Chile en los Mundiales de Fútbol: Las curiosidades de su participación en Uruguay 1930

A poco más de veinte días del comienzo de la cita en Brasil, iniciamos una serie donde se expondrán los puntos más importantes de las anteriores ocho participaciones nacionales en el máximo torneo balompédico.

Guía de: Selección Chilena

En la Historia de los Mundiales, Chile puede vanagloriarse de haber sido uno de los trece países que dieron el puntapié inicial del certamen, en Montevideo en julio de 1930. El saldo de lo realizado por la Selección Nacional indica dos victorias y una derrota, traducido en un quinto lugar en la tabla final.

Además, su forward Guillermo Subiabre fue el tercer goleador del certamen –junto al estadounidense Bert Patenaude- con cuatro conquistas. Lo anterior, a pesar de que algunas publicaciones sólo le otorgan dos tantos; en otras, como en la Memoria de la Asociación de Fútbol Argentino se le inscribe con la suma nombrada inicialmente. No olvidamos que Subiabre también quedó registrado como el primer futbolista que apeló al boxeo en una cancha mundialista, al dejar knock out al defensa trasandino Luis Monti.

Foto: Internet

Éste es uno de los variados detalles que presentamos en la siguiente crónica, para que conozca algo más de la aventura en la convocatoria de Uruguay 1930.

* El uniforme chileno en el certamen fue camiseta blanca, pantalones azules y medias negras con vivos, también, de tinte azul. La Roja sólo se oficializaría en 1949.

Formación de Chile que cayó ante Argentina. Arriba, de izquierda a derecha: Víctor Morales, Ernesto Chaparro, Guillermo Saavedra, Roberto Cortés, Arturo Torres y Casimiro Torres. Abajo: Juan Aguilera, Carlos Vidal, Eberardo Villalobos, Guillermo Subiabre y Guillermo Arellano.[/caption]

* El técnico del equipo, el húngaro Gyorgy Orth, se hizo cargo del plantel sólo dos meses antes del debut. Con sólo 29 años, recién cumplidos, es el segundo estratego más joven en dirigir a una Selección en los Mundiales. Con la Blanca fue su debut como DT, carrera en la que posteriormente registró hitos destacados en el Guadalajara de México (1946-1949) y en el balompié colombiano, entre 1950 y 1956. Entre medio, dirigió a la Selección Mexicana en 1947.

chile-2

Formación de Chile que cayó ante Argentina. Arriba, de izquierda a derecha: Víctor Morales, Ernesto Chaparro, Guillermo Saavedra, Roberto Cortés, Arturo Torres y Casimiro Torres. Abajo: Juan Aguilera, Carlos Vidal, Eberardo Villalobos, Guillermo Subiabre y Guillermo Arellano.

* Un total de 19 jugadores integró el plantel que viajó a Montevideo. A saber:

Arqueros: Roberto Cortés (Colo Colo) y César Espinoza (Victoria de Los Andes)

Defensas: Ernesto Chaparro (Colo Colo), Guillermo Riveros (La Cruz de Valparaíso), Ulises Poirrier (La Cruz de Valparaíso) y Víctor Morales (Colo Colo)

Volantes: Arturo Torres (Colo Colo), Casimiro Torres (Everton de Viña del Mar), Guillermo Saavedra (Colo Colo) y Humberto Elgueta (Naval de Talcahuano)

Delanteros: Arturo Coddou (Lord Cochrane de Concepción), Carlos Scheneberger (Colo Colo), Carlos Vidal (Audax Italiano de Schwager), Eberardo Villalobos (Rangers de Osorno), Guillermo Arellano (Colo Colo), Guillermo Subiabre (Colo Colo), Horacio Muñoz (Fernández Vial de Concepción), Juan Aguilera (Audax Italiano de Santiago) y Tomás Ojeda (Boca Juniors de Antofagasta)

chile-3

Guillermo Subiabre. El Chato fue el goleador chileno y el noqueador del “matón Monti”, tal como lo definió el propio Subiabre.

* En aquel plantel, el jugador más joven fue Tomás Ojeda quien –al momento del debut en Montevideo- contaba con 20 años, 2 meses y 26 días. En tanto, el más veterano fue Ulises Poirrier con 33 años, 5 meses y 14 días

* De acuerdo al libro “Por Empuje y Coraje” (2004) del historiador Sebastián Salinas, previo al viaje a Uruguay los convocados por Orth se concentraron el 15 de mayo en el Estadio de la Escuela de Carabineros. En ese recinto hubo preocupación “que los seleccionados no se aburrieran, llevando libros, revista y hasta música, gracias a una radio facilitada por la Casa Columbia. Los concentrados jugaban cartas, lotería y dominó, siendo su bebida favorita la limonada”.

* Los amistosos preparatorios incluyeron partidos de los llamados “reservas” ante un Combinado Audax-Santiago National (4-1), Badminton (3-3), Audax Italiano (7-1) y Asociación Valparaíso “B” (1-2); y de los “titulares” enfrentando a Unión Deportiva Española (2-0), Asociación Santiago (1-0 y 6-0) y Asociación Valparaíso “A” (2-2)

* El viaje hasta la capital oriental se inició el 3 de julio en la Estación Mapocho, en el tren Trasandino hasta Buenos Aires. De ahí fue el trasbordo, por barco, hasta Montevideo.

* Con 13 países participantes en el Primer Campeonato Mundial de Fútbol, se formaron tres grupos de tres competidores y sólo uno con cuatro países, donde fue ubicado Chile junto a México, Francia y Argentina. Según el mito, esto se debió a que el dirigente de nuestra delegación, Aquiles Frías, no asistió al sorteo realizado en el Hotel des Angless. Según él, no le avisaron. Y cuando trató de ingresar al respectivo salón, no se lo permitieron. La eterna mala suerte del chileno en su máximo expresión…

* El sistema de juego que utilizó la Selección Chilena en Montevideo fue el 2-3-5, la llamada Pirámide, que dominaba a todo el Planeta Fútbol en esas primeras décadas del siglo XX. Los dos de atrás (Chaparro y Morales) marcaban zonalmente. En el medio, los halves de ala (Arturo y Casimiro Torres) controlaban a los punteros rivales, dejando al half central (Saavedra) como el creador de juego, respaldado por los dos insiders (Vidal y Subiabre). Y arriba, los wines (Schneberger y Ojeda) transitaban los carriles para habilitar al centrofoward (Villalobos).

* El capitán del equipo, en el debut con los mexicanos y después con Francia fue Carlos Scheneberger, mientras que ante Argentina las jinetas las llevó Guillermo Subiabre.

* En el triunfo 3-0 ante México se escribió que los ataques del equipo chileno fueron “excesivamente peligrosos”, sobre todo las jugadas individuales de Guillermo Subiabre. Sin embargo, en el complemento el nivel de juego –por parte de ambos cuadros, donde las jugadas en conjunto de los sudamericanos chocaron con el entusiasmo e improductividad de los aztecas- bajó. Por algo, entonces, el editor de Deportes del diario El País de Montevideo comentó que fue “el partido más malo que he visto en el campeonato”.

* En la victoria 1-0 sobre Francia se expuso que el marcador fue justo por lo hecho por los nacionales, sobre todo en el segundo lapso donde la delantera supo presionar a momentos. Eso se tradujo en que la figura del pleito fue el portero galo Fabien Thepot, quien sólo falló sólo al tratar de cortar –en el minuto 64- el centro de Villalobos que cabeceó Subiabre para anotar el único gol de ese encuentro.

* Además, ante los galos se falló el primer penal en la historia de los Mundiales cuando Thepot desvió el remate de Carlos Zorro Vidal , cuando el marcador aún se mantenía cerrado. Caszely puede estar tranquilo, entonces…

* En este partido ante los europeos fue tan importante la labor de Guillermo Saavedra como centrohalf, que le permitió ser designado como el mejor del campeonato en su puesto. Le endosaron apelativos tales como El Monumento, la Estatua o El Dios porque “está en todos lados de la cancha”.

* En la derrota 3-1 ante Argentina, las crónicas indican que el marcador no tradujo lo que sucedió en la cancha, ya que los chilenos cuando decidieron complicar la última línea albiceleste lo lograron fallando sólo en el finiquito. Además, no jugaron Scheneberger, lesionado del talón; y Villalobos, problemas en la rodilla.

* El puñetazo del Chato Subiabre, quien apenas medía 1,55 metros, sobre el back argentino Luis Doble Ancho Monti, cuya humanidad era de 1,87 metro, fue muy celebrada por los uruguayos –aparte de su gol que fue el descuento parcial del cotejo, y el cuarto de su cuenta personal-. Porque el trasandino se había hecho mala fama en el duelo anterior de los albicelestes con Francia, donde dejó lesionado a dos delanteros rivales. De ahí que a Subiabre poco le faltó pasar a ser héroe nacional en Montevideo.

* Al respecto, Subiabre comentaría que “Monti era el matón de los argentinos y golpeaba a los nuestros en cada atajada. Era recio, cochino y, bueno, yo que también soy carne amarga, estaba quemado. (…) Y vino una nueva intervención brusca de Monti; salté para parar con el pecho la pelota y el argentino me dio un puntapié que me hizo caer medio muerto. (…) Me levanté del suelo, y con toda la rabia que me producía el dolor del golpe, le pegué el puñete. Vi que se derrumbaba esa mole y que luego lo paraban y se volvía a caer como billete viejo. (…) Algo me deben los uruguayos del Campeonato que conquistaron. Monti era el guapo y yo se los amansé. Me lo pagaron bien, porque donde iba me atendían y me daban las gracias”. Notable…

 

 

 

 

 

 

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X