Chile en los Mundiales: Brasil 1950, la copa en que nos faltó mucho “punch”

En su segunda participación en el torneo, la Roja fue destacada, por propios y rivales, gracias a su juego ordenado y con intención. Lamentablemente, falló en lo más importante: la concreción de goles.

Guía de: Selección Chilena

En esta segunda crónica que recuerda las intervenciones mundialistas de nuestra Selección, en su incursión en Río de Janeiro y Recife destacó el hecho de enfrentarse otra vez a representativos europeos (Inglaterra y España), cotejos tan escasos en los primeros lustros de la Roja. Hito que, ojo, no sucedía desde la cita en Uruguay 1930.

También fue la ocasión en que el portero Sergio Livingstone –el primer gran ídolo en la historia del balompié criollo- pudo agregar a su curriculum el haber jugado en una cita planetaria, tras disputar cinco Torneos Sudamericanos –actual Copa América-.

Presentamos, entonces, los ítems correspondientes a las jugadas de la Selección Nacional en los lares del samba.

* El uniforme chileno en el certamen fue el tricolor que luce hasta hoy. Es que la camiseta roja, los pantalones azules y las medias blancas se habían oficializado el año anterior en el marco del Sudamericano disputado, justamente, en Brasil.

Foto: Internet

* En este Mundial debutaron los números en las camisetas. Así, por ejemplo, Arturo Farías ya no era el Cabezón sino que “el 5”; o Manuel Muñoz ya no era El Colo Colo sino que “el 10”.

* Tras su debut en el Mundial de Uruguay 1930, Chile no participó en las citas de Italia 1934 y Francia 1938 por diversas razones. En el torneo en canchas italianas quedó fuera en las Eliminatorias por secretaría, en beneficio de Argentina. Y cuatro años después, no se inscribió ya que los problemas internos en el país no daban para pensar en un viaje deportivo a Europa.

* Hasta el miércoles 24 de mayo de 1950 el plantel era encabezado por el DT húngaro Francisco Platko. Pero los malos resultados en los amistosos previos descabezaron todo lo hecho, se fue la mitad del equipo –una suerte de Selección Olvidada- y asumió como nuevo estratego Alberto Buccicardi.

* La definitiva nómina mundialista, que consideró 22 jugadores, fue la siguiente:

Arqueros: Sergio Livingstone (U. Católica) y René Quitral (S. Wanderers de Valparaíso)

Defensas: Arturo Farías (Colo Colo), Fernando Roldán (U. Católica), Francisco Urroz (Colo Colo), Manuel Alvarez (U. Católica), Manuel Machuca (Colo Colo) y Miguel Flores (Everton de Viña del Mar)

Foto: Internet

El plantel chileno en el Mundial de 1950. Arriba, de izquierda a derecha: Flores, Quitral, Rojas, Busquets, Livingstone, Farías, Sáez, Urroz, Roldán, Alvarez y Machuca. Abajo: Mayanés, Carvallo, Campos, Riera, Cremaschi, Robledo, Prieto, Muñoz, Díaz e Ibáñez. Sólo falta Infante.

Volantes: Carlos Rodolfo Rojas (U. Española), Fernando Campos (S. Wanderers de Valparaíso), Hernán Carvallo (U. Católica), Miguel Busquets (U. de Chile) y Osvaldo Sáez (Colo Colo)

Delanteros: Andrés Prieto (U. Católica), Atilio Cremaschi (U. Española), Carlos Ibáñez (Magallanes), Fernando Riera (U. Católica), Guillermo Díaz Z. (S. Wanderers de Valparaíso), Jorge Robledo (Newcastle United, Inglaterra), Luis Lindorfo Mayanés (U. Católica), Manuel Muñoz (Colo Colo) y Raymundo Infante (U. Católica)

* El más joven del plantel fue el atacante de Magallanes, Carlos Ibáñez, quien al momento del debut de Chile contaba con sólo 18 años, 6 meses y 25 días. El más veterano, Sergio Livinsgtone con 30 años, 2 meses y 29 días

* Jorge Robledo es el primer repatriado en la Selección Nacional, al llegar a Santiago desde Newcastle el 13 de abril de 1950. Sus campañas en la Liga inglesa le permitieron tener una opción en el equipo representativo de la isla, pero fue descartado al confirmarse que no había nacido en suelo británico. Fue el embajador chileno ante la FIFA, señor Bianchi, quien realizó los contactos pertinentes que lograron la inclusión de George en la Roja. Redactando un perfil, el periodista José María Navasal escribió de él que “es chileno, pero de veras. No como Jinx Falkenburg, que nació en Valparaíso y es más yanqui que la goma de mascar. Tiene los pómulos sobresalientes, el cabello duro y rebelde. Y la sonrisa pícara de los hombres del Norte Grande”, recordando sus orígenes en Iquique.

Foto: Internet

Livingstone contra Inglaterra, observa Farías (5). Para el Sapo ese duelo fue demasiado especial.

* Con relación al técnico del plantel, Alberto Buccicardi, el periodista y otrora Gerente de Relaciones Públicas de la ANFP, Pedro Fornazzari, recordó en 1997 que era “un hombre que veía muy bien el fútbol. Tenía ojo de águila. Fíjese que llevó a Brasil a Arturo Farías, que era insider derecho (volante ofensivo). En pocos días, tratando de conformar un buen cuadro, se le metió en la cabeza que Farías podría ser el zaguero central y no Francisco Urroz, quien era el titular en los partidos previos. Farías fue un suceso, porque en el resto de su carrera no volvió a salir de la zaga”.

* En Brasil, Buccicardi se mantuvo fiel al esquema de la WM ó 3-2-5 predominante en nuestras canchas desde 1941. Pero en vez de fundamentar todo en el despliegue físico y marca férrea al rival privilegió a jugadores talentosos y creativos. La revelación, en la zaga, fue Arturo Farías. En el medio, Hernán Carvallo y Miguel Busquets tuvieron un rendimiento superlativo. Y en la línea de ataque, Atilio Cremaschi y Manuel Colo Colo Muñoz fueron destacados en sus roles, oficiando como entrealas para dejar como piloto de ataque al repatriado Robledo.

* El debut ante Inglaterra, el 25 de junio, en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro es ampliamente contado en la Historia de los Mundiales. No por la derrota chilena por 2-0 –menos mal-, si no porque fue el primer partido del equipo de Su Majestad en el certamen. Además, por vez inicial un seleccionado británico jugaba en Sudamérica ante un elenco de este continente. Es que, orgullosos de ser los inventores del fútbol, los ingleses –y, por ende, sus vecinos escoceses, irlandeses, norirlandeses y galeses- no se convencían con la idea de un campeonato a nivel del orbe. Por ende, se refugiaron en su propia competencia interna, la llamada British Home Championship que se disputaba desde 1883 y que era un pentagonal que reunía a los países de las islas británicas. La versión 1949 de dicho certamen fue, paralelamente, la serie eliminatoria para definir al clasificado al Mundial.

* La prensa escribió, tras ese encuentro, que la Roja “siempre estuvo frente al equipo inglés en razón de adversario y nunca en actitud de humildad”. El problema es que ellos marcaron dos goles y nosotros, ninguno…

* Sergio Livingstone, 47 años después de ese pleito, recordó en su estilo que “como seremos de salados que justo cuando los ingleses deciden medirse con el resto de los mortales, nos toca a nosotros. Estábamos aterrados en el hotel, pensando en cómo serían los ingleses. Si nadie los había visto jugar y eran los inventores del jueguito. Más encima nos tocó lluvia en la noche previa, la cancha estaba súper mojada. Ideal para los gringos y pésimo para nosotros, que en Chile jugábamos tarde, mal y nunca con lluvia. (…) Para mí fue muy simbólico enfrentar a Inglaterra. No hay dimensión ahora para entender lo que significaba enfrentarse a los ingleses”.

* El segundo cotejo ante España, cuatro días después y que fue una nueva derrota chilena por 2-0, también se disputó en el Estadio Maracaná. El mismo escenario donde nacionales e hispanos se reencontrarán, el próximo 18 de junio en el marco del Grupo B. Tal como en 1950, donde también ambos elencos compartían… el Grupo B.

* La crítica tras la segunda derrota apuntó a la falta de decisión al momento de rematar a la portería rival. “El fútbol chileno no tiene punch. Es como un boxeador científico, hábil, estilista, pero cuyos golpes no dañan”.

* La despedida con goleada 5-2 a Estados Unidos, el 2 de julio en el estadio Ilha do Retiro en Recife, llevó a decir al entonces presidente de la FIFA, el francés Jules Rimet, que “jugando como lo han hecho en Río y aquí en Recife, los chilenos pudieron perfectamente haber sido finalistas. No hubo en ningún momento una desproporción notoria entre ellos y los ingleses y los españoles”. ¿El comienzo de los triunfos morales?

* Entre los trece equipos participantes, la Roja terminó en la octava posición con sólo un triunfo más dos derrotas. A pesar de aquello, Julio Martínez redactó que la Selección Nacional “es el mejor cuadro que ha presentado Chile a través de muchísimo tiempo”. Por su parte el DT inglés, Walter Winterbotton, expuso que “nunca creí que en Chile se jugara tanto fútbol. Créame que me he llevado una sorpresa mayúscula. Creí que ustedes eran sólo rápidos y entusiastas, pero veo que poseen un plan defensivo muy perfeccionado y un sistema de ataque profundo y peligroso. Pero, desgraciadamente, carecen de punch”. O sea, sin finiquito.

 

Más sobre Selección Chilena

    Tags:
Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X