Barrabases le muestra el camino a “La Roja” en Brasil: Le ganó a España y Holanda

En la víspera de los duelos mundialistas ante ambos equipos europeos, repasamos los triunfos del equipo de Villa Feliz sobre hispanos y naranjas.

Guía de: Selección Chilena

Soñar no cuesta nada, dice el lugar común. ¿Y por qué no pensar qué, efectivamente, se le va a ganar a España y a Holanda en el Mundial? Por lo menos, hay antecedentes que confirman que alguna vez la Selección Chilena superó a los mencionados representativos europeos.

Sí, porque el legendario elenco de Barrabases, en el mundo alterno de los comics, se impuso en épicos partidos a hispanos y tulipanes, en relatos que comenzamos a recordar en las siguientes líneas.

Con Di Stéfano a la cabeza

Barrabases

El cabezazo de Pirulete firmó el definitivo 4-3 con que Barrabases se impuso a España, en agosto de 1960.

En agosto de 1960, Barrabases se preparaba para su debut en el Campeonato Nacional, cuando fue designado –con la opinión contraria de su DT, don Este Guatezapallo quien había reemplazado a Mister Pipa, renunciado el año anterior- por la Federación para enfrentar en un amistoso, bajo el rótulo de Selección Nacional, a España que andaba de gira por el sector.

Los titulares de los diarios exhibían frases como “El Match del Año: España con Chile” y “Barrabases Representa a Chile, Hoy Juega Con España ¡Expectación!”, mientras que el señor Guatezapallo –en una suerte de discurso bielsista con 50 años de anticipación- les señalaba a sus jugadores no olvidar la “marcación estricta, coraje y decisión en cada jugada. Primero ustedes, aunque sea un sacrificio jueguen a 100 kilómetros por hora hasta el final”.

Los temores de Guatezapallo se hicieron realidad con el fin del primer tiempo. 3-0 a favor de los españoles, con el primer tanto anotado por el Pelao di Stefáno, en clara referencia al referente histórico del Real Madrid.

El único que se salvó de ese papelón fue el portero Sam, quien –a pesar de los tantos recibidos- logró anular otras cuatro ocasiones claras de gol rival. Para peor, cuando la cuenta estaba 2-0, ingresó Guatón por un desorientando Pelucón. El obeso volante entró un tanto hiperventilado y duró apenas un minuto en cancha, ya que fue expulsado tras protagonizar la Gran Mocho Gómez –feroz patada a la altura de la medallita a un rival- y la Gran Leonel Sánchez –golpe de puñete a otro hispano, que lo increpaba por la falta anterior-.

El discurso de su estratego, donde los instó a “no achuncharse por los pergaminos del rival. En la cancha son todos iguales”, hizo reaccionar a Pirulete y a sus compañeros en el complemento. Y gracias a dos tantos del capitán –el primero y el cuarto, mediante golpe de cabeza-, más Chico y Torito, Chile se impuso 4-3, con una histórica remontada y un hombre menos.

Paternidad sobre Holanda

barrabases

Pirulete –era que no- firmó el 3-1 sobre Holanda, por la Copa Río de Janeiro 1979.

En el verano de 1979, Barrabases viajó hasta Brasil para disputar la Copa Río de Janeiro. Tras el debut donde se impuso por 4-2 sobre el club argentino Jeta Juniors –clara metáfora humorística a Boca Juniors-, el elenco de Villa Feliz debía enfrentar en la segunda fecha a Holanda, a la sazón doble subcampeón mundial.

Y tal como sucederá el lunes 23, cuando se topen en Sao Paulo, el cuadro nacional tuvo que jugar de blanco. En la víspera, el embajador chileno en el país amazónico los visitó en el camarín para comunicarles una decisión importante.

“La Federación de Fútbol ha considerado que este partido es a nivel de selecciones. Y les ha enviado este escudo chileno para que lo luzcan en sus camisetas, al lado de su corazón…”, señaló el diplomático. Por eso se ve a la oncena barrabasina luciendo la insignia tricolor sobre la mencionada camiseta alba.

El partido se lo llevó el elenco nacional por 3-1, con anotaciones de Pelao, Guatón –con un espectacular taquito bombeado- y el infaltable Pirulete. Para la anécdota quedaron los retos de Mister Pipa a sus dirigidos, cuando con la cuenta a su favor por la mínima los instaba a no defender sino que a seguir atacando –el estratego tuvo que ser controlado por dos policías cariocas-. Su furia aumentó con el empate parcial de los holandeses. Pero se le pasó el enojo con la victoria final, permitiendo a los chilenos disputar la final de la Copa ante la Selección Brasileña en dos historiados cotejos que dan para otra crónica.

barrabases

Con tintes dramáticos, por el drama con el Estrangulador de Boston, fue la victoria chilena sobre los holandeses en 1994.

Años después, chilenos y holandeses se reencontraron en la primera ronda del Mundial de Estados Unidos 94 –victoria 4-3 de la Roja, con el bufonesco Estrangulador de Boston amenazando a Mister Pipa, ya que en realidad era un portero que años antes el calvo entrenador había rechazado- y en los Cuartos de Final del Mundial de Alemania 2006, con nuevo triunfo nacional por 2-0 y una seria preocupación por la lesión de Cañoncito –casi una premonición de lo que sucedió, tiempos después en la vida real, con Arturo Vidal-.

barrabases

Guatón anotó los dos goles sobre Holanda, en el triunfo que clasificó a Chile a las semifinales del Mundial 2006.

En todo caso, insistimos: soñar no cuesta nada…

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X