Chile bicampeón de América: Las claves de la victoria sobre Argentina

La Roja agregó a sus vitrinas la Copa América Centenario en una campaña que refuerza que la Generación Dorada reafirma que es la mejor de la historia.

Guía de: Selección Chilena

Los bicampeones de América, qué duda cabe

Los bicampeones de América, qué duda cabe

Las celebraciones van desde el extremo norte, en Arica, hasta el extremo sur con Punta Arenas y más allá, en la Antártida. También, desde este lado de la ladera de la cordillera de los Andes hacia el oeste, con la larga costa y más allá, en Chile insular con Juan Fernández e Isla de Pascua. Este 4-2 en penales sobre Argentina permitió que no sólo el plantel dirigido por Juan Antonio Pizzi levante la Copa América Centenario, sino que lo hagan los más de 17 millones de chilenos.

Bendecidos son los compatriotas menores de 20 años de edad, que a lo largo de su vida ya han visto a su Selección Nacional jugar dos Mundiales –con triunfos que no se registraban desde 1962-, un tercer lugar en un Mundial Juvenil y ahora bicampeona de la Copa América. Lo que sus antecesores –incluido el redactor de esta crónica- sólo habían vivido en sueños o leyendo en la revista Barrabases, hoy es una realidad.

Es otro partido que engrosa la enciclopedia histórica de esta Roja, donde los detalles se presentan a continuación.

Mediocampo poblado: Tal como en el primer partido entre ambos en este torneo, los argentinos apelaron a la presión en la zona media. Sin embargo, los chilenos supieron superar el trance con toque rápido para buscar el resquicio. El choque de estos planteamientos trabó el trámite.

Además, Chile copó el sector con la mayoría de sus hombres para cerrarle espacios a Lionel Messi y evitar la corrida por el flanco izquierdo de Ángel di María. Lo peligroso fue cuando la Roja, al no tener el balón, le entregaba mucho terreno al rival quienes cuando aceleraban el tranco o cambiaban de frente con algún trazo largo produjeron inquietud.

También, había que estar con todos los sentidos atentos para jugársela con aquello por parte de los nacionales. Gary Medel perdió una pelota que posibilitó un pique de Gonzalo Higuaín que se fue apenas desviado, y con el Pitbull chochando con el poste derecho de nuestra portería (o mejor dicho, el poste derecho chocó con Medel).

Argentinos mala leche: Hay que decirlo, los albicelestes apelaron a todos los recursos para intentar superar a los chilenos. Y cuando decimos “todos los recursos” nos referimos no sólo a los futbolísticos sino al golpe malintencionado cuando el árbitro no estaba atento. Las perlitas fueron el pisotón de Gabriel Mercado sobre Alexis Sánchez, más las agresiones de Javier Mascherano y Ramiro Funes Mori sobre Charles Aránguiz y Eduardo Vargas, respectivamente. Su máxima expresión en el primer tiempo fue en los últimos minutos cuando reclamaron la expulsión de Marcos Rojo o una presunta falla técnica de Arturo Vidal. Parecía que algunos trasandinos estaban muy pasados de revoluciones…

¡Paren a Messi!: Estaba claro que había que evitar que el referente del Barcelona jugara lejos del área chilena. Por eso, había que detenerlo como fuera. Primero fue Marcelo Díaz, después Arturo Vidal. Claro que eso provocó tiros libres servidos por la Pulga que incluía peligro. El primero fue directo a las manos de Claudio Bravo; y el segundo, derivó en un cabezazo de Nicolás Otamendi apenas desviado.

Vidal omnipresente: La discutida expulsión de Marcelo Díaz, tras el choque de Lionel Messi sobre su humanidad, provocó que Arturo Vidal se olvidara tanto de la incursión ofensiva para reforzar la contención. Y cumplió, apareciendo en todo lados para no desbalancear el sector. Lo mejor es que el argentino Marcos Rojo se tentó en bajarlo, y se llevó tarjeta roja. El Rey impuso su autoridad hasta esos momentos.

foto2

Trabajo con cincel: En los primeros tramos del segundo tiempo dio la impresión que Chile se apreciaba más calmo que su antagonista. De esta manera, administró el balón buscando el resquicio con pases bien hechos para intentar culminar con algún remate de distancia o un centro al área. Esto, al no estar Marcelo Díaz que garantiza el manejo de los tiempos en la transición al ataque. En un plano más específico, la Roja intentó en algunos instantes aprovechar la banda derecha de su ataque al no estar el expulsado Marcos Rojo.

Lo de los centros casi resulta al filo del tiempo reglamentario, cuando Jean Beausejour sacó uno rasante que Alexis Sánchez no conectó correctamente. De haberlo hecho, era seguro que no había alargue.

Charles monumental: Si el Rey Arturo impuso sus términos cuando Chile se vio complicado con un hombre menos, fue el Príncipe quien puso las últimas ganas en lo que restaba de partido. Charles Arpanguiz trajinó a lo largo de la cancha, quitó, se bancó un par de fuertes agresiones y se acalambró. ¡Gigante el puenaltino!

Árbitro florerito: Mención especial para el referí brasileño Heber Lopes, quien con una dibujada sonrisa fue permeable a los reclamos de ambos equipos y mostró tarjetas amarillas como liquidación. A pesar de todo lo que le decían, se salió con la suya sacando adelante el pleito en su estilo… y estar incluido en todos los comentarios post partidos, incluyendo el que usted está leyendo en estos momentos.

foto3

Tiempo extra: En el tiempo adicional los trasandinos comenzaron a repartir leña, con el beneplácito del árbitro. Literalmente, era plantarle los estoperoles a todo lo que tuviera color rojo. Como se escribió más arriba, Argentina apeló a todos los recursos –lícitos y de los otros- para intentar imponerse.

También, los porteros se lucieron: Sergio Romero contuvo un testazo de Eduardo Vargas; y mejor Claudio Bravo al desviar un cabezazo del Kun Agüero que iba al rincón.

Finalmente, los penales con Claudio Bravo grande!!!: Y bueh, fueron un deja vú de lo sucedido el año pasado… con Claudio Bravo confirmando que había vuelto a ser el mejor. (Capitán… perdón por las críticas… perdón…)

ARGENTINA 0-0 (3-4) CHILE

ARGENTINA (4-2-3-1): Sergio Romero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi,  Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo; Lucas Biglia, Javier Mascherano; Lionel Messi, Éver Banega (111’ Erik Lamela), Ángel di María (56’ Matías Kranevitter); Gonzalo Huguaín (69’ Sergio Agüero). DT: Gerardo Martino.

CHILE (4-1-4-1): Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara, Jean Beausejour; Marcelo Díaz; José Pedro Fuenzalida (79‘ Edson Puch), Charles Aránguiz, Arturo Vidal, Alexis Sánchez (103’ Francisco Silva); Eduardo Vargas (108’ Nicolás Castillo). DT: Juan Antonio Pizzi

Árbitro: Heber Lopes (Brasil)

Expulsados: 28’ Marcelo Díaz (Chi); 42’ Marcos Rojo (Chi)

Público: 82.026 personas

Estadio: MetLife de Nueva Jersey

Definición a penales: Por Argentina anotaron Javier Mascherano y Sergio Agüero. Fallaron Lionel Messi (elevó su remate) y Lucas Biglia (contuvo Claudio Bravo). Por Chile marcaron Nicolás Castillo, Charles Aránguiz, Jean Beausejour y Francisco Silva. Desperdició Arturo Vidal (contuvo Sergio Romero)

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X