Chile en los Mundiales de Fútbol: 17 hechos que marcaron la histórica hazaña de 1962

Lo sucedido en el torneo organizado en nuestro país constituye un capítulo de muchos kilates en la historia del balompié nacional. El tercer lugar, escoltando a Brasil y Checoslovaquia, ahorra todo comentario.

Guía de: Selección Chilena

La tercera participación de la Selección Chilena en la cita ecuménica del balompié es sinónimo de su mejor rendimiento, teñido de épica y fruto de un proceso que se inició en 1958 a cargo del DT Fernando Riera. Corrección: que comenzó mucho antes, en 1952 con la idea –considerada como una locura por algunos de sus pares- del directivo Ernesto Alvear.

chile mundial 1962Un resumen de toda esa vorágine de fútbol y proeza histórica, en los tips que leerá a continuación:

* Cuenta la leyenda que en una veraniega noche de 1952 el entonces dirigente del club Magallanes, Ernesto Alvear, se levantó culpando al insomnio. En ese estado, tuvo una suerte de epifanía futbolera. “¿Por qué no organizar un Mundial en Chile?”. Tal ocurrencia se la comentó a sus pares de otros clubes, pero sólo dos lo tomaron en serio: Carlos Dittborn y Juan Pinto Durán.

*Para tener una mejor referencia, Alvear viajó ese año a Finlandia para presenciar los Juegos Olímpicos de Helsinki y ser testigo de cómo un país pequeño podía ser anfitrión de un evento deportivo mayúsculo. Con esos antecedentes, en 1954 se enviaron a la FIFA los oficios de postulación para ser sede del Campeonato Mundial fijado para 1962.

* La respectiva votación de la sede se realizó en el Congreso de la FIFA, fechado en Lisboa el 17 de junio de 1956. Con 56 países asistentes, Chile se adjudicó la sede gracias a 32 votos. Por el otro postulante, Argentina, hubo 10 sufragios, más 14 abstenciones. Minutos antes, Carlos Dittborn había pronunciado su legendario aforismo: “Porque no tenemos nada, queremos hacerlo todo”…

* El terremoto del 21 de mayo 1960, literalmente, hizo tambalear la organización del torneo. Ante el nuevo escenario, y tras la confirmación del formal apoyo del Presidente de la República, Jorge Alessandri Rodríguez, se definió que las cuatro subsedes serían ciudades que pudieran autogenerarse recursos. Así, Santiago ya contaba con el Estadio Nacional, que se amplió a una capacidad de 75 mil espectadores. Viña del Mar –con su estadio El Tranque (actual Sausalito)- contaba con los fondos del Casino Municipal más lo que dejaba la actividad turística y las industrias portuarias en Valparaíso. Rancagua –con el estadio Braden (hoy Parque El Teniente)- se aseguró con el apoyo de la compañía minera estadounidense Braden Cooper. Y Arica fue aceptada tras la postulación realizada por la Junta de Adelanto Local, destinándose dineros para la construcción de su estadio.

* Las Eliminatorias comenzaron el 21 de agosto de 1960, con el duelo disputado entre Costa Rica y Guatemala, por la zona del Norte, Centroamérica y Caribe.

* A sólo un mes del puntapié inicial, falleció Carlos Dittborn, el llamado Padre del Mundial, producto de un ataque cardíaco. Horas después, mientras se desarrollaba el velatorio en la sede de la ACF –hoy ANFP- se decidió que en la camiseta chilena, bajo el escudo tricolor, figuraría un listón negro en señal de duelo. La pérdida del dirigente no pasó desapercibida en el mundo. De hecho, la prestigiosa revista argentina El Gráfico publicó, en su memoria, lo siguiente: “Murió Carlos Dittborn en Chile, con general consternación de su patria y en todo el mundo exterior del fútbol, que en estos últimos cuatro años de incansable trajín le vio llegar, partir y venir con su Campeonato Mundial a cuestas. Con su sano chilenismo como meta. Con su sentido estadista como norte”.

chile mundial 1962

La legendaria frase de Carlos Dittborn que se transformó, tácitamente, en el aforismo del torneo.

* El DT Fernando Riera estableció en nuestro país el sistema de juego 4-2-4, surgido en el Mundial de Suecia 58 tras la victoria brasileña y que posibilitó que nuestro fútbol se actualizara dejando en el recuerdo el 3-2-5 que se impuso desde la década de los 40. Marcando en zona en la zaga, en el medio mientras Jorge Toro era el que manejaba el esquema, Eladio Rojas trajinaba y ayudaba con su remate de distancia. En la línea de arriba, mientras Alberto Fouillioux (y después Armando Tobar) oficiaba de interior izquierdo –antecedente del llamado Volante 10-, Honorino Landa era el centrodelantero neto.

* El plantel –con sus respectivos números de dorsales- lo integraron los siguientes jugadores:

Arqueros: 1. Misael Escuti (Colo Colo), 12. Adán Godoy (Stgo. Morning) y 22. Manuel Astorga (Univ. de Chile)

Defensas: 2. Luis Eyzaguirre (Univ. de Chile), 3. Raúl Sánchez (Stgo. Wanderers de Valparaíso), 4. Sergio Navarro (Univ. de Chile), 5. Carlos Contreras (Univ. de Chile), 13. Sergio Valdés (Univ. Católica), 14. Hugo Lepe (Stgo. Morning), 15. Manuel Rodríguez (Unión Española) y 16. Humberto Cruz (Stgo. Morning)

Volantes: 6. Eladio Rojas (Everton de Viña del Mar), 8. Jorge Toro (Colo Colo) y 17. Mario Ortiz (Colo Colo)

Delanteros: 7. Jaime Ramírez (Univ. de Chile), 9. Honorino Landa (Unión Española), 10. Alberto Fouilloux (Univ. Católica), 11. Leonel Sánchez (Univ. de Chile),  18. Mario Moreno (Colo Colo), 19. Braulio Musso (Univ. de Chile), 20. Carlos Campos (Univ. de Chile) y 21. Armando Tobar (Univ. Católica)

* A las 2 de la tarde con 54 minutos, y tras los discursos de rigor, ingresaron a la cancha del Estadio Nacional los equipos de Chile y Suiza para disputar el partido inaugural del certamen, fijado para las 15 horas. A la misma hora, en Arica jugaron Uruguay vs. Colombia; en Viña del Mar, Brasil vs. México; y en Rancagua, Argentina vs. Bulgaria.

chile mundial 1962

A las 14.54 horas del 30 de mayo de 1962 la Selección Chilena ingresó a la cancha del Estadio Nacional para enfrentar a Suiza. La encabeza el capitán Sergio Navarro.

* En el debut ante Suiza, Chile debió enfrentarse al Cerrojo helvético que, en simples palabras, es una estrategia ultra defensiva que cierra todos los espacios al rival. Para peor, los europeos anotaron primero en el minuto 7, gracias a Rolf Wutrich. Sin embargo, los tantos de Leonel Sánchez (44’ y 55’) y Jaime Ramírez (52’) confirmaron que el proceso de cuatro años del equipo chileno mostraba a un elenco maduro en su transitar, que disponía de armas futbolísticas para superar estrategias extremas como la que presentaron aquella tarde los centroeuropeos.

* La llamada Batalla de Santiago, donde Chile le ganó a Italia por 2-0 (73’ Jaime Ramírez y 88’ Jorge Toro), además de triunfar en puñetes -con el que le dio Leonel Sánchez a Mario David como botón de muestra- tuvo su origen en malos comentarios periodísticos hacia la península que describían de irrespetuosa forma a nuestro país. Tras las obvias disculpas posteriores y en un intento de bajar la rabia que había, los seleccionados azzurri ingresaron al campo de juego con ramos de flores que entregaron al público. Lo tragicómico es que los asistentes devolvieron los bouquets sin chistar. Después, vino el cóctel de combos y patadas… por ambos lados.

* Al contrario del partido con los italianos, el pleito con Alemania Federal fue de guante blanco. Tan leales fueron las cargas entre ambos equipos, que el árbitro escocés Bob Davidson inventó un penal a favor de los teutones, como para romper el esquema. El servicio de Horst Szymaniak (21’) y el posterior testazo de Uwe Seeler (80’) dejó a Chile en el segundo lugar del grupo, timbrando sus pasajes en avión hacia Arica donde debió medirse con la URSS.

* El triunfo 2-1 sobre Unión Soviética es uno de los legendarios en la historia de nuestro balompié. Todo adornado con el nacimiento de la expresión clásica de Julio Martínez, el ¡¡Justicia Divina!!, tras la apertura con el tiro libre de Leonel Sánchez (11’). Que se acrecentó con el disparo de larga distancia de Eladio Rojas (27’) luego del empate parcial anotado por Igor Chislenko (26’). Fue tal la euforia que, mientras en Arica se cantaba el Himno Nacional, en Santiago las micros llevaban pintados en sus ventanillas lo siguiente: Vino Tinto 2 Vodka 1

chile mundial 1962

Imagen posterior al gol de Eladio Rojas. Escribir más del significado de este tanto sería redundar…

* En la semifinal con Brasil -en la que se cayó por 4-2 con las dupletas de Garrincha (9’ y 31) y Vavá (48’ y 78’) que contrarrestaron el tiro libre de Jorge Toro (41’) y el penal de Leonel Sánchez (62’)- la Roja debió cambiar a pantalones blancos y medias azules, para evitar confusiones con similares prendas de los garotos. Además, fueron expulsados Honorino Landa y Garrincha. Pero mientras el primero se perdió la definición del tercer lugar ante Yugoslavia, el brasileño –gracias al lobby de sus dirigentes- pudo jugar la final ante Checoslovaquia como si nada hubiera sucedido.

* Los tintes épicos del partido con Yugoslavia crecen con el paso de los años, y se transmiten de generación en generación. Por lo de los tres jugadores menos por lesión –Manuel Rodríguez, Jorge Toro y Carlos Campos-; por el gol anulado a los eslavos, que imágenes posteriores confirmaron que fue en off side; y por el mítico remate de Eladio Rojas. Más palabras sería redundar…

chile mundial 1962

La formación que enfrentó la definición ante Yugoslavia. Arriba, de izquierda a derecha: Cruz, Sánchez, Rojas, Godoy, Rodríguez y Eyzaguirre. Abajo: Ramírez, Toro, Campos, Tobar y Sánchez.

* A pesar de que en los últimos años se publicaron textos que informaron que el de 1962 ha sido el peor Mundial, la sola presencia de astros para todos los gustos realzan lo sucedido hace 52 años. Para poner en un marco, por Brasil: Pelé, Gilmar, Djalma y Nilton Santos, Zito, Garrincha, Didí, Vavá, Zagalo y uno que nació con el torneo, Amarildo. Por Argentina, Antonio Roma, Silvio Marzolini y José Sanfilippo. Por Uruguay, Néstor Goncalves, Luis Cubilla y Pedro Virgilio Rocha. Por México, su portero Antonio Carbajal, quien inscribía su cuarto Mundial consecutivo. Y por Colombia, dos de sus referentes históricos: el también arquero Efraín Caimán Sánchez y Delio Maravilla Gamboa.

* La galería de notables jugadores que se inscribieron en 1962 creció con la presencia europea. Anote: por Unión Soviética, La Araña Negra Lev Yashin, Igor Netto e Igor Chislenko. Por Yugoslavia, Dragoslav Sekularac. Por Alemania Federal, Karl Heinz Schnellinger, Helmut Haller y Uwe Seeeler. Por Italia, Cesare Maldini, padre de Paolo; Gianni Rivera, el Bambino de Oro; más los argentinos nacionalizados Omar Sívori y Humberto Maschio. Por Checoslovaquia, Viliam Schroiff, Jan Populhar y Josef Masopust. Por Hungría, su portero Gyula Grocsis, subcampeón mundial en 1954; y Florian Albert. Por Inglaterra, Bobby Charlton, Jimmy Greaves y Bobby Moore, todos futuros campeones cuatro años después en sus tierras. Y por España, Alfredo di Stéfano, José Santamaría, Ferenc Puskas, Luis Suárez y Francisco Gento.

* Una semana después de finalizado el torneo, Julio Martínez redactó en su columna del diario Las Últimas Noticias, lo siguiente: “Llueve torrencialmente. Pienso en lo cerca y lo distante, en el maravilloso pitazo final de Arica, en esos febriles días en que Chile entero fue una pelota de fútbol, en los sesenta mil pañuelos con Yugoslavia, en millones de chilenos unidos por una camiseta. Que hermoso fue todo para nosotros. Si hasta las nubes se quedaron quietas, por temor a ser intrusas y estropear la fiesta. Y aparecieron ahora, dictatoriales y siniestras, para recordarnos que debemos volver a lo nuestro y que lo otro ya está en el cofre del pretérito”.

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X