Chile a la final de la Copa Confederaciones: Las poderosas razones que barrieron a Cristiano Ronaldo

Los marcajes chilenos y la figura de Claudio Bravo en los penales llevan a la Roja a su cuarta final consecutiva.

Guía de: Selección Chilena

1

No podía ser de otra manera. Con tensión, con incógnita hasta el último minuto. Chile clasificó a la Copa de las Confederaciones tras vencer en definición a penales, por 3-0 a la Portugal de Cristiano Ronaldo, que se quedó con las ganas de celebrar. El porqué de esta histórica faena del bicampeón en la ciudad rusa de Kazán, a continuación.

Le costó a Chile afirmarse. Portugal salió con su predisposición de apretar en tres cuartos de cancha, dificultando el armado del bicampeón. Además, cuando tenían la pelota, los lusos intentaron toque rápido, alguna entrada en diagonal o, era obvio, buscar a Cristiano Ronaldo quien estuvo cargado hacia la izquierda para obturar un par de centros. Incluso, los lusitanos tuvieron una ocasión más clara en esos primeros tramos del cotejo, cuando a los 6’ André Silva no pudo ante el achique de Claudio Bravo.

¡Derriben el muro! Siempre en los primeros eslabones del encuentro, los chilenos se encontraron con todos los espacios cerrados. Porque los ibéricos se quedaban en su zona apostando a la recuperación de la pelota para salir en contragolpe. Simple pero efectivo, a juicio de los europeos. Fue así que Alexis Sánchez, otra vez retrocedido de su posición nominal como delantero neto, logró meter un pase al vacío que Eduardo Vargas no pudo concretar ante la salida de Rui Patricio (5’).

Charles Aránguiz, niño símbolo. Recién a los 20’ el representativo sudamericano comenzó a ejercer dominio. Desde atrás, la línea de cuatro zagueros tenía el refuerzo de los volantes Marcelo Díaz y Pedro Pablo Hernández, muy bien en la marca. Y en el ida y vuelta, Charles Aránguiz con su acostumbrado tránsito longitudinal: apareció despejando en la defensa y también, tuvo una ocasión clara cuando apareció libre por la derecha pero no conectó bien un centro de Jean Beausejour.

Un remate de Arturo Vidal, al filo del alargue, pudo haber roto el empate.

Un remate de Arturo Vidal, al filo del alargue, pudo haber roto el empate.

Marca escalonada. La disposición chilena para detener al jugador del Real Madrid fueron las postas en la marca. Así, se fueron turnando en el marcaje del marqueteado delantero Marcelo Díaz, Arturo Vidal, Charles Aránguiz, Gary Medel, Gonzalo Jara y Mauricio Isla. Correcto el accionar de los nuestros.

¡A por la banda! Cuando los laterales del bicampeón tuvieron la ocasión de subir por su respectivo carril, hicieron transpirar frío a los portugueses. Por ahí un centro de Mauricio Isla no llegó a ser conectado, tal como los de Jean Beausejour. Sin embargo, esa opción ofensiva fue una interesante alternativa a la hora de asustar al rival.

Hasta que Chile tomó el mando. Definitivamente, en el segundo tiempo el equipo chileno se mostró superior. Su mejor movilidad y control del balón desarticuló la testera lusitana. Por ahí una media vuelta de Eduardo Vargas obligó a un máximo esfuerzo de Rui Patricio (52’), mientras que Arturo Vidal buscó su cabezazo o el remate de distancia. Y Mauricio Isla se desdobló al máximo para seguir picando por la banda, primero, y retornar a su campo para no perderle la pista a Cristiano Ronaldo, después. Sin embargo, en los últimos instantes del complemento, los dirigidos de Pizzi comenzaron a dosificar, administrando correctamente la pelota para buscar el resquicio hacia el área rival.

Cristiano Ronaldo sucumbió ante las postas chilenas. Mauricio Isla fue uno de sus principales marcadores.

Cristiano Ronaldo sucumbió ante las postas chilenas. Mauricio Isla fue uno de sus principales marcadores.

Tensión extra. El alargue significó cautela por parte de ambos representativos. Porque los detalles deberían resolver el tema. Por eso, el centro de Martín Rodríguez y que cabeceó Alexis Sánchez (94’) desviado quebró ese inicial letargo. Guardándose en su sector, el bicampeón esperó el momento de la salida sorpresiva. Peligrosa predisposición, porque se corrió el riesgo de que Portugal comenzará a crecer en confianza manteniendo el control del balón. Además, mientras el campeón europeo movió piezas con algunos cambios, Chile mantuvo el equipo inicial para que su estrategia no sufriera variaciones. Mi hablar con el doble palo de Arturo Vidal y Martín Rodríguez faltando dos minutos para el final.

¿Y el VAR? Asomo de polémica podría haber porque no se apeló al hoy tristemente célebre VAR en el mayúsculo penal que le cometieron a Francisco Silva cuando no llevaba un minuto en cancha. El árbitro iraní no tuvo los cojones para solicitar la asistencia de los tres referís que estaban en lo alto del estadio. Para peor, el juez apenas mostró amarillas ante posteriores groseras faltas sobre Alexis Sánchez y Arturo Vidal. Miedo escénico que le dicen. Eso último picó el amor propio de los chilenos para lo que se venía. Pero también, al margen, la FIFA debería aclarar si el VAR es para utilizarlo sólo en contra de algunos países, los que no son potencias o los que no tienen a un futbolista rey del marketing mundial, o para todos por igual.

Claudio Bravo, simplemente grande. Lo de los penales fue el bajativo para la tensión, Y ahí surgió la figura de Claudio Bravo, atajando los tres penales que alcanzaron a servir los lusitanos. Eso llevó a Chile a su cuarta final consecutiva, sí cuarta final consecutiva si se considera la Copa Amérca 2015, la Copa América Centenario 2016 y la China Cup 2017. Y ahí quedó Cristiano Ronaldo… (¿Cuántos asados habrá el próximo domingo 2 de julio, a partir de las 14 horas, cuándo comience la final de la Copa de las Confederaciones)

bravo-penales-f

PORTUGAL 0-0 (0-3) CHILE

PORTUGAL (4-4-2): Rui Patricio; Cédric, Bruno Alves, José Fonte, Eliseu; Bernardo Silva (83’ Ricardo Quaresma), Adrien Silva (101’ Joao Moutinho), William, André Gomes (116’ Gelson Martins); André Silva (76’ Nani) y Cristiano Ronaldo. DT: Fernando Santos

CHILE (4-3-1-2): Claudio Bravo; Mauricio Isla (119’ José Pedro Fuenzalida), Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour; Charles Aránguiz, Pedro Pablo Hernández (111’ Francisco Silva); Arturo Vidal; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas (85’ Martín Rodríguez). DT: Juan Antonio Pizzi

Definición a penales: Por Chile anotaron Arturo Vidal, Charles Aránguiz y Alexis Sánchez. Por Portugal desperdiciaron Ricardo Quaresma (atajó Claudio Bravo), Joao Coutinho (atajó Claudio Bravo) y nani (otra vez atajó Claudio Bravo)

Árbitro: Alireza Faghani (Irán)

Público: 40.855 personas

Estadio: Kazán Arena de Kazán

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X