Chile en los Mundiales: 13 hechos sobre la nefasta participación en Inglaterra 1966

Tras el tercer lugar obtenido cuatro años antes, se aspiraba a una buena presentación. Pero la división en el plantel y rivales difíciles conspiraron contra un mejor rendimiento.

Guía de: Selección Chilena

El análisis que otorga el tiempo comenta que en su cuarta participación mundialista, Chile contaba con un buen equipo que era la amalgama de veteranos del tercer lugar de 1962 con nuevos valores que habían despuntado en la previa.

Mundial 1966

El Mundial de Inglaterra fue el debut en la escena mayor de un mozalbete Elías Figueroa.

Sin embargo, el rumbo que tomó el torneo en Inglaterra con mucho juego fuerte propuesto por los elencos europeos, con la permisividad de los árbitros de turno; más la división en el plantel chileno en camarillas casi irreconciliables derivaron en que la Roja sólo obtuviera dos empates y una derrota, traducido todo en eliminación en la primera ronda.

A continuación, y siguiendo con esta saga mundialista, los datos que rememoran la participación nacional en la cita ecuménica de 1966.

* La intervención de Chile en el Mundial inglés fue la primera en que la Roja llegó tras superar la correspondiente Eliminatoria continental. En dicho proceso se midió con Colombia (7-2 y 0-2) y Ecuador (2-2 y 3-1) lo que derivó en una definición con los del Guayas, en Lima, para determinar al clasificado al igualar ambos en puntaje con 5 unidades –vale recordar que en esos años el triunfo otorgaba 2 puntos-. El 12 de octubre de 1965 la Selección se impuso por 2-1 a los ecuatorianos en el Nacional limeño, inscribiéndose entre los 16 clasificados al certamen.

Mundial 1966 * El plantel chileno en las tierras de Su Majestad fue el siguiente:

Arqueros: 9. Adán Godoy (Univ. Católica) y 13. Juan Olivares (Stgo. Wanderers de Valparaíso)

Defensas: 2. Hugo Berly (Audax Italiano), 4. Humberto Cruz (Colo Colo), 5. Humberto Donoso (Univ. de Chile), 6. Luis Eyzaguirre (Univ. de Chile), 7. Elías Figueroa (Stgo. Wanderers de Valparaíso), 20. Aldo Valentini (Colo Colo), 21. Hugo Villanueva (Univ. de Chile)

Volantes: 10. Roberto Hodge (Univ. de Chile), 12. Rubén Marcos (Univ. de Chile), 14. Ignacio Prieto (Univ. Católica), 19. Francisco Valdés (Colo Colo)

Delanteros: 1. Pedro Araya (Univ. de Chile), 3. Carlos Campos (Univ. de Chile), 8. Alberto Fouilloux (Univ. Católica), 11. Honorino Landa (Green Cross de Temuco), 15. Jaime Ramírez (Univ. de Chile), 16. Orlando Ramírez (Palestino), 17. Leonel Sánchez (Univ. de Chile), 18. Armando Tobar (Univ. Católica), 22. Guillermo Yávar (Univ. de Chile)

* El hecho que en la dorsales de los jugadores aparecieran números tan disímiles a su posición –como que el puntero derecho Pedro Araya luciera el 1, o el portero Adán Godoy tuviera el 9- fue porque la lista fue inscrita por orden alfabético. Esa es la simple explicación.

* El más joven de esa plantilla fue Elías Figueroa, quien al comienzo del Mundial tenía 19 años, 8 meses y 18 días. El más veterano, a su vez, era Jaime Ramírez con 34 años, 10 meses y 29 días

* En Sunderland y Middlesbrough –las subsedes de sus partidos- la Roja mantuvo el esquema 4-2-4 exhibido cuatro años antes en Santiago y Arica. En la zaga, el Chita Cruz guiaba en sus primeros pasos a un mozalbete Figueroa. En el medio, la técnica de Prieto se equilibraba con el trajín de Marcos. Y arriba, Fouilloux (y después Yávar) se desempeñó un poco más retrasado dejando a Landa, tal como en 1962, en la labor de punta de lanza.

* Para el debut ante Italia, en la previa se reavivó lo sucedido en el Mundial anterior con la llamada Batalla de Santiago. De hecho, algún cronista español –como se consigna en el libro La Roja de Todos- despachaba minutos antes del pitazo inicial, desde Sunderland, que “atentos ¿eh? Que esto promete mucho. Aquí hay clima de guerra; sí, de gue-rra ¡bobo! ¿Es qué no sabéis qué los italianos se la tienen jurada a los chilenos?”. Al final no pasó nada, y ante un equipo chileno desganado, la azzurra se impuso por 2-0.

* Contra Corea del Norte, el representativo nacional se equivocó de forma mayúscula. Porque en vez de aquietar el juego rotando el balón, que era la característica del equipo, los chilenos comenzaron a correr tal como lo hacían los asiáticos. Para peor, y ante lo que se suponía que era un rival superior, nuetsro representativo con el 1-0 a favor –gracias al penal servido por Rubén Marcos- se dispuso a defender la ventaja en vez de intentar el golpe de gracia. Bajo ese escenario, en los 88’ Pax Seung Zin anotó el empate al aprovechar un mal despeje de Elías Figueroa. Como para enterrarse vivo…

* En la jornada final Chile enfrentó a la reserva de Unión Soviética, que ya estaba clasificada gracias a dos victorias. Tal como en Arica, la Selección jugó con camiseta blanca pero no le alcanzó. Perdió 2-1 cerrando esa nefasta campaña.

Mundial 1966

Formación que enfrentó a la URSS. Arriba, de izquierda a derecha: Valentini, Olivares, Marcos, Figueroa, Villanueva y Cruz. Abajo: Araya, Prieto, Landa, Yávar y Sánchez.

* La gran figura del equipo chileno en ese Mundial fue Rubén Marcos, quien años después recordó que “en Inglaterra hice dupla en el mediocampo con Ignacio Prieto, un jugador técnico, que manejaba muy bien el balón. A mí el fondo físico me alcanzaba hasta para tirar al arco. Le hice un gol a los rusos y otro a los coreanos pero no alcanzó para pasar a la otra ronda”. También se salvaron de la crítica el portero Juan Olivares, el delantero Pedro Araya y uno que hacía sus primeras armas a nivel internacional, Elías Figueroa.

* De la Selección que asistió al Mundial de 1966 se ha hablado que no era un grupo granítico, que las relaciones internas no eran de las mejores. Esto lo confirmó, 31 años después, Francisco Chamaco Valdés quien comentó que “era una muy buena Selección, llena de figuras, pero de muy malas relaciones. Ahí entrenaban los titulares y a los otros nos dejaban mirando”. Lo anterior lo reafirmó Elías Figueroa, quien apuntó que “los grupos adentro nos mataron”.

* El volante Jorge Toro, quien en 1966 jugaba en el Módena italiano, pudo haber sido repatriado para integrar el plantel mundialista. Sin embargo, diversas versiones indican que un grupo de jugadores influyó en el DT Luis Alamos para que no convocara al ex colocolino.

* Formalizada la eliminación del equipo nacional en la primera ronda, el dirigente de la entonces ACF –hoy ANFP- Juan Goñi dijo, muy seriamente, que al balompié chileno había que echarle parafina y acercarle un fósforo encendido. Voluntarios sobraban para tirar ese fósforo…

* Por su parte, Julio Martínez expuso desde su tribuna que “se sabía de antemano que Chile no tiene fútbol ni hombres adecuados para imponer sus armas en un continente donde se juega de otra manera y las cosas se estilan bajo el imperio de la rudeza, el poder físico y licencias referiles casi increíbles”. La verdad sea dicha, el Mundial de Inglaterra 66 fue, sino el peor, uno de los más violentos de la historia donde los más perjudicados fueron los equipos sudamericanos. La mejor muestra de esa afirmación fue la doble patada del portugués Morais que lesionó a Pelé, sin que el árbitro inglés George Mc Cabe siquiera amonestara al lusitano.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X