, uno de los referentes de las primeras épocas del club Universidad de Chile –alineó por la U entre 1939 y 1942-, destacó por su recio disparo de distancia –de ahí su apodo- y porque era de aquellos que, cuando era necesario, se echaba el equipo al hombro para intentar dar vuelta un resultado. Dueño de garra y derroche físico, era un pragmático en el manejo del balón ya que los lujos no formaban parte de su repertorio.

Sus primeras armas deportivas las tuvo practicando rugby. Fue en el equipo de la Escuela de Derecho de Universidad de Chile y en Universitario donde se formó futbolísticamente como piloto de ataque.

Tras disputar un Campeonato Nacional amateur, fichó en Unión Española. De ahí pasó a Santiago Morning (1936-1938), antes de retornar al cuadro azul y formar parte del plantel campeón en 1940. En aquella temporada fue goleador del torneo –junto a Pedro Valenzuela, de Magallanes- con 20 anotaciones.

A pesar de su rendimiento, fue contemporáneo en su puesto de otros notables centrofowards como Raúl Toro y Alfonso Domínguez, lo que le privó de una opción en la Selección Nacional. Tuvo sólo un acercamiento en enero de 1941, cuando alineó en un Combinado de la Asociación Central de Fútbol –que no era una Selección, ya que también se nominaba a futbolistas extranjeros que competían en la Liga local- que enfrentó a Argentina, en enero de 1941, por la denominada Copa Presidente de Argentina. Partidos que, por ende, no son Full International.

Pititore Cabrera era todo un espectáculo con sus volteretas tras anotar en las mallas rivales.

Pititore Cabrera era todo un espectáculo con sus volteretas tras anotar en las mallas rivales.

* VÍCTOR PITITORE CABRERA: Del popular centrodelantero surgido en San Luis de Quillota –y que formó un tridente ofensivo de terror, junto a Jorge Pindinga Muñoz y Patricio Yáñez- se decía que tenía aptitudes para destacar a gran nivel, pero su indisciplina fuera de la cancha atentó contra esa posibilidad. Además de su habilidad y poder de fuego en las mallas rivales, se hizo conocido por la doble voltereta que realizaba después de anotar.

Su oportunidad de integrar la Selección Absoluta la tuvo durante el período de Luis Santibáñez, a principios de los 80, al integrar la llamada Selección Joven. Para peor, en su mejor momento el puesto de atacante central era exclusivo de Carlos Caszely, sin descontar que había otras alternativas para nominaciones como Juan Carlos Letelier, Sandrino Castec y Osvaldo Arica Hurtado.

Daniel Chirinos ganó tres títulos con Audax Italiano.

Daniel Chirinos ganó tres títulos con Audax Italiano.

* DANIEL CHIRINOS: El portero símbolo histórico de Audax Italiano (1943-1958) tuvo la mala suerte de ser contemporáneo de otros guardavallas ilustres como Sergio Livingstone, Hernán Fernández, René Quitral y Mario Ibáñez.

Nortino, comenzó practicando básquetbol en Tocopilla, deporte que le permitió desarrollar su agilidad y armonía en sus movimientos. El fútbol lo tomó en cuenta después de que fue improvisado como guardavallas en el Tocopilla Sporting, donde desde el primer momento no tuvo contratiempos en la responsabilidad que conlleva el puesto.

Su rendimiento en la llamada Primera División tocopillana le permitió pasar al Unión Vergara de la oficina salitrera de Pedro de Valdivia. La posibilidad de llegar a un equipo de la capital se produjo gracias a los contactos realizados por un ex compañero de equipo, Roberto Morales. Las respectivas tratativas se realizaron con Audax, con el que debutó en la llamada Copa de Campeones de 1943.

A partir de ahí, mostró su seguridad de manos, prestancia para el puesto y serenidad. La base de todo el juego de Chirinos fue su formación gimnástica, lo que le daba una gran elasticidad en sus desplazamientos. Incluso, un periodista de su época comentó que estaba hecho de goma.

Con los colores audinos fue tres veces campeón (1946, 1948 y 1957). Además, fue un especialista en la contención de lanzamientos penales: en la temporada 1948 atajó 14 de los 16 remates desde los doce pasos que tuvo que enfrentar.

En la Selección Chilena fue convocado en la década de los 40 pero no alcanzó a jugar porque el dueño del puesto, beneméritamente, era Sergio Livingstone.

Severino Vasconcelos es uno de los referentes colocolinos de los años 80.

Severino Vasconcelos es uno de los referentes colocolinos de los años 80.

* SEVERINO VASCONCELOS: Sí, usted no lee mal. Estos párrafos de la presente crónica se refieren al talentoso brasileño que alineó en Colo Colo entre 1979 y 1985, formando un tándem ofensivo de alto rating junto a Carlos Caszely.

El acercamiento de Vasco con la Selección Chilena fue a finales de 1984, cuando el entonces designado director técnico de la Roja, Vicente Cantatore, manifestó públicamente que lo quería en su nómina de convocados para jugar las Eliminatorias al Mundial de México 86. Él estaba de acuerdo con hacer los trámites para tomar la nacionalidad chilena… pero con el detalle de no perder legalmente su origen brasileño. Los contactos se dilataron y terminaron súbitamente cuando Cantatore no continuó al mando del representativo, ya que no llegó a acuerdo con el entonces recién asumido presidente de la ACF, Miguel Nasur.

Para la anécdota quedó una fotografía que Vasconcelos se tomó, a fines de diciembre de 1980, vistiendo la camiseta roja con el escudo tricolor y que publicó un matutino capitalino ya que había rumores de que podría jugar las Eliminatorias al Mundial de España 82. Pero esa postal era sólo una broma para el Día de los Inocentes.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X