Chile iguala sin goles con Bolivia: Las claves de la nueva decepción de la Roja

La paridad en el Monumental fue sólo el resultado de una Roja que se fue diluyendo ante un rival que apeló a todo para rescatar una unidad.

Guía de: Selección Chilena

 

chile Por donde se le mire, el 0-0 anotado en el Estadio Monumental es malo para Chile. Porque aparte de que los bolivianos se van contentos -casi como si hubieran ganado la Copa del Mundo- la Roja se queda apenas con 11 puntos. Muy lejos de la zona de clasificación a Rusia 2018. Los ítems de este partido, a continuación.

Su majestad el pressing. Los altiplánicos, si bien su esquema era nominalmente conservador, presionó la salida de Chile donde Marcelo Moreno Martins se mostró muy movedizo. Además, cuando los de camiseta verde disponían del balón avanzaban en bloque poblando el sector local. La idea era provocar el error en el antagonista, porque en una de ésas…

¿Y el lado izquierdo? Las incursiones ofensivas chilenas se inclinaron, fundamentalmente, sobre la derecha para aprovechar el pique de Mauricio Isla, el apoyo de Rodrigo Millar, las habilitaciones de José Pedro Fuenzalida y el trajín de Arturo Vidal. Esto reflejó que, por lo menos en el primer tiempo, Alexis Sánchez se vio poco ya que estaba cargado hacia el otro sector. Sólo cuando el tocopillano se centralizó un tanto para buscar el balón, se hizo notar. (Ni hablar que Eugenio Mena poco o nada subió por el carril zurdo)

Ajustar la mira. En el ostensible dominio que mostró Chile en los primeros minutos de juego, faltó sólo la firma. El reflejo de aquello fue el cabezazo de Eduardo Vargas que no dirigió, enviándolo recto hacia el guardavallas rival quien sólo manoteó por sobre el horizontal. Virtudes de las que se vanagloriaba la oncena local pero que ante este rival de turno no se notaban.

Arratonándose de a poco. Cuando Chile pisó el área era el portero Carlos Lampe o algún compañero -como el puntazo de Juan Arce dejando con el molde hecho a Alexis Sánchez- quienes se encargaban de despejar el balón de todo peligro. Sin colgarse en el travesaño, la visita se defendió aplicadamente. Eso sí, en el complemento fortalecieron su zaga con un hombre más porque cada vez que atacaba Chile tenían una línea de cinco hombres esperando. Y más, en los últimos tramos del pleito el técnico Hoyos metió más defensas para cuidar el empate.

De más a menos. La Roja se fue desinflando con el transcurrir de los minutos. Porque tras su arrollador comienzo, los bolivianos se fueron afirmando en sus posiciones y, por ende, fortaleciendo su disposición táctica. Faltaba el hombre que, además de poner la pausa para calmar los ímpetus nacionales, sorprendiera con alguna habilitación al vacío o un cambio de flanco. Y cuando se intentó eso con el ingreso de Matías Fernández, el nuevo refuerzo del Milán apenas estuvo 9’ porque retornó lesionado a la banca.

Soltaron a Alexis. En el segundo tiempo, el tocopillano entró con la orden del libre albedrío para patrullar todo el frente de ataque. Y eso se notó de inmediato, provocando casi de reiniciado el cotejo un tiro libre. Por lo menos, eso demostró que el delantero del Arsenal sí estaba en la cancha.

¡Paren con los centros elevados! Lo que se suponía era un arma chilena -sobre todo, con el ingreso de Mauricio Pinilla- terminó siendo la mejor manera para que el portero Carlos Lampe se luciera con sus brincos y despejes -que podría postular a un premio Oscar por su show como lesionado cada vez que caía, es otro tema-. Lo peor es que cuando se notaba el destino que se iba a tener con esos pelotazos, cuando promediaba el segundo tiempo, se siguió con tal modalidad hasta el último momento.

Ellos ya saben cómo viene la mano. En todo caso, lo habíamos anticipado en esta misma tribuna que Bolivia, en sus últimos compromisos, había complicado a Chile. Con mañas incluidas, como hacer tiempo -donde parece que los bolivianos hicieron un post grado para lucirse como teatreros-, pero sabían lo que tenían que hacer. Ya lo habían hecho hace un par de años en el amistoso en Coquimbo y en la Copa América Centenario. En el primero se empató con un penal brujo; en el segundo, se ganó con un penal dudoso también. Claro, está entre medio el 5-0 en la Copa América de Santiago, pero ahí el asunto se le facilitó a Chile porque antes de los 2 minutos de juego ya se ganaba con anotación de Charles Aránguiz.

¿Qué se viene ahora? Los próximos compromisos del bicampeón serán el jueves 6 de octubre ante Ecuador, en el feudo de Quito donde la Roja sólo ha conseguido dos empates en seis partidos jugados por Clasificatorias mundialistas. Y después, el martes 11 ante Perú en Santiago.

CHILE 0-0 BOLIVIA

CHILE (4-1-2-3): Christopher Toselli; Mauricio Isla, Francisco Silva, Enzo Roco, Eugenio Mena; Rodrigo Millar (53’ Matías Fernández) (64’ Felipe Gutiérrez); Charles Aránguiz, Arturo Vidal; José Pedro Fuenzalida (70’ Mauricio Pinilla), Eduardo Vargas y Alexis Sánchez. DT: Juan Antonio Pizzi

BOLIVIA (4-4-1-1): Carlos Lampe; Edemir Rodríguez, Ronald Raldés, Edward Zenteno, Marvin Bejarano; Juan Arce (76’ Nelson Cabrera), Walter Flores, Pedro Azogue, Martín Smedberg (82’ Erwin Saavedra); Yasmani Duk (67’ Jorge Flores); Marcelo Moreno Martins. DT: Ángel Guillermo Hoyos

Árbitro: Ricardo Márques (Brasil)

Público: 40 mil personas, aproximadamente

Estadio: Monumental David Arellano de Santiago

Más sobre Selección Chilena

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X