Chile es goleado por Venezuela en Clasificatorias: Caída de la Roja agudiza crisis del fútbol nacional

Errores propios y los piques constantes de la "Vintotinto" causaron el naufragio del equipo de Berizzo.

Guía de: Selección Chilena

Alexis Sánchez nuevamente sólo tuvo chispazos, sobre todo en el primer tiempo. El tocopillano está lejos del nivel que se le conoce.

Alexis Sánchez nuevamente sólo tuvo chispazos, sobre todo en el primer tiempo. El tocopillano está lejos del nivel que se le conoce.

Qué lejos han quedado aquellos tiempos en que, en el marco de Eliminatorias mundialistas, cuando tocaba jugar de visita en Venezuela la pregunta era por cuántos goles había que vencer a los, en ese entonces, bisoños equipos de fútbol llaneros. Eso, este martes, quedó claro que son historias que sólo engrosan las bitácoras de las bibliotecas porque el 3-0 que la Vino Tinto le endosó a los chilenos es una clara señal de la evolución del balompié en la República Bolivariana y de una involución total del fútbol nacional -el triunfo sobre Perú, el jueves pasado, ha quedado como un oasis en medio de este desierto en el cual transita la actividad-.

¿Se tocó fondo? O sea, si lo de Maturín no produce un terremoto en todos los estamentos quizás qué hay que esperar para propiciar los cambios. Cambios en todo ámbito, partiendo por el dirigencial.

Ahora bien, ¿por qué se perdió ante Venezuela? Porque tras un correcto primer tiempo, la cuenta en contra y el quedar con un hombre menos, agregando el veloz despliegue del rival, propiciaron el desarme y pesadilla en el equipo chileno.

Atrevimiento. Chile se mostró apelando a trazos largos para buscar el pique de Alexis Sánchez, acompañado por el despliegue a lo largo de Charles Aránguiz, las incursiones por la banda de Felipe Loyola y con Diego Valdés delante de la línea de contención. Eso se reflejó en los primeros tramos del cotejo, donde en los 10 minutos iniciales la escuadra nacional ya contabilizaba tres ocasiones para anotar.

Cambio de opinión. Los venezolanos estaban muy confiados hasta antes del pitazo inicial. Tan así, que en su esquema inicial su cabina técnica envió tres delanteros netos más dos volantes ofensivos, dejando sólo a Yangel Herrera en la labor de contención. Sin embargo, tras los primeros avisos chilenos José Andrés Martínez tuvo que retroceder a la altura de Herrera para afirmar la zona, dejando a Soteldo suelto -cargado hacia la izquierda del ataque caribeño- acompañando a los de arriba. Con ese arreglo sobre la marcha, la Vino Tinto equilibró sus líneas y a los 18’ tuvo su primera ocasión clara con un testazo de Salomón Rondón que desvió Brayán Cortés.

Picapedreros, Ahora bien, también para arreglar el panorama los venezolanos apelaron a la falta reiterada, sobre todo en contra de Diego Valdés y Charles Aránguiz. Corrección, no eran faltas reiteradas, derechamente era apelar a la vieja doctrina del “primero la pongo y después pregunto”. Así lesionaron pronto a Valdés y después buscaron a otros chilenos. ¿Y el árbitro? Ahí en la cancha, sin sancionar.

Íbamos tan bien… Con el ingreso de Darío Osorio, el esquema nacional tuvo cargado por la diestra al formado en Universidad de Chile, Aránguiz por la izquierda, las llegadas por el centro de Rodrigo Echeverría y de Víctor Felipe Méndez más Sánchez y Brereton. Positivo posicionamiento nacional que tenía controlado al elenco local… hasta que llegó la apertura de la cuenta en los descuentos de la primera etapa, con el error en la entrega de Paulo Díaz.

Matar o morir. Era obvio, en el segundo tiempo con la cuenta en contra Chile debía jugársela. Eso se reflejó en la constante subida de Felipe Loyola por el flanco derecho, apoyando a los que ya merodeaban en el horizonte ofensivo. Además, Venezuela entregó la iniciativa, esperando el momento del zarpazo aprovechando los piques de Salomón Rondón. Esa nueva disposición de los locales se reflejó en los cambios que realizó, pasando del ambicioso esquema inicial del 4-1-2-3 a un conservador 4-4-2.

La expulsión de Marcelino Núñez, por tocar al árbitro, más el contragolpe liderado por Yeferson Soteldo que culminó con el gol de Salomón Rondón fueron los condimentos que pusieron más agria esta comida… y así nos fue.

Post data. Insoportable el locutor del estadio. Se tenía que decir y se dijo.

VENEZUELA 3-0 CHILE

VENEZUELA (4-1-2-3): Rafael Romo; Alexander González, Yordan Osorio, Wilker Ángel, Miguel Navarro; Yangel Herrera (57’ Tomás Rincón), José Andrés Martínez (64’ Junior Moreno), Yeferson Soteldo; Samuel Sosa (57’ Darwin Machís), Salomón Rondón y Eduard Bello (46’ Cristian Casseres). DT: Fernando Batista

CHILE (4-3-1-2): Brayán Cortés; Felipe Loyola, Paulo Díaz, Gary Medel, Gabriel Suazo; Víctor Felipe Méndez (68’ Víctor Dávila), Rodrigo Echeverría, Charles Aránguiz (46’ Marcelino Núñez); Diego Valdés (21’ Darío Osorio) (80’ William Alarcón); Alexis Sánchez y Ben Brereton (68’ Alexander Aravena). DT: Eduardo Berizzo

Goles: 1-0, +46’ Yeferson Soteldo (Ven); 2-0, 72’ Salomón Rondón (Ven); 3-0, 78’ Darwin Machís (Ven)

Árbitro: Flavio de Sousa (Brasil)

Expulsado: 58’ Marcelino Núñez (Chi)

Estadio: Monumental de Maturín

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios